19 febrero 2011

¡A teñir con tintes naturales!


Os sorprenderá saber que hasta la cáscara de la cebolla sirve para teñir tejidos. La cáscara de la cebolla, blanca o roja, erizos de castaño celidonia, hojas de prunolíquenes, cúrcuma, lombarda, agallas de roble, té, café, remolacha, espinacas...

Un poco de historia
Las plantas se usan en la tinción de tejidos desde tiempos muy remotos.
Los babilonios, los sirios, los egipcios y los hindúes ya usaban plantas para teñir tejidos.
Los primeros restos de tejidos aparecieron en Egipto y datan del año 2000-3000 a. c.
También en la Edad Media han aparecido restos de tintorería.
Otro ejemplo son los Chinos que usaban tientes, obtenidos de la cochinilla que da un color rojo brillante y la planta del Índigo que da un color azul añil, desde el año 2000 a. c.

Una tinción profesional
Aunque algunas sustancias tiñen el tejido sin más, hacerlo bien requiere que empleemos también otras sustancias como son los mordientes: cremor tártaro, alumbre y sosa de lavar que conseguiremos en droguerías especializadas.

El término "mordiente" proviene del verbo latino "mordere" que significa morder en el sentido de asir o fijarse en una cosa. El "asistente" es la sustancia que se emplea con el mordiente para reforzar su acción. Las fibras se tratan con mordientes para permitir que los colores aplicados se fijen permanentemente. Es tan importante como el mismo proceso de teñido, ya que sin un mordiente adecuado los colores ofrecen un aspecto pobre y desigual. Se emplean diversas sustancias como mordiente; algunas son totalmente seguras, pero otras requieren un manejo más cuidadoso. El tipo de tinte y mordiente que debes escoger dependerá del color y tono que desees y de la clase de fibra que vayas a emplear. Descubrirás que con un mismo tinte se pueden obtener distintos colores y tonos, en función de la sustancia utilizada como mordiente.

Equipo protector
Antes de empezar debes hacerte con los artículos que siguen, y no olvides usarlos durante todo el proceso de teñido.

- Agarraderas para las cazuelas. Las agarraderas con aislante o los guantes para el horno serán muy útiles para sostener las cazuelas curado estén calientes.
- Delantal. Lleva siempre un delantal puesto, preferiblemente plastificado, para proteger la ropa.
- Guantes de goma. Algunos mordientes y asistentes son irritantes, otros además resultan tóxicos. Usa siempre un par de guantes de goma como protección y también para no teñirte las manos.
- Mascarilla. Ciertos productos químicos empleados para teñir emiten vapores tóxicos, y los mordientes, tintes y asistentes en polvo fino puede ser irritantes. Con una mascarilla evitarás su inhalación, medida especialmente importante para los asmáticos.

Recomendaciones
- Sigue siempre las recomendaciones del fabricante de los productos que adquieras.
- Guarda todos los tintes, mordientes y asistentes en envases claramente etiquetados, en lugares lejos de la comida y del alcance de niños y mascotas.
- No comas ni bebas mientras estés trabajando con estos productos.
- Reserva las ollas y cazuelas sólo para los mordientes y tintes, y nunca uses las mismas para cocinar alimentos. Tápalas para reducir las emanaciones de vapores.
- Algunos tintes y mordientes son irritantes y tóxicos, y debes manejarlos con extremo cuidado.
- Todas las sustancias en polvo, sean o no tóxicas, pueden causar daños si se inhalan.
- Hay mordientes que emiten vapores tóxicos cuando hierven. Nunca sobrepases el punto de ebullición (88 °C-190 °C, como máximo) con el mordiente y trabaja siempre en un lugar ventilado.
- Cuando trabajes con mordientes y asistentes no olvides usar guantes de goma y una mascarilla, y evita el contacto con la piel y los ojos.
- Consulta al médico si alguna sustancia te salpica en los ojos.
- No tirar los baños con mordientes por el sumidero del lavabo o del fregadero. Las soluciones con mordientes, después de su uso, pueden eliminarse por el inodoro con abundante agua (nunca por el sumidero de la cocina). De este modo se evita salpicar las zonas donde se preparan los alimentos. Las soluciones usadas de tintes y mordientes con restos de alumbre, cobre, hierro o tanino pueden echarse sobre la tierra, pero bien lejos de pozos y tanques de agua potable, así como de los lugares de juego de niños y mascotas. Todas esas sustancias abundan en la naturaleza y son empleadas por los jardineros.

Preparación del tinte
- Preparación del baño de tinte: Hervir durante 45 minutos el producto vegetal en agua, dejar enfriar y colar. Pesamos 30 g de materia vegetal por cada 100 g de tejido a teñir.

- Preparación del mordiente: a) 8 g de alumbre + 7 g de cremor tártaro b) 25 g de alumbre + 6 g de sosa de lavar En los dos casos se disuelven en agua caliente, a continuación se añade agua fría y se introduce el tejido húmedo elevando la temperatura hasta los 82 ºC. Dejamos enfriar en el mordiente durante toda la noche, para que se impregne bien el tejido y enjuagamos antes de teñirlo.

- El teñido: Cuando el baño de tinte está frío introducimos el tejido húmedo y aumentamos despacio la temperatura hasta alcanzar los 82 ºC, mantenemos hirviendo durante 30 o 40 minutos y retiramos el tejido; también lo podemos dejar enfriar en el tinte, variando estos tiempos conseguimos un color más o menos intenso.

- Enjuagado y secado: Enjuagamos el tejido varias veces con agua para eliminar el exceso de tinte y secamos.

Fuente jpimentel

¡A teñir con tintes naturales!SocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: