31 agosto 2012

Cuentos japoneses para niños

Tanabata


HACE mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía un joven que un día volviendo del trabajo encontró una tela en el camino, la tela más bella que jamás había visto. "¡Qué tela tan bella!", dijo impresionado y la metió en su canasta.

En ese momento alguien lo llamó, y al voltear se sorprendió mucho al ver aparecer a una mujer muy bonita quien le dijo: "Me llamo Tanabata. Por favor devuélveme mi 'hagoromo'."

El joven le preguntó: "¿Hagoromo? ¿Qué es un hagoromo?"

La mujer le contestó: "Hagoromo es una tela que uso para volar. Vivo en el cielo. No soy humana. Descendí para jugar en aquella laguna, pero sin mi "hagoromo" no podré regresar. Por eso le pido que me la devuelva.

El joven avergonzado no pudo decir que él la había ocultado y le dijo: "¡Yo no sé de qué me hablas!"

Tanabata no pudo volver al cielo y no tuvo más remedio que quedarse en la tierra.

Con el tiempo ambos se hicieron muy amigos y posteriormente se casaron.

Después de unos años, Tanabata, cuando hacía la limpieza de la casa, encontró el hagoromo. Sorprendida se dirigió a su marido y le dijo: "¡Ah! Tú fuiste el que tomó mi hagoromo. Ahora que ya la he encontrado tengo que regresar al cielo. Si tú me amas, haz mil pares de sandalias de paja y entiérralas en torno a un bambú. Si lo haces podremos vernos nuevamente. Házlo por favor. Te estaré esperando."

Diciendo estas palabras Tanabata subió al cielo.

El joven se quedó muy triste y empezó a hacer las sandalias de paja que Tanabata le había mencionado y así poder verla.

Un día hizo mil pares de sandalias de paja y las enterró en torno a un bambú.

En ese momento el bambú se alargó muy alto hasta el cielo.

El joven se sorprendió mucho y dijo: ¡Ah, Treparé el bambú y podré ver a Tanabata!". Y así lo hizo, subió y subió y llegó a la punta del bambú pero éste no llegaba al cielo. Le faltaba sólo un poco para llegar.

En realidad le faltaba un par de sandalias para completar el millar.

El joven dijo: "Me falta sólo un poco para alcanzar el cielo" y exclamó "¡Tanabata! ¡Tanabata!"

Su voz alcanzó a Tanabata quien se puso muy contenta y enseguida extendió su brazo y lo alzó.

Ellos muy felices se tomaron de las manos.

En ese momento apareció el padre de Tanabata quien le preguntó: "¿Quién es ese hombre?"

Tanabata le contestó: "Este es mi esposo."

El joven dijo: "Mucho gusto."

Al padre no le gustaba que Tanabata se haya casado con un humano y preguntó al joven: "¿Que trabajo tiene?"

El joven le contestó: "Soy labrador."

El padre dijo: "Bueno durante tres días cuida mis tierras."

"Sí. Entendido.", respondió el joven.

Tanabata le dijo a su marido que su padre le estaba haciendo una trampa y que aunque tuviese sed no comiese ninguna fruta pues le ocurriría algo malo."

El joven se puso a cuidar las tierras. Pasaron los días y empezó a tener mucha sed. "Tengo mucha sed. Ya no puedo aguantar. Sólo un poco....."

En eso, las manos del joven se dirigían a la fruta inconcientemente. La tocó y de ella empezó a salir mucha agua, convirtiéndose en un río, el "Amanogawa".

El joven y Tanabata quedaron separados por Amanogawa y ambos se convirtieron en estrellas, las estrellas Vega y Altaír.

Desde entonces, la pareja con el permiso del padre, puede encontrarse sólo un día al año, el siete de julio.

Ambas estrellas aún brillan en el cielo.


La tortuga del pescador Urashima y su visita al fondo del mar


TENER mala memoria y no pensar en las consecuencias de tus acciones te puede traer muchos problemas. Problemas como los que le pasaron a Urashima, un pescador japonés.

Hace muchos y muchos años, vivía Urashima en una isla del Japón. Era el único hijo de un matrimonio de pescadores muy pobres cuyas únicas pertenencias eran una red, una pequeña barca y una casita cerca de la playa. Pese a ser tan pobres, los padres de Urashima querían mucho a su hijo, un muchacho sencillo y muy bueno.

Un día, cuando Urashima volvía de pescar vió como unos niños estaban pegando a una enorme tortuga. En ese momento Urashima se enfadó muchísimo y fue hacía los críos para reprenderlos y salvar la tortuga. Cuando acabó de hablar con los niños y estos se fueron cabizbajos, cogió la tortuga y la llevó al mar. Cuando vió que la tortuga reaccionaba al contacto con el agua y se podía mover y nadar, regreó a casa la mar de conteto.

Al cabo de un tiempo, Urashima se fue a pescar. Todo estaba tranquilo en el mar y Urasima tiraba al agua y recogía su red con entusiasmo. Una de las veces, al subir la red vio que estaba la tortuga que el había echado al mar unos días antes. Ésta le dijo: "Urashima, el gran señor de los mares se ha maravillado con la buena acción que hiciste conmigo, y me ha enviado para que te conduzca a su palacio. Además te quiere dar la mano de su hija, la hermosa princesa Otohime". Urashima accedió gustoso y juntos se fueron mar adentro, hasta que llegaron a Riugú, la ciudad del reino del mar. Era maravillosa. Sus casas eran de esmeralda y los tejidos de oro; el suelo estaba cubierto de perlas y grandes árboles de coral daban sombra en los jardines; sus hojas eran de nácar y sus frutos de las más bellas pedrería.

Urashima se casó con Otohime, la hija del rey del mar, y pasaron una semana de una felicidad completa. Pero al cabo de esos días, Urashima pensó que sus padre debían de estar preocupados por él, y decidió subir a la superficie para decirles que se encontraba bien y que se había casado. Otohime comprendió a su marido, y dio un pequeña caja de laca atada con un cordón de seda. Cuando se la dio, le dijo que si quería volver a verla no la abriera.

Cuando Urashima llegó al pueblo, todo había cambiado, ya no reconocía ni las casas ni a las personas. Y cuando buscó la casita de sus padres sólo vio un gran edificio en el que nadie sabía nada de unos ancianos. Finalmente, un señor viajo, viendo la desesperación de Urashima empezó a recordar y le explicó que no lo recordaba muy bien, porque había pasado mucho tiempo atrás, pero que recordaba a su madre explicarle la desdichada suerte de un par de ancianitos cuyo único hijo salió a pescar y no regresó jamás. Urashima empezó a comprender: mientras vivió en la ciudad del mar había perdido la noción del tiempo. Lo que le habían parecido sólo unos cuantos días habían sido más de cien años.

Se dirigió a la playa, y sin saber que hacer abrió la caja que le había dado su mujer. Al instante un viento frío salió de la caja y envolvió a Urashima. Éste recordó lo que le había dicho su mujer pero de pronto se sintió muy cansado, sus cabellos se volvieron blancos y cayó al suelo. Cuando a la mañana siguiente fueron los muchachos a bañarse, vieron tendido en la arena a un anciano sin vida. Era Urashima que había muerto de viejo.


Momotaro


¿QUÉ crees que le puede pasar a un niño que salga de un melocotón? ¿Y si tiene como amigos a un perro, un mono y un faisán? Pues miles de aventuras, seguro. ¿Quieres conocerlas?

Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar de Japón vivía una pareja de ancianos.
Un día el anciano salió a la montaña a recoger leña mientras que la ancianita fue al río para lavar ropa. De repente, la ancianita vió que un enorme melocotón bajaba por el río, aguas abajo. Ella lo recogió y se lo llevó a casa.
El anciano al llegar a casa se sorprendió al ver tan enorme melocotón y dijo: "¡Qué melocotón tan grande!, ¿lo cortamos? y la anciana contestó: "¡Sí, vamos a cortarlo!" Pero antes de cortarlo, el melocotón empezó a moverse y de su interior salió un niño.
Los ancianos se sorprendieron al ver a un niño salir de aquel enorme melocotón, pero también se alegraron porque como no tenían hijos, ese niño se convertiría en su único hijo. "¡Lo llamaremos Momotaro! porque nació de un "momo", dijo la anciana.
Momotaro comía mucho y creció fuerte y robusto. Nadie podía rivalizar con él. Era bueno y ayudaba a sus padres en todo lo que le pedían, pero había algo que preocupaba a los ancianos: Momotarono aún no había pronunciado ni una sola palabra.
Por aquella época, unos demonios estaban causando alboroto y cometiendo fechorías por todo el pueblo, y Momotaro se indignaba y pensaba que: "¡Esta situación no lo puedo tolerar!".
Un día, de repente comenzó a hablar y dijo a sus padres: "¡Voy a castigar a los demonios! Me tenéis que ayudar a preparar mis cosas para salir a buscarlos." Los ancianos se quedaron sorprendidos al escuchar por primera vez la voz de Momotaro. Así que ayudaron a su hijo y le dieron ropas nuevas y "kibi dango" para que pudiera comer durante el viaje.
Momotaro partió hacia la isla de los demonios. Los ancianos rezaban para que su hijo se encontrara sano y salvo.
Momotoro se encontró en el camino con un perro. El perro le dijo: "¡Oye! Dame un "kibi dango" por favor. Si me lo das te ayudaré en lo que sea". Momotaro le entregó un "kibi dango" y empezaron a caminar juntos.
Poco después se encontraron con un mono, el cual pidió a Momotaro lo mismo que el perro. Momotaro cogió un "kibi dango" y se lo entregó, y los tres empezaron la marcha nuevamente.
En el camino a la isla del demonio, encontraron a un faisán, el cual pidió lo mismo que los anteriores y se unió al grupo.
Pasaron unos días y llegaron por fin a la "isla de los demonios". El faisán realizó un vuelo de reconocimiento y al volver dijo:"Ahora todos están tomando Sake". Momotaro pensó que era una buena ocasión y dijo:"Vamos".
Pero no podían entrar porque el portón estaba cerrado. En ese momento el mono saltó el portón y abrió la cerradura.
Los cuatro entraron a la vez y los demonios quedaron sorprendidos al verlos. El perro mordió a un demonio, el mono arañó a otro mientras que el faisán picoteaba a un tercero. Momotaro dio un cabezazo al jefe de los demonios y le dijo: "¡No hagási más cosas malas!". Los demonios contestaron: "¡Nunca más lo haremos!, ¡perdónanos!".
Momotaro los perdonó y recobró el tesoro robado, volviendo a casa sano y salvo con sus amigos y repartiendo las riquezas entre la gente del pueblo.


¿Por qué el búho solo sale de noche?


¿NUNCA os habéis preguntado por qué los búhos duermen de día y salen a cazar de noche? Pues este cuento os explica la razón de este comportamiento.

Hace mucho, mucho tiempo, había un búho que trabajaba de tintorero. Todos los pájaros acudían a él para que tiñera sus plumas de los colores más inverosímiles. El búho era tan bueno en su trabajo, que todos los pájaros estaban encantados con él. Todos excepto el cuervo, que estaba tan orgulloso de su plumaje blanco inmaculado que despreciaba su trabajo.

Pero un día, cansado de tanto blancor, el cuervo se acercó al búho y le dijo:
- Tiñe también mis plumas, pero de un color único, nunca visto en un ave.

El búho pensó mucho antes de decidir qué color usar y, finalmente, se decidió por el negro.
- Ahora tus plumas son de un color como no se ha visto antes en el cielo - dijo el búho después de haber terminado su trabajo.

Cuando el cuervo se dio cuenta de que sus plumas eran totalmente negras, como si estuviera cubierto de hollín de la cabeza a los pies, se enfadó muchísimo. Pero ya no podía hacer nada, así que se tuvo que resignar. Y a partir de entonces todos los cuervos son negros.

Pero aunque se resignaron, nunca perdonaron al búho. Cada vez que le ven, se le echan encima y, si pudieran, acabarían con él. Es por eso que los búhos decidieron dormir de día y salir a cazar de noche, cuando los cuervos están durmiendo y no corren peligro de ser atacados.

 
La montaña donde se abandonaban los ancianos


EN un pueblo de las montañas abandonan a los ancianos cuando cumplen sesenta años porque creen que ya no pueden se útiles. Pero un pobre campesino decide no hacerlo ¡Descubre el valor y la sabiduría de nuestros mayores con este cuento!

Había una vez, hace mucho, mucho tiempo, una pequeña región montañosa dónde tenían la costumbre de abandonar a los ancianos al pie de un monte lejano. Creían que cuando se cumplían los sesenta años dejaban de ser útiles, por lo que no podían preocuparse más de ellos.

En una pequeña casa de un pueblecito perdido, había un campesino que acababa de cumplir los sesenta años. Durante todos estos años había cuidado la tierra, se había casado y había tenido un hijo. Después había enviudado y su hijo también se casó, dándole dos preciosos nietos. A su hijo le dio mucha pena, pero no podía desobedecer las estrictas órdenes que le había dado su señor. Así que se acercó a su padre y le dijo:
- Padre, los siento mucho, pero el señor de estas tierras nos ha ordenado que debemos llevar a la montaña todos los mayores de sesenta años.
- Tranquilo hijo, lo entiendo. Debes hacer lo que el señor diga -, contestó el anciano lleno de tristeza.

Así que el joven se cargó al viejo a la espalda, ya que a su padre ya le era difícil caminar por el bosque, e inició el viaje hacia las montañas. Mientras iban caminando, el joven se fijo que su padre dejaba caer pequeñas ramas que iba rompiendo. El joven creyó que quería marcar el camino para poder volver a casa pero cuando le preguntó, el anciano le dijo:
- No lo estoy haciendo para mi, hijo. Pero vamos a un lugar lejano y escondido, y sería un desastre que te desorientases y no pudieses volver. Así que he pensado que si iba dejando ramitas por el camino seguro que no te perderías.

Al oír estas palabras el joven se emocionó con la generosidad de su padre. Pero continuó caminando porqué no podía desobedecer al señor de esas tierras.

Cuando finalmente llegaron al pie de la montaña, el hijo, con el corazón hecho pedazos, dejó allí a su padre. Para volver decidió utilizar otra ruta, pero se hacía de noche y no conseguía encontrar el camino de vuelta. Así que retrocedió sobre sus pasos y cuando llegó junto a su padre le rogó que le indicara por dónde tenía que ir. Se volvió a cargar a su padre a la espalda y, siguiendo las indicaciones del anciano, empezó a cruzar el valle por el que habían venido.

Gracias a las ramitas rotas que el viejo había dejado por el camino, pudieron llegar a su casa. Toda la familia se puso muy contenta cuando vieron de nuevo al anciano. Entonces, el joven decidió esconderlo debajo los tablones del suelo de su cabaña para que nadie lo viese y no le obligasen a llevárselo otra vez.

El señor del país, que era bastante caprichoso, a veces pedía a sus súbditos que hiciesen cosas muy difíciles. Un día, reunió a todos los campesinos del pueblo y les dijo:
- Quiero que cada uno de vosotros me traiga una cuerda tejida con ceniza.

Todos los campesinos se quedaron muy preocupados. ¿Cómo podían tejer una cuerda con ceniza? ¡Era imposible! El joven campesino volvió a su casa y le pidió consejo a su padre, que continuaba escondido bajo los tablones.
- Mira -, le explicó el anciano-, lo que tienes que hacer es trenzar una cuerda apretando mucho los hilos. Luego debes quemarla hasta que solo queden cenizas.

El joven hizo lo que su padre le había aconsejado y llevó la cuerda de ceniza a su señor. Nadie más había conseguido cumplir con la difícil tarea. Así que el joven campesino recibió muchas felicitaciones y alabanzas de su señor.

Otro día, el señor volvió a convocar a los hombres de la aldea. Esta vez les ordenó a todos llevarle una concha atravesada por un hilo. El joven campesino se volvió a desesperar. ¡No sabía cómo se podía atravesar una concha! Así que, cuando llegó a casa, volvió a preguntar a su padre lo que debía hacer y éste le contestó:
- Coge una concha y orienta su punta hacia la luz- explicó el anciano-. Después coge un hilo y engánchale un grano de arroz. Entonces dale el grano de arroz a una hormiga y haz que camine sobre la superficie de la concha. Así conseguirás que el hilo pase de un lado al otro de la concha.

El hijo siguió las instrucciones de su padre y así pudo llevar la concha ante el señor de esas tierras. El señor se quedó muy impresionado:
- Estoy orgulloso de tener gente tan inteligente como tú en mis tierras. ¿Cómo es que eres tan sabio? - le preguntó el señor.

El joven decidió contestarle toda la verdad:
- Veréis señor, debo ser sincero. Yo debería haber abandonado a mi padre porqué ya era mayor, pero me dio pena y no lo hice. Las tareas que nos encomendó eran tan difíciles que solo se me ocurrió preguntar a mi padre. Él me explicó cómo debía hacerlo y yo os he traído los resultados.

Cuando el señor escuchó toda la historia, se quedó impresionado y se dio cuenta de la sabiduría de las personas mayores. Por eso se levantó y dijo:
- Este campesino y su padre me han demostrado el valor de las personas mayores. Debemos tenerles respeto y por eso, a partir de ahora, ningún anciano deberá ser abandonado.

Y a partir de entonces les ancianos del pueblo continuaron viviendo con sus familias aunque cumplieran sesenta años, ayudándolos con la sabiduría que habían acumulado a lo largo de toda su vida.


Yosaku y el pájaro mágico


CONOCE la historia de Yosaku, un joven pobre y bondadoso que recibe una misteriosa sorpresa. Pero hay secretos que rompen la magia si se descubren.

Hace muchos años, en Japón, había un joven muy pobre que vivía en una casita en medio de un gran bosque. Se llamaba Yosaku y se ganaba la vida recogiendo leña de la montaña para después venderla en la ciudad.

Un día que nevaba y hacía mucho frío, Yosaku salió como siempre de su casa para vender la leña en el mercado. Con lo que le dieron por la leña, se compró la comida para aquel día. De regreso a casa, oyó unos sonidos muy extraños. Al acercarse, descubrió un pájaro que estaba prisionero en una trampa.

- Pobre pájaro - pensó. Voy a ayudarlo a librarse de la trampa. Está sufriendo mucho.

Lo liberó de la trampa y el pájaro alzó el vuelo con gran alegría. Yosaku sonrió satisfecho y siguió su camino hacia casa. Había empezado a nevar y hacía mucho frío.

Una vez en casa y mientras encendía la chimenea, llamaron a la puerta. Yosaku no tenía ni idea de quién podía ser.
¡Qué sorpresa! Cuando abrió la puerta vio una joven preciosa, que estaba tiritando de frío. Yosaku le dijo:

- Pasa y caliéntate.

La joven explicó a Yokaku que se dirigía a visitar a un familiar que vivía cerca de allí.

- Ya es de noche- dijo Yosaku mientras miraba por la ventana.

- ¿Sí? contestó la joven. ¿Dejarías que me quedara a dormir esta noche aquí?, preguntó

- Me gustaría, de veras, Pero soy pobre y no tengo cama ni nada para comer.

- No me hace falta, contestó la joven

- Entonces, puedes quedarte, dijo Yosaku

Durante la noche, la joven hizo todas las faenas de la casa. Cuando Yosaku se despertó la mañana siguiente se puso muy contento al ver todo tan limpio.

Continuó nevando sin parar un día tras otro y la joven le preguntó: - ¿Puedo quedarme hasta que deje de nevar?

- Por supuesto que sí, contestó Yosaku

Pasaban los días y no paraba de nevar. Yosaku y la joven se hicieron muy amigos y poco a poco se fueron enamorando. Un día ella le preguntó:

- ¿Quieres casarte conmigo? Así siempre estaremos juntos

- Sí, contestó Yosaku.¡Acepto!

- A partir de ahora me puedes llamar Otsuru- dijo la joven

Después de casarse, Otsuru trabajaba y ayudaba mucho a su marido. Yosaku estaba muy feliz.

Un día, cuando Yosaku iba a salir a vender la leña, Otsuru le pidió que le comprara hilos de seda de colores. Iba a tejer. Mientras su marido iba al mercado a vender la leña y le compraba los hilos, Otsuru se quedó en casa preparando el telar para tejer. Cuando Yosaku, Otsuru se encerró en una habitación y le pidió que no entrara mientras ella trabajaba.

Otsuru pasó tres días tejiendo sin salir de la habitación y no comía ni dormía. Cuando acabó de tejer salió de la habitación e inmediatamente le enseñó a Yosaku el tejido que había hecho. Yosaku quedó maravillado. Era un tejido fino y delicado que combinaba colores y tonalidades de una manera increíble. Parecía imposible que unas manos fuesen capaces de crear un tejido de esa belleza.

- ¡Qué tejido tan bonito! ¡Es una maravilla! ? exclamó Yosaku

- Podrías venderlo en la ciudad y sacarías mucho dinero- le dijo Otsuru

Yosaku fue a la ciudad ofreciendo a los señores ricos el precioso tejido. El rey, que paseaba por el mercado, vio el tejido y lo quiso comprar. Le ofreció mucho dinero a Yosaku, que volvió a casa muy contento y le dio las gracias a su esposa. Le dijo que el rey quería más tejido de aquél.

- No te preocupes- dijo Otsuru,- Ahora mismo me pongo a tejer más.

Esta vez también tardó cuatro días en tejer y estuvo sin comer ni dormir. Estaba muy débil cuando salió de la habitación.

Ella le dijo:

- Ya lo he acabado pero es la última vez que lo hago
- sí, sí - dijo Yosaku. No quiero que enfermes de tanto trabajar.

Yosaku llevó el tejido al rey quién le pagó muy bien. Cuando el rey miró la pieza dijo:
- Necesitaré más para el kimono de la princesa

Yosaku le explicó que era la última pieza que vendía, que era imposible que se hiciera más. Pero el rey amenazó con degollarlo si no le vendía más tejido. Así que Yosaku tuvo que ceder a la fuerza.

Cuando llegó a casa, Yosaku le explicó lo que había ocurrido a Otsuru y le pidió que por favor tejiera una vez más otra pieza. Otsuru aceptó el encargo y se metió en la habitación a tejer como las otras veces. Pero pasaron los días y Otsuru no salía de la habitación. Yosaku estaba muy preocupado por Otsuru, que estaba débil y delgada pero trabajaba sin parar. Como no podía entrar en la habitación, cada día se inquietaba más. Pero un día Yosaku no pudo resistirlo y decidió entrar en la habitación para ver como estaba su esposa. Y entonces vio una cosa sorprendente: un precioso pájaro que tejía con sus propias alas. El pájaro se giró y al ver a Yosaku empezó a cambiar de forma y se transformó en Otsuru. Yosaku no podía creer lo que veían sus ojos.

- ¡Has descubierto mi secreto! ? exclamó. ? Yo soy el pájaro que un día ayudaste a librarse de la trampa?..- dijo entre sollozos
Yosaku se había quedado sin habla

- Pero ahora que has descubierto mi secreto, me tendré que ir ? dijo. Y cuando había acabado de decirlo, Otsuru se transformó otra vez en el pájaro y salió volando por la ventana.

Yosaku empezó entonces a gritar llorando:

- Espera, vuelve por favor, vuelve!!!!!!

Pero el pájaro ya había alzado el vuelo y se alejaba emitiendo sonidos tristes.


La naturaleza del tigre


HAY un cuento que habla de tenacidad. De trabajo duro y constante. Es La historia del pintor japonés.

   
Un rico comerciante encargó a un pintor famoso que le pintara un cuadro de un tigre y que fuera un tigre verdaderamente real. Pasaba el tiempo y no había noticias del cuadro. Tan impaciente estaba ya el hombre que ya no pudo aguantar más y fue a visitar al artista. El pintor le rogó que tuviera la cortesía de esperar un poco, porque se lo iba a hacer en un momento. Y en efecto, trazó magistralmente la bella estampa de un tigre saltando sobre una presa con prodigiosa agilidad...

-¡Una obra maestra y realizada en tan escaso tiempo, es asombroso! ¿Y cuál es su precio?

   
El artista solicitó una suma cuantiosa. El comerciante, por su parte, estaba perplejo y muy indignado.
-¿Tanto tiempo esperando y tanto dinero por un rato de trabajo?

   Como única respuesta aquel pintor le pasó al gabinete y le mostró docenas de bocetos de tigres en todas las posturas, tamaños y colores imaginables. Con una sonrisa le explicó:

-Durante largos meses he trabajado día y noche en estos diseños para identificarme con la naturaleza del tigre y alcanzar así la destreza necesaria para pintarlo en cualquier actitud en pocos minutos. Ahora, pues, he de recibir el precio de mis largos ensayos.


Las sandalias de madera mágicas


HACE mucho tiempo, un joven, cuya madre había caído enferma, se vio en la necesidad de conseguir una gran suma de dinero para poder cuidarla. No tuvo otro remedio que pedírselo prestado al señor más rico del pueblo. Pero, por más que trabajaba, al joven le era imposible poder devolver el préstamo, y además, su madre empeoró de su enfermedad y nuestro protagonista tuvo que pedir más dinero aún al rico señor.

 Éste se enfadó y le dijo:

"¿Qué estás diciendo? Ya te presté dinero antes y no me lo has devuelto. He esperado demasiado tiempo a que me devolvieras mi dinero ¿y ahora me pides más? ¡No vuelvas por aquí hasta que no saldes tu deuda!"

Aquel joven, que quería curar a su madre como fuera, al no haber logrado que el rico señor le prestara más dinero, no se atrevió a volver a casa, y pasó largo rato vagando por el bosque. Entonces, de repente, apareció un misterioso anciano en mitad del camino.

"Buenos días", saludó el anciano al pobre joven. Éste, sobresaltado, le respondió: 

"Oh, discúlpeme. No le había visto."

bY continuó caminando. El anciano le dijo sonriendo:

 "¿Te importa que camine contigo? Hay algo que quiero contarte que seguro que te interesará mucho". Y comenzó a andar junto a él.

Al cabo de un tiempo, cuando se disponía a despedirse, el anciano le dijo al joven:

 "Estás pasando por momentos difíciles, ¿verdad? Toma estas sandalias de madera (下駄 geta), cálzatelas y tropieza con ellas, ya verás lo que sucede."

 El joven se calzó las sandalias y tropezó con ellas, y ante su sorpresa, al instante comenzó a brotar de la nada un montón de dinero.

 "Puedes repetir esto varias veces, pero si tropiezas demasiado, empezarás a encoger. Ten mucho cuidado."

 El joven volvió a casa, y tal como le había dicho el anciano, se calzó las sandalias y tropezó, y de nuevo empezó a brotar dinero. Tras repetirlo algunas veces, reunió suficiente dinero para poder curar a su madre y devolver el préstamo. Entonces, recordó las palabras del anciano y dejó de utilizar las sandalias.

 Cuando el joven fue a devolver su préstamo, el rico señor quiso saber cómo había conseguido tanto dinero, y el joven le contó la historia de las sandalias de madera mágicas, que hacían brotar dinero de la nada. El señor insistió muchísimo en que se las prestara, algo a lo que el joven accedió.

 Muy contento, el señor se calzó las sandalias y se dirigió a la habitación contigua. Desde esa habitación empezó a oirse el incesante ruido de las caídas, "pataplam, pataplam", acompañado del sonido de las monedas, "cling, cling". Pero al cabo de un tiempo, ya sólo se oía este último sonido.

 El joven, extrañado, se asomó para ver qué sucedía. Allí, sentado, en lo alto de una enorme montaña de dinero, estaba el rico señor convertido en un bebé, en castigo a la avaricia de haber tropezado demasiadas veces.


La grulla agradecida


HACE mucho tiempo, un joven vivía solo en una casita al lado del bosque. Cierto día de invierno que había nevado mucho, mientras volvía a casa, el joven oyó un extraño ruido, que parecía provenir de un campo lejano. Se acercó hasta allí, y descubrió que el ruido eran los quejidos de dolor de una grulla (鶴 tsuru) que estaba tumbada sobre la nieve, con una flecha clavada en una de sus alas. El joven se compadeció del pobre animal, y con mucho cuidado, le arrancó la flecha. El ave, ya libre, voló hacia el cielo y desapareció. 

El joven volvió a casa. Su vida era solitaria, triste y muy pobre, apenas tenía dinero para poder comer, y se sentía muy solo porque nadie le visitaba nunca. Pero de repente, esa misma noche, alguien llamó a la puerta.

"¿Quién será, a estas horas y con una nevada así?", pensó el joven. Y cuál no fue su sorpresa cuando, al abrir la puerta, se encontró a una joven y preciosa muchacha, que le dijo que se había perdido a causa de la intensa nevada y le pidió que le permitiera descansar y pasar la noche en su casa. Él, naturalmente, aceptó encantado, y la muchacha se quedó hasta el amanecer, y también todo el día siguiente. Era una jovencita tan hermosa, tan dulce y tan humilde, que nuestro protagonista se enamoró de ella y le pidió que se convirtiera en su esposa. 

Ambos jóvenes se casaron y vivieron felices, a pesar de su pobreza. Hasta los vecinos se alegraron mucho de verles a los dos tan contentos. Pero el tiempo vuela, y pronto volvió a llegar otro crudo invierno. El joven y su mujer, tan pobres como eran, se encontraron una vez más sin comida y sin dinero. Cierto día la mujer le dijo:

- Yo sé tejer bien y puedo confeccionar hermosas telas. Es posible que las puedas vender por un buen precio en el mercado del pueblo y que con eso consigamos dinero para vivir.

 Su marido aceptó, y le construyó él mismo un telar en la parte trasera de la casa. Antes de empezar su trabajo, la joven le rogó que le prometiera no entrar nunca en aquel cuarto durante el tiempo que ella estuviera trabajando. Él se lo prometió, y durante tres días con sus tres noches, sin salir de la habitación en ningún momento, la joven trabajó sin descanso hasta terminar una preciosa tela, que su esposo, efectivamente, logró vender por un buen precio en el mercado del pueblo.

Con el dinero de esta venta, el joven matrimonio pudo sobrevivir durante varias semanas, pero pronto se les terminó y volvieron a encontrarse en la pobreza, en medio de aquel durísimo invierno que aún no había acabado. Así que otra vez se metió la mujer en el telar, y de nuevo se pasó varias noches confeccionando otro tejido, tras haberle vuelto a prometer su marido que no entraría en el cuarto mientras ella trabajaba.

Esta vez fueron cuatro días los que la joven se pasó encerrada en el telar trabajando ininterrumpidamente, al cabo de los cuales, la mujer había confeccionado un tejido más hermoso y fino aún que el anterior. Tan maravilloso era, que con el precio de su venta el joven matrimonio logró dinero suficiente para sobrevivir durante el resto del invierno y todo el año siguiente. 

Desgraciadamente, esta seguridad para el futuro empezó a despertar sentimientos de avaricia en el joven. Movido por los deseos de conseguir más dinero, y por la insistencia de sus vecinos, que le preguntaban cómo era posible que su mujer tejiera tan bien sin salir nunca a comprar hilo, le pidió una y otra vez que volviera al telar y confeccionara un tercer tejido. Ella al principio se negó, porque pensaba que ya tenían suficiente dinero para vivir y no era necesario que siguiera tejiendo, pero el joven siguió insistiéndole hasta que finalmente ella accedió. Así que de nuevo se metió en la habitación del telar dispuesta a confeccionar el nuevo tejido, no sin antes recordarle a su marido la promesa de no entrar mientras ella estuviera ocupada. 

Pero esta vez, el joven, llevado por su curiosidad, decidió incumplir su promesa, y abrió la puerta del telar. La sorpresa que se llevó al ver lo que sucedía fue tan grande, que dejó escapar un grito. Allí, manejando el telar, no estaba su mujer, sino una blanca grulla que confeccionaba el tejido con sus propias plumas, que ella misma se iba arrancando. Al oír gritar al joven, la grulla dejó de trabajar e inmediatamente se metamorfoseó en la misma joven y hermosa muchacha con la que él se había casado.

- Yo soy la grulla a la que tú ayudaste aquel día, explicó el ave -, y quería mostrarte mi agradecimiento convirtiéndome en tu mujer y ayudándote a salir de la pobreza, sacrificando para ello las plumas de mi propio cuerpo, con las que hacía estas telas que te han dado tanto dinero para vivir. Pero ahora que has descubierto mi secreto, ya no puedo seguir aquí, así que me voy para siempre. 

- No te vayas - suplicó el joven -. Perdóname, por favor, tú vales más para mi que todo el dinero del mundo. Quédate conmigo, te lo ruego. 

Pero a pesar de sus ruegos, ya no había remedio. La joven volvió a metamorfosearse en grulla, y levantando el vuelo, se fue para no volver jamás.

Leer más »

Busca tu post

Cuentos japoneses para niñosSocialTwist Tell-a-Friend

29 agosto 2012

Momotaro, el niño melocotón (cuento japonés)



Leer más »

Busca tu post

Momotaro, el niño melocotón (cuento japonés)SocialTwist Tell-a-Friend

“Guía de alojamientos en la naturaleza para disfrutar con niños” para descargar


Se trata de la primera y única guía temática donde encontrarás una exigente selección de 161 alojamientos de toda España situados en plena naturaleza que son especialmente recomendables para todas aquellas familias que viajamos con niños, perfecta para planificar nuestras vacaciones o escapadas en cualquier momento del año. 

A través de esta guía vas a descubrir hoteles, casas rurales tanto de alquiler completo como con servicio de habitaciones, albergues y campings (casas rurales con servicio de habitaciones y/o alquiler completo, hoteles, campings y albergues) situados a lo largo de todas las comunidades autónomas que componen el estado español, el país con mayor biodiversidad de Europa, y  con una gran variedad de opciones para diferentes estilos viajeros, pensando en todos los presupuestos.

Este libro –para cuya elaboración hemos contado con la colaboración del portal de ecoturismo Ecotur– parte de la premisa de que el contacto con el medio natural y la búsqueda de espacios abiertos y verdes de juego representan un goce fundamentales para el crecimiento de nuestros hijos así como un derecho de todos.

Además, comprando este libro, estás apoyando el proyecto de Familiasenruta, su filosofía y labor para poder ofrecerte siempre las mejores propuestas y alternativas para viajar con niños.

Todos los alojamientos seleccionados cumplen con un nivel óptimo de estos diez requisitos:

1. Situados en entornos naturales y paisajísticos de alto valor ecológico y/o en comarcas rurales de excepción.

2. Disponen como mínimo, y en caso de ser necesarias, de cunas de viaje y camas supletorias en óptimas condiciones de uso así como de tronas. En la mayoría de casos además disponen de bañeras para bebés. En caso necesario nos pueden calentar biberones y ayudar con las necesidades de comida especial de los niños.

3. Es especialmente valorable que en algunos casos además estos establecimientos disponen de otras facilidades y accesorios como espacios interiores acondicionados de juego, barreras anti-caidas en las camas, bliblioteca infantil, walkies, cambiadores, alzadores o extensores para el water.

4. Cuentan con un parque infantil que puede incluir un arenero o uno o varios módulos exteriores de juego pero sobre todo se valora en este aspecto disponer de un terreno propio amplio, ajardinado y/o con árboles alrededor para que los niños puedan correr, saltar y jugar a sus anchas, seguros y sin molestar a otros huéspedes.
La presencia de piscina también es un imán para nuestros hijos. Debemos prestar especial atención a sus normas de seguridad especialmente para los niños más pequeños. En nuestra guía también valoramos la cercanía de zonas de baño natural al alojamiento.

5. En caso de no disponer de ese espacio exterior verde los alojamientos están situados en aldeas sin apenas tráfico rodado y con bosque o sembrados cercanos. En todos los casos el tráfico rodado no debe representar ningún peligro activo para la integridad de los más pequeños.

6. Organizan actividades pensadas para que las puedan disfrutar los niños como talleres de elaboración de alimentos, conocimiento del medio o expresión en los que a menudo también pueden participar los padres. Algunos ofrecen un mini-club donde a partir de una cierta edad los peques pueden hacer nuevos amigos bajo la mirada de monitores especializados y en un ambiente preparado. Algunos alojamientos ofrecen servicio de canguro.

7. Contacto con el entorno natural y los animales. En estos alojamientos tan especiales –muchos de ellos son también granjas escuela con actividades de educación ambiental– se propicia el contacto guiado de los niños con la huerta y con animales de granja como gallinas, cabras o conejos por los que los niños suelen sentir una fascinación irresistible y a los que pueden darles de comer o recoger sus huevos.
En algunos alojamientos además podemos disfrutar de actividades de equitación o familiarización y contacto con caballos o ponis o bien ofrecen paseos en burro.También existen algunos alojamientos desde donde se guía la observación y/o el contacto con la fauna salvaje autóctona libre o en condiciones de semilibertad.
Asimismo resulta también muy de agradecer la posibilidad que ofrecen algunos de poder alojarnos con nuestra mascota. Os aconsejamos consultar previamente las condiciones.

8. Turismo activo. Orientan u ofrecen guía sobre recorridos de senderismo o facilitan bicicletas. Asesoran sobre las actividades de disfrute del medio que ofrece la comarca. A veces disponen de pistas deportivas o de pistas multiaventura (tiro al arco, rocódromo, pista americana o tirolinas).

9. Turismo responsable, compromiso con el planeta. Es valorable que estos lugares cuenten con instalaciones de bajo impacto ambiental que funcionan total o parcialmente con energías renovables y practiquen la separación de residuos y/o el compostaje. También lo es que participen en acciones de difusión o concienciación en este sentido. Muchos de ellos cuentan con granja-escuela o certificaciones de ecoturismo (CERES-ECEAT, ACCUIL PAYSAN, EMAS, ISO, ECOLABEL, BIOSPHERE HOUSE) o de agricultura o ganadería ecológica lo que nos ayuda a reconocer su adecuación a los requisitos exigidos por cada una de los diferentes organismos acreditadores según el caso.
Muchos de los alojamientos seleccionados pueden definirse como de Agroturismo porque combinan en sus fincas el servicio turístico con actividades agrícolas o ganaderas de explotación tradicional. De esta manera nuestra estancia contribuye a la conservación natural y contribuye a fortalecer la economía de las comunidades locales.

10. Vocación de servicio a las familias con niños. Se trata de alojamientos que en los cuestionarios que les hemos remitido, en su web y/u otros medios publicitarios sitúan explícitamente a las familias con niños como uno de sus públicos usuarios preferentes expresando así un compromiso público y la vocación de servicio adecuada a sus necesidades. A todos los alojamientos de esta guía les ha sido otorgado nuestro sello distintivo Familias bienvenidas – Family welcome.

Enlace de compra Bubok.es en versión ebook-pdf (próximamente también en Amazon): http://www.bubok.es/libros/215193/Guia-de-alojamientos-en-la-naturaleza-para-disfrutarcon-ninos
Leer más »

Busca tu post

“Guía de alojamientos en la naturaleza para disfrutar con niños” para descargarSocialTwist Tell-a-Friend

28 agosto 2012

Los hermanos negros, Liza Tetzner

Una de esas lecturas que sorprenden porque tienen tras de sí una historia tan larga como la que cuentan es, sin duda, la adaptación, publicada por la Editorial Lóguez en septiembre del año pasado, que Hannes Binder ha hecho de la obra homónima de Lisa Tetzner, Los Hermanos Negros.


En 1933, debido a sus opiniones antifascistas, contrarias a la ideología nacionalsocialista imperante en Alemania, Lisa Tetzner (1894-1963), escritora de literatura infantil y juvenil y considerada en su época como una de las mejores narradoras de cuentos alemana, se exilió junto con su marido, Kurt Kläber, a Suiza, fijando su residencia en Carona, ciudad próxima a Lugano.
Autora de un libro en el que reflejaba la vida cotidiana en la Alemania nazi desde la perspectiva de los niños “Los niños del nº 67. Una odisea infantil”, Tetzner solía basar sus cuentos en las circunstancias sociales que le tocaba vivir o en relatos surgidos de la Historia en mayúscula, de pequeños fragmentos de microhistorias que recreaban un pasado convertido en una realidad que superaba la ficción, como en la tan manida frase.
Como bien nos cuenta Amalia Bermejo en su interesante artículo "¿Olvido o rechazo? Lisa Tetzner en España", la autora se basó en una antigua crónica titulada “Pequeños esclavos suizos” que contaba las experiencias de niños suizos, procedentes de aldeas de montaña, que a mediados del siglo XIX eran vendidos por sus padres para trabajar en Milán como aprendices de deshollinador, una ardua tarea para la que se requería el pequeño tamaño de aquellos niños de 13 años que, desnutridos y enfermos, rara vez regresaban a casa para contar su odisea.

Partiendo de este relato de tradición local, Lisa Tetzner publicó en 1940 Los Hermanos Negros, una narración de más de quinientas páginas que cuenta las aventuras y desventuras de Giorgio, un niño que, por las adversas circunstancias económicas de su familia, se ve obligado a abandonar Sognono, un pueblo sin futuro en el Valle del Verzasca, para marchar a Milán, ligado a un contrato de aprendiz de deshollinador.
Los pequeños deshollinadores y su conmovedora existencia en ambientes similares a los recreados por Dickens en sus novelas, se han convertido con frecuencia en tema literario: han sido los protagonistas de poemas de William Blake, de una ópera para niños escrita por Benjamín Britten, e incluso de un cómic, Koma, publicado por la Editorial Dibbuks, con guión de Pierre Wazem y dibujo de Frederik Peeters, cuyo personaje principal, la entrañable Addidas, ayuda a su padre en su trabajo como deshollinador, adentrándose en el misterioso mundo que se esconde en el interior de las chimeneas.


En este país, la Editorial Noguer publicó en 1961 la obra de Tetzner en sendos volúmenes, con ilustraciones de Theo Glinz, no teniendo una gran aceptación por aquel entonces una temática como la que se desarrolla en la novela. Quizá no era el momento idóneo para leer sobre la esclavitud, la explotación infantil, la inmigración ilegal, las pateras, los maltratos...
Ha habido que esperar casi 50 años para que el ilustrador suizo Hannes Binder adaptara la obra original de Lisa Tetzner. Binder, a quien conocemos en el mercado español por El viaje de Kuno, publicado por la Editorial Libros del Zorro Rojo el pasado mes de marzo, se dedica desde hace años a adaptar los clásicos de la literatura suiza y a ilustrarlos con sus grabados, si bien hasta el momento se había centrado en las obras de género policíaco de Friedrich Glauster, así que no le falta experiencia en este campo.


Con un estilo directo y utilizando un tiempo verbal que nos la hace más próxima, la historia de Giorgio comienza aquel verano de 1838, cuando las circunstancias familiares le permitieron escapar al que sería su destino a corto plazo y continuar ayudando a su madre en las tareas agrícolas. Al año siguiente, cumplidos ya los 13, un invierno frío, un verano seco y la necesidad de pagar al médico que debía atender a su madre enferma, obligaron a su padre a venderlo por 20 francos al hombre de la cicatriz en la cara, el mismo que debía llevarlo a Milán durante medio año para trabajar en condiciones de extrema dureza como aprendiz de deshollinador. Dejando atrás a su familia y a su amiga Anita, Giorgio atraviesa las montañas del Tesino hasta Locarno, cruzándose en su camino con hombres y mujeres que, cargados de fardos, se dirigen al mercado semanal que se celebra en aquella ciudad. En el trayecto se encuentra con Alfredo, un niño huérfano de su misma edad que también se dirige a Milán, aunque por razones muy distintas a las suyas. Juntos llegan a la bulliciosa ciudad y con otros que como ellos se han visto obligados a abandonar su aldea suben a un bote destartalado con el que los traficantes pretenden hacerles cruzar el Lago Maggiore y llevarles ilegalmente hasta la costa italiana. Pero una tormenta hace naufragar el bote y únicamente los dos amigos y el hombre de la cicatriz consiguen salvar su vida.


Sin embargo, la historia no ha hecho más que comenzar. El traficante ha conseguido su propósito, llevarlos hasta Milán, donde los maestros deshollinadores pagan un alto precio por ellos, obligándoles a vivir y trabajar en unas condiciones deplorables, de las que difícilmente podrán salir inmunes sin el hermanamiento con los que son como ellos.
A pesar de su dramatismo, Los Hermanos Negros es una historia amable, llena de confianza en el futuro, con un tono optimista y un final feliz, como el que se supone que deberían tener la mayoría de los libros infantiles, aunque enfermen y mueran los amigos a los que se permanece ligado para siempre por promesas de obligado cumplimiento. En el fondo es la historia de un niño con suerte: porque a pesar de su desgraciada existencia y de tener que abandonar a su familia en una edad crucial, a pesar del duro trabajo y del maltrato y la humillación a que le someten la despiadada señora Rossi, la esposa del maestro deshollinador, y su hijo Anselmo, Giorgio tiene la suerte de salvar su vida y de encontrar a Angeletta, a los “Hermanos” y al doctor Casella, que le animarán a dar el paso fundamental que hará cambiar su destino.


A doble página, página entera o en pequeñas viñetas que acotan el texto, Binder utiliza sus magníficos grabados para mostrarnos mundos llenos de contrastes, para sustituir las palabras de Tetzner y convertirlas en imágenes en blanco y negro capaces en sí mismas de mostrar, a vista de pájaro, las escarpadas montañas, los profundos valles del Verzasca o los caudalosos ríos crecidos por las últimas lluvias torrenciales, y de describir con minucioso detalle el ambiente rural de inaccesibles pueblos de las montañas suizas y los agrestes paisajes por los que transcurre Giorgio en su camino hacia Locarno, el bullicio de la ciudad su mercado, las agujas de la catedral de Milán, sus bellos edificios, el interior de hogares llenos de música y libros, las chimeneas humeantes en cuyas paredes se acumula el hollín incandescente que deberán arrancar al grito de ¡Spazzacamino!, adentrándose en el interior de un mundo oscuro que les tizna el cuerpo de negro y les ennegrece los pulmones y el alma...
Una de esas lecturas emotivas que son recomendables a cualquier edad.
Leer más »

Busca tu post

Los hermanos negros, Liza TetznerSocialTwist Tell-a-Friend

27 agosto 2012

¡No te pierdas las películas de Tarzán!

 
El verano se prolonga en septiembre en la Biblioteca Nacional de España, y de nuevo volveremos a África con un homenaje a Tarzán, en el centenario de la publicación de la primera novela del personaje, creado por Edgar Rice Burroughs en 1912. Comenzando con un tríptico del más famoso Tarzán de todos los tiempos, Johnny Weissmuller, acabaremos en un registro muy diferente con Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos, de Hugh Hudson, que se pretendía una adaptación fiel de la novela.

Tarzán de los monos

Tarzán de los monos (V.O.S.), de W. S. Van Dyke (1932).
Martes 4 de septiembre de 2012 a las 18:00 h.
Más información

Tarzán y su compañera

Tarzán y su compañera (V.O.S.), de Cedric Gibbons (1934).
Viernes 7 de septiembre de 2012 a las 18:00 h.
Más información

La fuga de Tarzán

La fuga de Tarzán (V.O.S.), de Richard Thorpe (1936).
Martes 11 de septiembre de 2012 a las 18:00 h.
Más información

Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos

Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos (V.O.S.) de Hugh Hudson (1984).
Viernes 14 de septiembre de 2012 a las 18:00 h.
Apta para todos los públicos.
Más información
Leer más »

Busca tu post

¡No te pierdas las películas de Tarzán!SocialTwist Tell-a-Friend

El viejo y la margarita


Una historia concisa pero que nos aporta muchísimo, porque uno de los protagonistas (el viejo) está tan conectado con su preciada margarita, que un día descubre que aquella no le escucha. Al intentar comprenderla se da cuenta de que está llena de pulgón y debe buscarle una solución.
Leer más »

Busca tu post

El viejo y la margaritaSocialTwist Tell-a-Friend

Un babero de cuento

Leer más »

Busca tu post

Un babero de cuentoSocialTwist Tell-a-Friend

Etiquetando tus cuadernos para el cole





Clica en las imágenes para ampliar e imprímelas. Luego pégalas en la portada de tus cuadernos. Y ya está.
Leer más »

Busca tu post

Etiquetando tus cuadernos para el coleSocialTwist Tell-a-Friend

Decora un plato de cerámica online




Sigue las instrucciones, visita la galería y ponte a pintar.
Leer más »

Busca tu post

Decora un plato de cerámica onlineSocialTwist Tell-a-Friend

26 agosto 2012

El hombre y el pez (animación)

Leer más »

Busca tu post

El hombre y el pez (animación)SocialTwist Tell-a-Friend

¿Tienes buena memoria? Juega al memory

Leer más »

Busca tu post

¿Tienes buena memoria? Juega al memorySocialTwist Tell-a-Friend

Las ilustraciones de Marc Johns: pura inspiración




Si quieres saber algo más de Marc Johns y ver muchos de sus preciosos dibujos, clica en su weblog.
Leer más »

Busca tu post

Las ilustraciones de Marc Johns: pura inspiraciónSocialTwist Tell-a-Friend

Juegos online para divertirte un buen rato





En Alas y raíces encontrarás un montón de juegos para garabatear, tararear y mucho más.
Leer más »

Busca tu post

Juegos online para divertirte un buen ratoSocialTwist Tell-a-Friend

Colección de canciones infantiles cantadas


En esta web encontrarás canciones ordenadas alfabéticamente y con su letra. Muchas de ellas las puedes escuchar.
Leer más »

Busca tu post

Colección de canciones infantiles cantadasSocialTwist Tell-a-Friend

For kids, from The National Institute of Enviromental Health Sciences


Juegos y mucho material para practicar tu inglés. Canciones, puzzles, juegos de letras, experimentos y mucho más para investigar.
Leer más »

Busca tu post

For kids, from The National Institute of Enviromental Health SciencesSocialTwist Tell-a-Friend

25 agosto 2012

Etiquetando tu ropa y tu material escolar: ¡superb!





En Stuck on you encontrarás la más amplia variedad de etiquetas de diseño, artísticas y clásicas para que no se te pierda nada. En fin, que no sabrás cuál elegir.
Leer más »

Busca tu post

Etiquetando tu ropa y tu material escolar: ¡superb!SocialTwist Tell-a-Friend

Encuentra las diferencias en el cuadro de Matisse



Leer más »

Busca tu post

Encuentra las diferencias en el cuadro de MatisseSocialTwist Tell-a-Friend

Lemon tree

Leer más »

Busca tu post

Lemon treeSocialTwist Tell-a-Friend

24 agosto 2012

Ropita tejida a mano para inspirarte


Leer más »

Busca tu post

Ropita tejida a mano para inspirarteSocialTwist Tell-a-Friend

Dibujos de Caillou para imprimir y pintar


 Clica para ampliar la imagen e imprime.

Leer más »

Busca tu post

Dibujos de Caillou para imprimir y pintarSocialTwist Tell-a-Friend

Leonardo en la cocina

Leonardo da Vinci: fue un apasionado de la cocina desde su juventud. La historia del artista-cocinero está repleta de curiosidades. Leonardo obsesionado con los inventos para la cocina y sus excéntricas recetas, creo la nouvelle cuisine en su época.

De pequeño era un niño gordo, “grosero, desaliñado y glotón”, según aseguraba su padrastro, Accatabriga di Piero del Vacca, que era pastelero. Éste le aficionó a la repostería y a la cocina en general. Leonardo entró como aprendiz en el taller florentino de Verrocchio y para sufragar sus gastos trabajó como camarero en una taberna llamada Los Tres Caracoles. De día pintaba y de noche era camarero y cocinero.

Leonardo decidió un día, junto a con su amigo, Sandro Botticelli, abrir un restaurante en Florencia. El nombre elegido para su negocio era bastante raro, “La enseña de las tres ranas de Sandro y Leonardo “, y la carta del restaurante más rara todavía. La dibujaron los dos cocineros-artistas y emplearon la complicada caligrafía de Da Vinci, de derecha a izquierda, para escribir las recomendaciones del día. Pero, sobre todo, lo más extraño era la comida que ofrecían a los comensales.

Leonardo terminó abandonando Florencia por Milán. Se hizo consejero en fortificaciones y maestro de festejos y banquetes de Ludovico Sforza, “El Moro”. Leonardo se ofreció a hacer el menú de la boda de una sobrina del Moro pero fracasó, una vez más, en su intento de introducir en su época una cocina sofisticada, pues Ludovico le ordenó que pusiera alimentos más sustanciosos y abundantes en el menú (600 salchichas de sesos de cerdo, 300 patas de cerdo rellenas, 1.200 pasteles, 200 terneras, capones y gansos, etc.) y así se hizo finalmente, según los libros de contabilidad del Moro.

Menú de boda que propuso Leonardo:

- Una anchoa enrollada descansando sobre una rebanada de nabo tallada a semejanza de una rana.

- Otra anchoa enroscada alrededor de un brote de col.

- Una zanahoria, bellamente tallada.

- El corazón de una alcachofa.

- Dos mitades de pepinillo sobre una hoja de lechuga.

- La pechuga de una curruca.

- El huevo de un avefría.

- Los testículos de un cordero con crema fría.

- La pata de una rana sobre una hoja de diente de león.

- La pezuña de una oveja hervida, deshuesada.

Pero la insistencia de Leonardo logra que, finalmente, el Moro consienta probar los extraños artilugios que el artista ha inventado para la cocina. Se trata, entre otras cosas, de un asador automático, una correa transportadora de leños, una inmensa picadora de vacas, una rebanadora de pan automática, un tambor semimecánico para animar con música a los cocineros, un sistema de lluvia artificial para combatir incendios y un aparato para aturdir a las ranas que intentasen colarse en el barril de agua dulce.
.
Máquina de cortar berros:

Invento esta máquina para cortar berros. Seis miembros del personal de cocina y tres jardineros murieron en la demostración. Viendo los resultados, el Moro decidió darle un empleo diferente, la utilizó como maquinaria de guerra contra sus enemigos.


Su visión particular del protocolo en la mesa era un tanto peculiar.

“Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado”.
“No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo”.
“No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa”.
“No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos”.
“Tampoco ha de prender fuego a sus compañeros mientras permanezca en la mesa”.
“Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa”.

Leonardo tenia una personalidad ingeniosa se burlaba de todos. Sus supuestos consejos, estaban llenos de humor, como el de la utilidad del agua con brotes de col para limpiar la sangre de un asesinato en el mantel y el de su aversión a las cabras: “no hay sitio en mi cocina para cabras" decía. Si está viva es hedionda y todo lo devora, incluyendo mis mesas y bancos. Muerta es aún más hedionda. "Para deshacerte del hedor de la cabra, deshazte de la cabra”. También sostiene que la carne del león marino es “dura y maloliente” y que su invento de las servilletas se le ocurrió ante la visión de manteles que “parecen despojos de un campo de batalla”

Maquina de hacer espaguettis inventada por Leonardo.

Leonardo inventó la servilleta, creó los espaguettis tal como los conocemos hoy, a los que llamó “cordeles comestibles” (si bien su origen, es chino), y añadió un tercer diente al tenedor, para poder enrrollarlos más facilmente.

Fuentes: 

Ovejas Eléctricas

La cocina de Javi
Leer más »

Busca tu post

Leonardo en la cocinaSocialTwist Tell-a-Friend

23 agosto 2012

Barbie vintage





¡Espero que os gusten!
Leer más »

Busca tu post

Barbie vintageSocialTwist Tell-a-Friend

Cuentos sobre la enfermedad celíaca para niños

‘La isla del capitán Glutamato’ y ‘Los viajes de Iván y Guagua’ son unas publicaciones con una temática muy especial, ya que están protagonizados por niños de carne y hueso que padecen la enfermedad celíaca.
La enfermedad celíaca es una afección autoinmune que se caracteriza por una inflamación crónica de una parte del intestino causada por la exposición al gluten (proteína de reserva nutritiva que se encuentra en las semillas de las gramíneas junto con el almidón).
Algo que parece sin importancia, puede acarrear problemas serios de salud a a quienes la padecen, y como suele ocurrir con estas enfermedades, son pocas las personas que la conocen bien, incluso en el entorno escolar, y eso que el 60% de los pacientes diagnosticados son niños en edad escolar, según la Asociación de Celíacos de Sevilla. Descárgate los cuentos desde aquí.
Leer más »

Busca tu post

Cuentos sobre la enfermedad celíaca para niñosSocialTwist Tell-a-Friend

22 agosto 2012

Charles Harper Illustrations - Giant Golden Book of Biology

Leer más »

Busca tu post

Charles Harper Illustrations - Giant Golden Book of Biology SocialTwist Tell-a-Friend

Diccionario ilustrado: Leo lo que veo


Leo lo que veo es un diccionario ilustrado online para los más pequeños. El cuerpo humano, el universo, la Tierra, los alimentos...
Leer más »

Busca tu post

Diccionario ilustrado: Leo lo que veoSocialTwist Tell-a-Friend