29 marzo 2010

Mi niño no respira bien


Respirar es lo primero que hacemos cuando venimos al mundo. Respiramos de forma inconciente, lo mismo que nuestro corazón late sin que seamos concientes de ello, o lo mismo que parapadeamos. Sin embargo muchas veces no respiramos bien. Puede ocurrir que un niño no quiera meterese al agua, o no quiera participar en juegos y maratones, y el problema puede que sea que no regula bien su respiración. En ocasiones la mala regulación es causa de estrés. El cuerpo necesita oxígeno para llevar a cabo sus funciones naturales, para pensar, para resolver problemas e incluso para relajarse. Cuando estamos estresados respiramos con mayor rapidez. Tomamos aire en menor cantidad pero más deprisa y con menor profundidad. Seguimos tomando el oxígeno que necesitamos, pero el organismo consume más energía de lo que haría normalmente. Si hay problemas al respirar hay maneras de aprender a regular el ritmo respiratorio o, en ocasiones, tratar un problema orgánico.

- En niños muy pequeños, es necesario comprobar la perfecta permeabilidad de las fosas nasales. La parte de atrás de la nariz se abre a la rinofaringe por las llamadas coanas. Al nacer puede que exista una falta de perforación de estas coanas, lo que puede hacer que el niño no respire bien (si aparece de forma unilateral), o producir una urgencia si es bilateral (los recién nacidos no saben respirar por la boca).

- Desviación del tabique nasal por golpe o traumatismo en el parto.

- En la nariz existen una estructuras (los cornetes), que ayudan a acondicionar el aire que respiramos. Estos cornetes pueden verse aumentados de tamaño por una variación anatómica, o bien, como reacción a diferentes procesos: rinitis alérgicas, perennes, cuadros catarrales...

- Los cuadros catarrales llenan la nariz de secreciones que si no son lavados adecuadamente van a producir una insuficiencia respiratoria transitoria en los mismos.

- La parte de detrás de la nariz puede verse tapada literalmente por el crecimiento del tejido adenoideo (adenoides o vegetaciones), produciendo un obstáculo mecánico a la ventilación.

Para atajar las consecuencias de estos problemas conviene acudir al otorrinolaringólogo. Más información: Salud Infantil

Mi niño no respira bienSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: