27 abril 2010

Los roperos que inspiraron al autor de Las crónicas de Narnia

Antes de que se inventaran los closets, donde hoy colgamos nuestra ropa, nuestros antepasados guardaban sus pertenencias en baúles, cómodas y roperos. Estos últimos eran unos muebles gigantescos, generalmente de fina madera, con o sin espejos. Ideales para los niños que jugaban a las escondidas, aunque un poco siniestros, por lo oscuro de su interior.

¿Cómo Lucy no iba a sentir curiosidad, entonces? Porque Lucy y sus hermanos habían llegado a la misteriosa casa de campo de un profesor, huyendo de los bombardeos alemanes que destrozaban Londres, en plena Segunda Guerra Mundial.

Edmundo, Lucy, Peter y Susan Pevensie, como muchos otros niños ingleses, habían sido enviado por sus papás lejos de los peligros de la capital. La inmensa casa del profesor quedaba en pleno campo. En ese lugar, en una de las habitaciones, hay un antiguo ropero...En su interior cuelgan numerosos abrigos de piel...Al fondo está Narnia, un mundo fantástico, distinto, lleno de personajes extraordinarios, conocidos y misteriosos a la vez.

Como parte de uno de sus juegos, los niños descubren en este viejo ropero una puerta a este mundo llamado Narnia. En ese lugar los animales hablan, pero se vive un eterno frío, debido al malvado reinado de la Bruja Blanca, que ha sumido a Narnia en un invierno que durará 100 años.

Pero una predicción cuenta que cuatro humanos ayudarán al Rey de este mundo, el león Aslan, a romper el hechizo. De esta forma, los niños se convierten en parte de una profecía que los anunciaba como salvadores de aquel lugar al que se llega a través del ropero. Por eso, ahora deben encontrar al león y enfrentar a la bruja en una batalla nunca antes vista.

Lucy - la menor de los cuatro - será la primera en cruzar el famoso ropero en "El león, la bruja y el ropero", la primera de las historias de Las Crónicas de Narnia, creadas y escritas por el autor británico Clive Staples Lewis (C.S. Lewis).

Los famosos armarios de C. S. Lewis

¿Por qué a C.S. Lewis se le ocurrió que esta historia sucediera al otro lado de un ropero?. Muy simple: él tenía dos.

¡Claro!, y recientemente fueron encontrados en Estados Unidos, luego de ser comprados en subastas en Inglaterra.

De acuerdo a lo que escribió el periódico inglés Daily Telegraph, uno de los dos roperos terminó en la escuela cristiana de Westmont, en Santa Bárbara, California, luego de ser subastado en la década de 1970 por 50 dólares.

Se trata de un armario de diseño simple, confeccionado con madera de pino. Por supuesto, pertenecía al autor de "Las Crónicas de Narnia", quien lo había trasladado desde su vivienda en Belfast, en Irlanda del Norte, hasta su última propiedad en Oxford, en el centro de Inglaterra, donde trabajaba como profesor. Hay que recordar que C. S. Lewis nació en Belfast, pero años más tarde se trasladó a estudiar y trabajar a Oxford, lugar donde permaneció hasta el día de su muerte.

El segundo de los roperos es más elaborado, con detalles antiguos y de madera oscura, y fue comprado por el profesor Wheaton en 1973, por lo que hoy se encuentra en la escuela Wheaton de Ilinois.

Y eso no es todo lo que existe de C. S. Lewis en la escuela Wheaton, ya que esa institución también posee su mesa de trabajo, y alrededor de dos mil de sus cartas personales... ¡imagínate!.

Sin embargo, lo más famoso es el ropero. Heidi Truty, archivista de esa escuela, ha contado que cuando los padres de los alumnos llegan por primera vez a la escuela, lo primero que preguntan es "¿dónde está el famoso ropero"?.

No obstante, Paul Delaney, profesor de inglés de la escuela Westmont, ha declarado que no es posible determinar con seguridad absoluta si los roperos fueron los que inspiraron a Lewis, pero sí aclaró que, definitivamente, se encontraban en la casa del escritor.

Además, dijo que los roperos coinciden con las descripciones del autor en su famoso libro, y que el armario sirvió también como inspiración para el mueble mágico que Lewis describe en el cuento "El león, la bruja y el ropero".

La serie de Narnia, publicada entre 1950 y 1956, surgió en momentos en que Lewis sufría de un agotamiento físico y cuidaba a un hermano alcohólico, Warren, y a la madre de un amigo que había muerto.

Los libros son considerados clásicos de la literatura infantil y se han vendido ¡más de 85 millones de ejemplares!

Descárgate de aquí la serie completa de Las Crónicas de Narnia:

237 Las crónicas de Narnia 1 El león la bruja y el ropero C.S. Lewis (538 Kb) Formato Pdf
238 Las crónicas de Narnia 2 El príncipe Caspian C.S. Lewis (361 Kb) Formato Word
239 Las crónicas de Narnia 3 La travesía del explor. del amanec. C.S. Lewis (833 Kb) Formato Word
240 Las crónicas de Narnia 4 La silla de plata C.S. Lewis (1094 Kb) Formato Word
241 Las crónicas de Narnia 5 El caballo y su niño C.S. Lewis (635 Kb) Formato Word
242 Las crónicas de Narnia 6 El sobrino del mago C.S. Lewis (950 Kb) Formato Pdf
243 Las crónicas de Narnia 7 La última batalla

Fuente: familia.cl

Los roperos que inspiraron al autor de Las crónicas de NarniaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario:

ANUNCIOS