24 agosto 2012

Leonardo en la cocina

Leonardo da Vinci: fue un apasionado de la cocina desde su juventud. La historia del artista-cocinero está repleta de curiosidades. Leonardo obsesionado con los inventos para la cocina y sus excéntricas recetas, creo la nouvelle cuisine en su época.

De pequeño era un niño gordo, “grosero, desaliñado y glotón”, según aseguraba su padrastro, Accatabriga di Piero del Vacca, que era pastelero. Éste le aficionó a la repostería y a la cocina en general. Leonardo entró como aprendiz en el taller florentino de Verrocchio y para sufragar sus gastos trabajó como camarero en una taberna llamada Los Tres Caracoles. De día pintaba y de noche era camarero y cocinero.

Leonardo decidió un día, junto a con su amigo, Sandro Botticelli, abrir un restaurante en Florencia. El nombre elegido para su negocio era bastante raro, “La enseña de las tres ranas de Sandro y Leonardo “, y la carta del restaurante más rara todavía. La dibujaron los dos cocineros-artistas y emplearon la complicada caligrafía de Da Vinci, de derecha a izquierda, para escribir las recomendaciones del día. Pero, sobre todo, lo más extraño era la comida que ofrecían a los comensales.

Leonardo terminó abandonando Florencia por Milán. Se hizo consejero en fortificaciones y maestro de festejos y banquetes de Ludovico Sforza, “El Moro”. Leonardo se ofreció a hacer el menú de la boda de una sobrina del Moro pero fracasó, una vez más, en su intento de introducir en su época una cocina sofisticada, pues Ludovico le ordenó que pusiera alimentos más sustanciosos y abundantes en el menú (600 salchichas de sesos de cerdo, 300 patas de cerdo rellenas, 1.200 pasteles, 200 terneras, capones y gansos, etc.) y así se hizo finalmente, según los libros de contabilidad del Moro.

Menú de boda que propuso Leonardo:

- Una anchoa enrollada descansando sobre una rebanada de nabo tallada a semejanza de una rana.

- Otra anchoa enroscada alrededor de un brote de col.

- Una zanahoria, bellamente tallada.

- El corazón de una alcachofa.

- Dos mitades de pepinillo sobre una hoja de lechuga.

- La pechuga de una curruca.

- El huevo de un avefría.

- Los testículos de un cordero con crema fría.

- La pata de una rana sobre una hoja de diente de león.

- La pezuña de una oveja hervida, deshuesada.

Pero la insistencia de Leonardo logra que, finalmente, el Moro consienta probar los extraños artilugios que el artista ha inventado para la cocina. Se trata, entre otras cosas, de un asador automático, una correa transportadora de leños, una inmensa picadora de vacas, una rebanadora de pan automática, un tambor semimecánico para animar con música a los cocineros, un sistema de lluvia artificial para combatir incendios y un aparato para aturdir a las ranas que intentasen colarse en el barril de agua dulce.
.
Máquina de cortar berros:

Invento esta máquina para cortar berros. Seis miembros del personal de cocina y tres jardineros murieron en la demostración. Viendo los resultados, el Moro decidió darle un empleo diferente, la utilizó como maquinaria de guerra contra sus enemigos.


Su visión particular del protocolo en la mesa era un tanto peculiar.

“Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado”.
“No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo”.
“No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa”.
“No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos”.
“Tampoco ha de prender fuego a sus compañeros mientras permanezca en la mesa”.
“Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa”.

Leonardo tenia una personalidad ingeniosa se burlaba de todos. Sus supuestos consejos, estaban llenos de humor, como el de la utilidad del agua con brotes de col para limpiar la sangre de un asesinato en el mantel y el de su aversión a las cabras: “no hay sitio en mi cocina para cabras" decía. Si está viva es hedionda y todo lo devora, incluyendo mis mesas y bancos. Muerta es aún más hedionda. "Para deshacerte del hedor de la cabra, deshazte de la cabra”. También sostiene que la carne del león marino es “dura y maloliente” y que su invento de las servilletas se le ocurrió ante la visión de manteles que “parecen despojos de un campo de batalla”

Maquina de hacer espaguettis inventada por Leonardo.

Leonardo inventó la servilleta, creó los espaguettis tal como los conocemos hoy, a los que llamó “cordeles comestibles” (si bien su origen, es chino), y añadió un tercer diente al tenedor, para poder enrrollarlos más facilmente.

Fuentes: 

Ovejas Eléctricas

La cocina de Javi

Leonardo en la cocinaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: