21 septiembre 2010

Pasar de primaria a la secundaria


El sistema educativo en España se subdivide en ciclos: educación infantil, primaria, ESO y COU. La primaria dura 6 años con lo cual los niños llegan a la ESO (equivalente en otros países a la secundaria) con 12 años y no con trece.

Como explica muy bien el blog Eduideas: "Se pasa de un enfoque globalizado, con pocos profesores que están muchas horas en el aula, a un modelo de asignaturas sin apenas contacto entre sí y con muchos docentes (por no hablar de las bajas encadenadas y sustitutos varios). El nivel de exigencia aumenta y cambia la metodología ..." Es decir, durante la primaria los niños tienen una sola maestra para las materias troncales y otros profesores para música y gimnasia y actividades extraescolares u optativas. El paso de la primaria a la ESO en la que se encuentran con un panel completo de profesores uno por asignatura es por conisguiente, brusco.

¿Están los niños preparados para dar este paso? Leemos en Eduideas: "... los tutores de ESO denuncian que los niños comienzan la etapa con bajo nivel, hasta un 23% tiene carencias importantes y se nota mucho el centro adscrito del cual provienen. Se le suma el caos de la adolescencia, las compañías de los mayores y el desencanto que produce el instituto: la mayoría de alumnos reconocen que la secundaria no es lo que esperaban .... Muchas veces hay que empezar a afianzar hábitos y conceptos básicos que deberían estar asentados y comienza la cadena de culpas entre profesores.

Si en el tercer ciclo de primaria no se tiene un autoconcepto positivo, no se domina la comprensión lectora y no se suele hacer deberes en casa, hay más probabilidades de fracasar."

Pero más allá de la preparación formal, habría que tener en cuenta la preparación emocional de los niños. De encontrarse arropados por su maestra que los sigue de cerca, se encuentran algo desolados ante tantos profesores tan distintos unos de otros, interesados más en impartir su asignatura que en prestar atención al desenvolvimiento de los niños de forma individualizada. También desparece el seguimiento respecto de los hábitos de estudio, porque se supone equivocadamente, que los han adquiridos en la primaria.

Conclusión: muchos niños llegan a la ESO asustados. No necesariamente porque no estén preparados en cuanto a su nivel o cpacitación para dar el salto, sino porque no se los ha preparado afectivamente para ello. No somos los padres quienes debemos advertir a los niños de lo que el paso de la primaria a la secundaria significa, sino los maestros. Si lo hicéramos los padres, simplemente conseguiríamos asustarlos más cuando la realidad es que la secundaria en muchos sentidos es más interesante que la primaria. Es un preiódo de muchos avances, de muchas novedades, es el ciclo en el que se dspiertan vocaciones y se descubren profesores excelentes, otros más mediocres, y se desarrolla como consecuencia de ello el espíritu crítico.

En Eduideas proponen estas soluciones:

- una coordinación estrecha entre sexto de primaria y los tutores de primer ciclo de ESO, que no se limite a un informe de paso de etapa sino a unas reuniones periódicas para unificar criterios
- aumentar el nivel de exigencia en primaria y corregir las carencias de nivel desde el momento en que se manifiestan, no esperar "porque son pequeños" o porque aún no es grave
- trabajo decidido sobre la comprensión lectora y el léxico de los alumnos, para darles el bagaje imprescindible para la secundaria
- más formación de los maestros: somos el país de Europa que menos dedica a Magisterio (veremos qué ocurre con los nuevos planes de estudios) y el que menos horas tiene de formación en materias instrumentales
- refuerzos extraescolares para los alumnos con dificultades
- centrarse en hábitos: presentación adecuada, deberes diarios, gestión del tiempo, potenciación de la memoria, juegos que requieran pensar
- ayudar a los padres también a pasar adecuadamente la etapa, para que no desaparezcan de los centros en la secundaria

Yo añadiría charlas entre los maestros de la primarias con sus alumnos sobre el tema y también con profesores de la ESO para evitarles a los niños el encontronazo con un ambiente tan distinto al que están acostumbrados. No todos los niños están preparados para "crecer de repente".

Pasar de primaria a la secundariaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: