24 mayo 2010

No a la gastroenteritis en verano


La gastroenteritis es una inflamación de la membrana interna del intestino causada por un virus, aunque también puede tener otros orígenes. El Dr. Camilo Mendieta, pediatra, especialista en terapia intensiva, explicó por qué es peligrosa la gastroenteritis en verano, las causas y cómo debemos prevenir su aparición.

por Mirtha González Schinini / ABC

–¿Cómo saber si estamos ante una gastroenteritis?

–Para hablar de gastroenteritis tienen que aparecer vómitos, diarrea y fiebre. La pérdida de líquidos corporales por gastroenteritis puede ser rápida y severa, especialmente en casos de infecciones por rotavirus. Recordemos que el rotavirus produce vómito y diarrea. Puede llevar a un estado de shock, si no se maneja adecuadamente.

–¿Cuál es el principal peligro?

–El peligro principal es la deshidratación, que si es severa puede poner en peligro la vida del niño.

–¿Cuáles son las previsiones a tener en cuenta?

–En casa la mamá y papá tienen que tener buena higiene de las manos antes de preparar los alimentos, y consumir de preferencia alimentos recién elaborados o bien refrigerados.

En los menores de un año es importante la lactancia materna, ya que tiene efecto preventivo contra infecciones, debido a que contiene inmunoglobulinas, que son sustancias que defienden el cuerpo contra el ataque de diversos tipos de gérmenes. En caso de que la alimentación sea con mamaderas, la esterilización diaria de las mismas es fundamental para evitar contaminaciones.

Existen esterilizadores en el mercado, otro método es hervirlas durante 10 minutos. Los biberones se deben cepillar para que no queden restos de leche dentro de la mamadera porque son caldos de cultivo para los microbios. Idealmente debe utilizarse una sola vez cada mamadera, y luego volver a esterilizar.

–¿Puede enmascarar a una gripe o dengue?

–Puede, aunque no es lo más frecuente. Ni el dengue, ni la gripe inician como gastroenteritis pura. Siempre hay otros síntomas acompañantes que denotan una enfermedad diferente. La apendicitis aguda, hepatitis, e infección de vías urinarias son las enfermedades que más pueden simular una gastroenteritis. Ante la duda debe consultar inmediatamente a un profesional.

–¿Qué recomienda a los padres y cuidadores?

–La gastroenteritis abunda en épocas de verano, por lo cual, además de las medidas de higiene mencionadas, se debe evitar contacto del niño enfermo con otros niños para así disminuir la diseminación de la enfermedad. Si el niño hace natación evitar que ingiera agua de la pileta, y para los lactantes que empiezan a gatear mantener lo más limpio posible el ambiente donde el niño gatea.

¿Qué debemos hacer?

Cuando hay diarrea y vómito:

- Ofrecer al niño o niña más líquido que lo habitual. Los alimentos sólidos pasan a segundo plano mientras dure el cuadro.

- En caso de trasladarse por vacaciones a otro lugar, realizar los mismos cuidados que en el hogar, y tratar de consumir agua mineral, de ser posible. Evitar agua no potable (arroyos, tajamares, pozos.)

- Lo ideal es administrar suero rehidratante oral, en pequeños volúmenes después de cada evacuación si lo que predomina es la diarrea.

- Si hay vómitos debe suprimirlos administrando antieméticos, por vía oral, o inyectable. Si esto no surte efecto más o menos en un lapso de dos a tres horas, entonces se debe consultar al pediatra.

- Algunos cuadros de rotavirus en dos o tres deposiciones hacen que el niño elimine un litro de líquido. Si el niño vomita se le da una dosis de antiemético oral, si vomita nuevamente antes de que hayan pasado 30 minutos se puede repetir la dosis por vía oral.

En caso de que el niño vuelva a vomitar en un corto lapso de 30 minutos se pasa a medicación inyectable para tratar de cortar los vómitos. Si a pesar de ello siguen los vómitos se indica internación para administrar suero por vía intravenosa.

Cómo alimentarse

- Se recomienda consumir muchas frutas y verduras, en cuanto a alimentos elaborados es mejor optar por los de reciente cocción, evitar guardarlos por mucho tiempo (más de 24 horas).

- Hay que disminuir al máximo aquellos alimentos que contengan huevo en su composición. Dos a tres horas a temperatura ambiente bastan para que se contaminen, por ejemplo, la mayonesa.

No a la gastroenteritis en veranoSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: