22 diciembre 2011

¡Qué porquería es el glóbulo! ¿Son sabios los niños?


José María Firpo ha sido, antes que nada, un maestro de escuela. Nació en Paysandú, Uruguay, y se graduó de maestro en 1938. A los 16 años se trasladó a Montevideo donde ejerció en diversas escuelas primarias de varones. Murió el 27 de agosto de 1970, entonces su ciudad natal lo homenajeó dándole su nombre a una escuela rural.
Su labor no terminó en el aula, sino que se extendió a la vida personal de sus alumnos, siguiendo sus pasos, gozando y sufriendo según fuera el azar de cada uno.
Su recopilación de los dichos y escritos de sus alumnos (y de sus padres) son el resultado tanto de la observación como del cariño. Hay en ellos un humor ya surrealista, ya grotesco, pero nunca arbitrario ni ofensivo. Podríamos decir que es un recopilador de la “sabiduría” infantil. 

Esta es una recopilación de varios libros de este maestro (nunca mejor dicho). Las ocurrencias de los niños son increíbles.

Animales vertebrados e invertebrados

Los animales se llaman quebrados si tienen güesos como ser el caballo, la vaca y el perro. Los caballos cuando son chicos maman como cuando nosotros eramos chicos. Yo no me acuerdo cuando era chico y mamaba, yo se por mi hermanito. Las aves no sacan crias como los gatos y las mujeres pero en cambio pueden tener muchos hijos si tienen muchos huevos en el nido. El lugar que las aves tienen hijos se llama nido, y donde tienen hijos las mujeres se llama cama, los perros en la cucha, y las vacas en el galpon. Los animales que se llaman interquebrados no tienen güesos, por ejemplo el caracol y los gusanos.

Los animales mamiferos son los que maman, corren, toman agua, comen pasto y tiran carros.

Si usted pone una vibora en el agua capaz que se ahoga y despues se muere. Un pescado apoya el craño y la cola en el vertebrado. La rana sirve para pedir agua cuando no llueve.

Si se pisa un caracol, la cascara lo mata.

Los peces se pueden morir en dos lados, en el agua si son viejos, y en la costa, porque el hombre los saca para hacer el alimento de la persona.

Mi agüelo me dijo que hay que poner la escoba atras de la puerta para que se vayan las visitas, y a los sapos hay que matarlos y ponerlos panza arriba para que llueva.

El cocodrilo es muy ligero en el agua, pero en la tierra no. Cuando el vicha a alguien en el agua, el tambien se sumerge y lo persigue, hasta que lo alcanza y se lo come, y si no lo alcanza, mala suerte.

La rana cuando es chica se llama reina cuajo, y cuando es grande, se le cae la colilla, y sale del agua y anda por ahi.

El pez es un animal que no es ni batracio, ni mamifero, ni nada; es pez. Los peces salen de los güevos que las madres ponen en unas ramitas o plantitas abajo del agua. Ellos para doblar no tienen patas sino que doblan con la cola.

Me gustaria ser pescado para explorar los barcos hundidos y contemplar algunos pescados raros que hay.

Las moscas

Es el primer bicho que le tengo rabia porque es asqueroso. A mi no me gusta ser mosca porque me perseguirian. En mi casa cuando me levanto de mañana hay como cincuenta moscas por todos lados.

Yo conozco un botija de 3º que las agarra a mordiscones en el aire.

La mosca camina por arriba de los muertos del cementerio; es asquerosa, sucia y es una porqueria y anda en los basureros y en los cuartos de baño.

A veces andan solas y a veces andan en barras. No son amigas de ningun otro animal. Algunos niños de esta clase se entretienen cazando moscas y mirando la luna. Es un molusco que siempre anda por el cielorraso.

Dicen los sabios que la mosca es el bicho mas sucio.

Cuando hace frio andan como idiotas o abombadas, y no van para ningun lado. A veces se suben a los cables de la luz y lo van dejando todo negro. Despues andan por la olla de la leche, y despues uno la tiene que tirar, porque si la toma, quien sabe que enfermedad barbara se agarra.

Las moscas recorren tranquilamente todo el Uruguay.

Es un animal repugnante porque se mete en la nariz cuando uno esta durmiendo la siesta muy tranquilo, y uno capaz que pega un salto en la cama, de la cosquilla.

Camina ligero y hace un zumbido raro al volar. Cuando se para arriba de una persona le hace cosquillas. Parece que tiene alas de nacar. Es livianita y caga en cualquier lado.

Antes que uno pruebe el postre, ellas meten microbios y nosotros los mandamos para los pulmones despues, y por eso quedamos tuberculosos.

Tienen patas chiquitas, son flaquitas, vuelan mucho y es muy dificil atraparlas. Corren lo mismo que nosotros. Las moscas pasan por al lado de la cara haciendo un ruido barbaro; se pelean muchas veces, pero no se caen. Son blanditas y se pueden cortar en muchos pedazos.

Las moscas vuelan todo el dia y joden mucho.

La mosca tiene como 10500 microbios en cada pata.

La mosca es un incesto.

Es un animal dañino y repugnante. Prueba todos los platos que se sirven. Cuando nos pica nos queda colorado, y chupa toda la sangre que le viene al alcance. Tiene dos alas finas igual que el mosquito. Atras tiene como una bolsa llena de sangre negra. Vuela con rapidez y agilmente, y pica y dispara con certeza. Cuando uno va a tomar el mate y pone el dulce en el pan o la manteca, la mosca acude inmediatamente. Y se posa con agilidad en el pan y se come todo lo que encuentra. Se posa en la pared como una raya parada.

A veces yo agarro y empiezo a repartir piñazos y cuando dejo algunas moscas abombadas, las agarro y las meto dentro de una botella y las empiezo a observar.

Yo digo, maestro, que hay que poner un letrero en la clase que diga: "Mate una mosca hoy".

La mosca es el peor insecto que te puede traer cualquier enfermedad.

La mosca cada vez que pone huevos pone 150. El que mata una mosca, mata 150 moscas.

Es un animalito muy sucio que causa muchas enfermedades, porque se para sobre todos los gargajos que puede.

La mosca es mas gorda que un mosquito. Anda por arriba de la basura y por arriba de las inmundicias, y despues viene y anda por arriba de la comida, por arriba del pan, y por arriba de la persona.

Cada vez que veo una mosca arriba de la mesa, me acerco despacito y le largo una trompada, pero ella se va y parece que dijera: "¡Ja,ja! No me podes agarrar".

Cuando uno esta durmiendo las moscas se paran arriba de uno, entonces agarro un diario, lo doblo y empiezo a matar moscas.

Ella tiene unos pelitos en las patas que le sirven para juntar microbios.

El Sol y la Luna

Para llegar al sol se demoran como 80 años y eso que uno va a 200 kilómetros por hora; y uno, si se pone a ir, se aburre, y a lo mejor, si va solo, no tiene con quién hablar, ni con quién jugar a la baraja, y si mira para abajo, capaz que se almarea y se desmaya.

Yo tengo un tío que siempre dice que se casó por culpa de la luna, y ahora la tengo que aguantar a ésta.

El sol es muy grande y tiene muchos rayos alrededor. Cuando sale, tenemos luz. El sol alumbra de día. Yo nunca vi salir al sol de noche. El sol tiene más luz que la luna porque de día podemos jugar a la pelota y de noche, no.

Si no fuera por el sol, no habría sombra para descansar cuando hace calor.

De noche, la luna es muy clarita, y va caminando y dando vueltas, y tiene 7 chivas. A mí me gusta mirar la luna todas las noches.

El sol es un astro poderosísimo, eso se puede comprobar porque si nosotros tenemos calor en la tierra, qué no será si tomamos un avión y subimos 10 o 20 kilómetros.

La tierra es un poroto al lado del sol.

A la luna no se puede llegar porque uno está acostumbrado a estar en el aire de Montevideo, y cuando llega a la luna, explota como un globo porque el aire allí es más débil.

Yo no podría vivir nunca en la luna porque el aire de aquí es más fuerte que el de allá, y si uno va, se le inflan todas las venas y revienta y se hace mil pedazos.

Cuando el sol sale parece una papa.

El sol le da fuerza a la luna para que nos alumbre la tierra de noche. Si no hubiera sol, la tierra tendría que ser alumbrada con bombitas.

A la luna nadie puede llegar y si llega no puede vivir, porque allá arriba hay otra clase de mofera. Y si uno se mete dentro de esa mofera, revienta en seguida.

La luna sigue a la tierra como un cachorro a su dueño.

Yo digo que si quisiéramos ir al sol tendrían que ir algunos sabios con chiquilines de 10 a 12 años, como nosotros. Entonces los sabios les van enseñando dónde tienen que ponerse cuando lleguen al sol, cómo tienen que hacer la casa, y el idioma que tienen que hablar allá, y eso; entonces cuando lleguen, los niños ya son hombres sabios, de tanto oír a los otros, y los sabios ya se murieron, y entonces cuando llegan, los entierran en el sol.

Diálogo entre un español y un indio

Un periodista de un diario, que viene con los descubridores, le pregunta cosas a los indios.
Periodista — Yo me llamo Ricardo, ¿y tú?
Indio — Yo me llamo Jorge Pérez.
— ¿Cómo llamas a la tribu cuando hay guerra?
— Con humo.
— ¿Y lo hacen en los toldos?
— No. Encendemos fuego en las montañas más altas.
— ¿Alguna vez peleaste en guerras?
— Sí. He peleado en varias.
— Gracias. Voy a mandar estas noticias. Hasta mañana.

En una bella tarde se encontraron en Méjico un español y un charrúa.
— ¿Cómo estás, hermano jefe?
— Aquí estamos, fumando un poco en la pipa de la paz, con los mejicanos.
— Te presento a mi amigo Julián.
— Tanto gusto. Tengo algunas reses para venderle.
— Si son del mercado negro, no te puedo revoliar.

— ¡Adiós! ¿Cómo te va, Ñangapiré?
— A mí, bien. Hoy ando fenómeno. Pero ayer estaba hecho un asqueroso. ¿Vamos a jugar a lo que quieras?
— Bueno. Vamos a jugar al blanco. ¿Qué te parece?
Y así pasaron un día feliz.

— Ustedes ser vencidos y estar a nuestra merced. Tú tener que hacerme caso.
— ¡Ja, ja! ¡Quién sabe! Yo primero consultar con mi sabio cacique. A lo mejor, haber guerra otra vez.
— ¡Pero nene! ¡Ya haber guerra y nosotros ganar!
— ¡Sí, nene! Pero yo ser indómito y lacónico.

Español — Voy a pasear.
Indio — Yo voy a tirar flechas.
— Voy a recorrer muchos países.
— Voy a cazar.
— Voy a adueñarme de muchos países.
— Yo voy a matar vacas.
— Yo voy a la guerra.
— Te voy a matar a flechazos.
— Yo te voy a degollar.
— Yo te voy a suicidar.
— Yo te mataré bien pero bien muerto.
— Te cortaré las orejas.
— Te voy a hundir de un cañonazo.
— Hasta luego.
— Hasta luego.

— Si la vista no me engaña, allá va un español corriendo una vaca. Lo voy a atajar.
— ¿Y aquel indio que viene allá, qué diablos quiere?
Llega el indio.
— Quiero pelear.
— Dejate de macanas, y anda a cocinar a tu tribu.
— ¡Maula!
— ¡Ah! Esto si que no lo aguanto. (Saca una pistola y lo mata.) Se la buscó.

— Queremos guerra.
— Nosotros también; hace tiempo que queremos guerra.
— ¿Empezamos el martes?
— ¡Ta!
— Ustedes no son malos tipos, pero cuando hace frío, bueno, bueno.

— ¿Aquí hay mucho oro?
— No tanto, no crea.
— ¿Y de dónde sacas que nosotros no encontramos nunca nada?
— Porque ustedes son muy bobos, por eso.
— Yo no me creo muy bobo. Ustedes lo deben tener escondido. Además hace poco que vivo en este barrio.
— Bueno, yo no te digo nada, y si no encentras oro, jodete.

— Vengo a civilizarte.
— Yo me civilizo si quiero.
— ¿No me digas? Ahora vas a ver.
— Bueno. Largame. No me agarrés.
— Es muy linda la civilización. ¡No seas bobol
— Bueno, bueno. No me jodas. Cambiando de tema, ¿cómo le llamas?
— A mí, mis compañeros me llaman Eloy.
— A mí, Percherón.
— ¿Sos guapo?
— Si queras, te muestro.
— Peleamos mano a mano.
— Mirá que tengo mucha puntería.
— ¿Sos guapo de veras?
— ¿Querés que te largue las boleadoras?
— No. Así no tiene gracia. Primero yo te largo un balazo.
— Yo tengo carne dura.
— ¡No importa! (¡Pum! Y le tiró el tiro, y así lo mató.)

— Aquí no queremos a los españoles.
— Nosotros no nos vamos ni que nos pongan la atómica.
— Nosotros los matamos a todos.
— Nosotros no queremos indios mugrientos en España.
— Nosotros no queremos españoles ladrones aquí.
— Cuando vayan a conquistar España, los vamos a sacar de pique.
— No ve que los indios somos mancos... No somos lagartos, que tenemos las manos atadas atrás. Nosotros tenemos armas secretas.
— Nosotros vamos a matar a todos los indios panza de agua que vayan.
— ¿Acaso nosotros no sabemos pelear con los contrarios?
— Nosotros somos guapos en España y donde quiera que sea sin ser España.
— Nosotros también somos guapos aquí y en varios países más que ya estuvimos. ¿Quieren guerra?
— Sí, queremos. ¿Y qué hay? ¿Qué mirás? Ustedes buscan guerra porque están en el país de ustedes.
— Y vos que te haces el guapo porque venís de España, gallego pichi!

— ¿Que hacés por Madrid, Abayubá?
— Nada. Ando de viaje por joda. Como Gaboto hablaba tanto de España, junté unos pesos y me vine.
— Te invito a ver torear. ¿Queros venir?
— Bueno.
— Apúrate que llegamos tarde.
— ¡Qué lindos toros! Me hacen acordar a los de allá.
— No te olvides que tenés que decir ¡Olé! ¡Olé! a cada rato, para que crean que sos español.

— ¡Eh, tú! ¿De qué raza eres?
— Soy de la raza humana, como tú. Lo que sí que yo me visto diferente. Por ejemplo, yo no uso escarpines. ¿Querés venir a mi choza a
comer pájaros asados?
— Bueno. ¿Por qué no nos vamos a dar una vuelta por mi país?
— Yo iría, pero mi patrona quién sabe si me deja.

— ¿Quién eres tú, que andas vestido con ese vestido tan raro?
— Soy español y ando ganándome la vida con Solís.
— ¿Por qué no ponés un boliche? Aquí no hay ninguno.
— Tenés razón, amigo indio. Menos lío. Abro una provisión, y me gano la vida con tranquilidad, y no con Solís que me paga solamente cuando
abordamos un barco, y eso que a veces los indios nos sacan de pique a flechazos.
— ¿Qué te parece si jugamos un poco y usamos tus flechas y tus boleadoras?
— Tamo. Primero le voy a pedir permiso a mi papá y después vamos a jugar tranquilos.

Bares y almacenes de mi barrio

El bar de la esquina de mi casa tiene vinos más viejos que la ruda. Yo a veces veo una botellas que hace como 3 o 4 años que están en el mismo lugar. Allí va un hombre que yo lo conozco, que le dice al dueño:
—"Me tomo ligero este vino antes que se vuelva cana".

Yo conozco una gallega ladrona que le roba pedacitos de cuero al zapatero, y hace cueritos para el primus y para la canilla, y los vende en el almacén del marido.

En el bar y almacén de la esquina de mi casa encontraron a un hombre desmayado, y el mozo le quiso echar agua fría para que reaccionara; y un cliente le dijo que no le echara agua fría que capaz que tenía fiebre y lo mataba, y entonces llamaron a la Asistencia. Y yo le
dije a mi papá que capaz que ese hombre se desmayó cuando se enteró que ese bar está en el mismo terreno que nació Artigas, que es en Cerrito y Colón, que es una cosa que hace dos meses que estuvimos estudiando en esta clase.

Los dueños de los bares son todos gallegos, y allí van a comer los empleados de los bancos todos los días, y el dueño les hace precio, cosa que si mañana o pasado precisan plata, van, y los empleados les hacen un préstamo de muchos millones.

Hay mucho bar por todos lados, y usted ve que de repente echan abajo una casa de familia, y hacen un bar, y en seguida se enllena de gente. Si no, cierra una farmacia, y se abre un bar; o si no, en la tienda que se fundió, abren otro bar; o agarran una casa vieja que nadie
quiere ir, y abren otro bar. A veces hay 4 bares en una esquina.

Una vez yo estaba mirando por la ventana y vi que llegó una camioneta azul al bar, y bajaron 5 cajas grandes. Al rato llegó un auto negro, y bajaron tres policías y se llevaron las cajas que los otros habían traído. Al rato viene una patrulla, bajan unos policías, y se llevan a tres
hombres de, adentro del bar. Y la gente en la calle seguía esperando a ver si pasaba algo más.

El gato

La principal costumbre de los gatos es ponerse a comer pollos del gallinero.

Mi gato se va para la casa de al lado todos los días, y no se a que va.

El gato tiene pezuñas. Tiene la costumbre de dormir arriba de una bolsa. Siempre anda con amigos.

Gatos hay en todos lados. Hay gatos hasta en Egipto.

Mi gato duerme afuera. No es amigo de otros gatos ni de los perros. Es bueno y siempre tiene ganas de pasearse por el patio y dormir arriba de la ropa limpia.

La parte mas útil del gato es la oreja.

El gato es un bicho mamífero. Es feo de cara cuando se enfurece.

Cuando los gatitos van a nacer, la gata primero apronta bien la cama para estar bien cómoda.

Los ojos de un gato son grises y relumbran mucho tanto sea de día como sea de noche.

Después que nacen los gatitos, la madre los transporta a otro lado de miedo a la enfermedad. Y tampoco le gusta que la gente los ande toqueteando.

En África hay muchas clases de gatos; gatos salvajes, monteses y también elefantes.

Si a mi un día me dieran un gato sarnoso lo tiraría.

Con las garras agarran la presa. Tienen un oído tan fuerte que apenitas sienten el paso de un ratón, esperan que salga de la cueva.

El gato es igual que el perro, que cuida la casa para que no haya ratones ni otros insectos.

Composición el gato. Yo una vez vi un gato en una película, que tenía que mandarse la parte de que era una pantera.

El gato si siente afilar un cuchillo va corriendo donde están afilando porque le pueden dar un pedazo de carne y también le pueden dar una patada si no cazó ratones.

Mi gato tiene la costumbre que cuando llega mi mamá se pasa maullando.

La profesión del gato es de comer ratones. La gata de mi casa comía todos los días un ratón, y después se puso tan delicada que comía solamente si le daban pescado.

El gato odia al ratón.

A mi gato le dicen "Chonine". Le gustan los tallarines. Debe estar enfermo de algo porque come y come y siempre está flaco. No es como otros que se van a cada rato de al lado de la cueva. Mi gato después que agarra un ratón lo masca muy poquito y se lo traga.

El gato es muy simple: tiene cabeza, bigotes, cuerpo, dos manos, dos patas, ojos, nariz y cola.

El gato vive en la ceniza. Tiene los ojos relumbrosos y cuando todos duermen, caza algún ratón y antes de comerlo lo pasea por todas las piezas.

Cuando un gato siente frío se pone al lado del primus.

Una vez maté un gato no se como.

Una vez agarré un gato y me araño. A veces cuando lo acaricio se calma y otras veces me araña.

Mi gato es muy peludo.

Mi gata anda en amores con el gato de don Luis que es el almacenero de la cuadra de mi casa.

El gato es libre.

El gato montes no toma leche porque se siente muy hombre.

Al gato por afuera se le ve lo siguiente: nariz, boca, cola, dos patas delanteras, dos patas traseras, las garras, las orejas, la cabeza, la piel, los ojos, las cejas, las pestañas y la pera.

Su olfato no es sordo.

A veces se va de noche y no viene hasta la seis de la mañana, y mi mamá dice que se va a entretener con otros gatos.

Mi gato anda con los gatos de los apartamentos 1, 2 y 3, y juega con los perros, y tiene un platillo para tomar leche. Nunca estuvo enfermo y nunca le pegamos, ni yo ni mis hermanos. Tiene la costumbre de jugar con todos los que se acercan. Después come y se va a acostar.

El gato de mi casa es muy lambeta y por eso esta tan flaco.

Algunos jodidos los corren y no los dejan dormir ni comer tranquilos.

Usted, un suponer, suelta un gato, y lo primero que hace es ir hasta la esquina, mirar para todos lados y mover la cola.

Una gran costumbre de los gatos es tener hijos.

A veces forman bandas de gatos y entonces salen a cazar ratas y ratones y todo lo que encuentran.

Uno llama al gato y el viene con su paso despacito. A veces se pelea con los amigos para que no le quiten la comida y queda lleno de rajuñones.

Hay muchas clases de gatos: hay gatos caseros, gatos atorrantes, gatos cazadores, gatos mimosos y esetera.

El gato tiene un oído tan fino que si esta dormido y uno amontona unas latas y les pega una patada bien fuerte, el pega un salto para
arriba.

Cuento sobre un gato. Una vez yo tenía un gato y se me murió.

Para descargar: ¡Qué porquería es el glóbulo! desde aquí.

Fuentes:
http://letras-uruguay.espaciolatino.com/firpo_m/index.htm
http://www.letropolis.com.ar/2005/09/10_firpo.htm 

¡Qué porquería es el glóbulo! ¿Son sabios los niños?SocialTwist Tell-a-Friend

1 Deja un comentario:

ALEIVE dijo...

www.radiociaapopa.ya.st