12 febrero 2012

Las diosas romanas: ¡menudas peleas!

Para los romanos Minerva era la diosa de la guerra y del olivo. Pero ¿sabéis cómo nació? Resulta que Júpiter se fijó en una ninfa, Metis, y sin más, tan bella era, se la tragó. Eso a Júpiter le trajo un buen dolor de cabeza, ¡cómo no! Así es que le pidió ayuda a Vulcano, dios del fuego y los metales, y éste no corto ni perezoso le abrió el cráneo con su hacha. Y del cráneo surgió Minerva completamente protegida y armada. Pero a raíz de una pelea entre ella y Neptuno los dioses intercedieron y decidieron que quien hiciese el mejor regalo sería también el dios o la diosa protector o protectora de la ciudad. Neptuno ofreció un caballo y Minerva una rama de olivo. Los dioses consideraron que la rama de olivo era más útil para los ciudadanos y aí fue como se convirtió también en la diosa del Olivo.


De Venus, diosa del amor, de la belleza y la fertilidad y hace inmortales a los enamorados, hay teorías varias. Una de ellas cuenta que nació de los flujos espumosos tras la mutilación de Urano a manos de Saturno... Lo cierto es que Venus amó a numerosos dioses y a numerosos simples mortales a pesar de estar casada con Vulcano a quien engaño varias veces con Marzo, relación de la que nacería Rómulo. Una día, sorprendida por Vulcano en brazos de marzo, Vulcano los encarceló a ambos en una red. 

En cuanto a la diosa Luna, se tiró desde lo alto de su palacio después de saber que su hermano Helios había sido ahogado por Heridan. Por suerte los dioses decidieron colocarla en el cielo y convertirla en un astro, en respuesta a su piedad. 

Juno, símbolo del matrimonio, no es lo ue se dice una diosa pacífica. Montaba en cólera y tenía ataques terribles de celos contra las mujeres que cortejaba su hermano Júpiter. En fin. La historia de los dioses no es tan distinta de la historia de los simples mortales...

Las diosas romanas: ¡menudas peleas!SocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: