29 junio 2010

Niños jardineros


Esta vez no hay excusa. Plantar semillas y obtener preciosas plantitas, algunas con flores, es una tarea muy sencilla.

Patatas y boniatos
Cogéis una patata o un boniato, los pincháis con cuatro palillos de los dientes, uno de cada lado a la altura de la mitad y colocáis la patata o el boniato suspendidos de los palillos dentro de un vaso de cristal o frasco con agua, sumergidos 3 centímetros. Siempre que no se trate de una fruta congelada, obtendréis una bonita planta. Cuando los tallos comiencen a brotar añadid unas gotitas de fertilizante una vez al mes ya que la planta durará siempre que el tubérculo tenga reservas para alimentarla.

Hueso de aguacate (palta)
Se procede como con la patata y el boniato, pero sumergís el hueso solo medio centímetro para que no se pudra. Al cabo de un mes el hueso se quibra y asoman las primeras raíces. Luego aparece el tallo que puede crecer desmesuradamente. Cortad la punta del tallo dos centímetros para favorecer la ramificación y obtener una planta frondosa.

Semillas de cítricos
Enterrad pepitas de naranjas, limones, ponleos, mandarinas, a un cm más o menos en un semillero con buena tierra de cultivo. Regar bien y colocar cerca de una ventana soleada. Al cabo de un mes aproximadamente aparecen las plátulas que son bastante frágiles. Una vez empiecen a desarrollarse, las transplantáis a una maceta algo mayor.

Dátiles
Se procede como con los cítricos. Obtendréis una preciosa palmera datilera.

Niños jardinerosSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: