19 enero 2010

Calvin y Hobbes


¿Quién no los conoce? Calvin es un niño de seis años que vive sus aventuras y desventuras junto a su inseparable mejor amigo: Hobbes, un tigre de peluche que cobra vida solo en su imaginación. Las tiras tratan en general de gamberradas de nuestro protagonista -a menudo increiblemente ingeniosas-, de su convivencia con sus padres, con su vecina (y compañeros de clase) Susie, su profesora o su niñera, o de sus reflexiones sobre diferentes temas de su vida diaria.

Realizada entre 1985 y 1996 por Bill Watterson, Calvin y Hobbes está considerada unánimemente como una de las mejores y más imaginativas tiras de prensa de la historia. Se ha llegado a publicar en 1800 periódicos alrededor del mundo, y ha llegado a ser la cuarta tira más extendida en Estados Unidos -el país por excelencia de las tiras de prensa-, después de Peanuts (conocida en España como Carlitos y Snoopy), Garfield y Blondie. Además, Bill Watterson ganó por Calvin y Hobbes por dos años casi consecutivos (en las ediciones de 1986 y 1988) el prestigioso Premio Reuben de la National Cartoonist Society, el galardón más importante en EEUU dentro del dentro del campo de las tiras de prensa y que casi nadie ha conseguido recibir más de una vez.

William B. Watterson (Washington D.C., EEUU, 1958) comenzó a publicar Calvin y Hobbes el 18 de noviembre de 1985 comenzó y al año siguiente se convirtió en la persona más joven en ganar el prestigioso Premio Reuben de la National Cartoonist Society en la categoría de "Outstanding Cartoonist of the Year", premio que volvería a ganar en 1988. A pesar de realizar una de las tiras más populares del país, Watterson la abandonó descontento por el funcionamiento de los sindicatos de distribución que manejan el negocio de las tiras de prensa en EEUU (con los que ya había tenido varios roces), y cansado de las restricciones del formato (de las que ya se había intentado desmarcar parcialmente en 1992, abandonando el formato tradicional de la tiras dominicales que imponen los sindicatos, lo que le permitió realizar expermientos narrativos y tener mayor margen para su creatividad) . Desde entonces vive retirado y supuestamente iba a preparar un nuevo proyecto relacionado con el cómic, pero (lamentablemente) no ha producido ninguna nueva obra hasta la fecha.

En palabras del autor

Calvin haciendo muecas. Un pequeño ejemplo del prodigioso dominio del lenguaje corporal y la expresividad facial del que hace gala el autor.

"Tres tiras de prensa han supuesto una tremenda inspiración para mí: Peanuts, de Charles Schulz; Pogo, de Walt Kelly; y Krazy Kat, de George Herriman. Cada una tiene sensibilidad distinta, pero todas me ayudaron a descubrir hasta donde podían llegar las tiras de prensa. Funcionan a distintos niveles, y entretienen mientras tratan de las cuestiones básicas de la vida. Y, lo más importante, es que las tiras sólo reflejan puntos de vista personales sobre el mundo. Muestran que los cómics pueden ser vehículos de un arte serio y maravilloso, una forma de comunicación inteligente. Son el ejemplo que he querido seguir."

"Calvin recibió el nombre de un teólogo del siglo XVI que creía en la predestinación. Mucha gente cree que Calvin está inspirado en un hijo mío, o que se basa en recuerdos detallados de mi propia infancia. En realidad no tengo hijos, y fuí un niño bastante tranquilo y obediente, casi lo contrario que Calvin. Una de las razones que hace divertido escribir el personaje de Calvin es que, a menudo, no estoy de acuerdo con él. Calvin es autobiográfico en el sentido de que piensa sobre los mismos temas que yo, pero en esto, Calvin refleja más mi madurez que mi infancia. Muchos de los conflictos de Calvin son metáforas de mí mismo. Sospecho que muchos de nosotros envejecemos sin crecer, y que dentro de cada adulto (a veces muy adentro) hay un crío que quiere que todo se haga a su manera. Utilizo a Calvin como salida a mi inmadurez, como una forma de mantener mi curiosidad por la naturaleza, como una forma de rediculizar mis propias obsesiones, y como una forma de comentar la naturaleza humana. No querría tener a Calvin en mi casa, pero en el papel, me ayuda a sortear y entender mejor mi vida."

"Hobbes recibió el nombre de un filósofo del siglo XVII que tenia una visión negativa de la naturaleza humana. Hobbes está inspirado en uno de nuestros gatos, uno gris atigrado al que llamábamos Sprite. Sprite no sólo me proporcionó el largo cuerpo y las características faciales de Hobbes, también fue el modelo de su personalidad. Era bonachón, inteligente, amistoso y entusiasta. Sprite me sugirió la idea de Hobbes saltando sobre Calvin al llegar a casa. En la mayoria de las historias de animales, el humor procede de su comportamiento humanizado. Por Supuesto, Hobbes camina erguido y habla, pero trato de conservar su lado felino, tanto en su porte físico como en su actitud. Su reserva y tacto me parecen muy gatunos, con su apenas contenido orgullo de no ser humano. "

"Al igual que Calvin, a menudo prefiero la compañia de animales a la de la gente, y Hobbes es mi idea de amigo ideal. El llamado "truco" de mi tira -las dos versiones de Hobbes- suele malinterpretarse. No pienso en Hobbes como un muñeco que cobra vida milagrosamente cuando aparece Calvin. Ni tampoco pienso en Hobbes como un producto de la imaginación de Calvin. La naturaleza de la realidad de Hobbes no me interesa. Calvin ve a Hobbes de una manera, y todos los demás lo ven de otra. Muestro dos versiones de la realidad, y cada una tiene sentido para el participante que la ve. Creo que es así como funciona la vida. Todos no vemos el mundo de la misma manera, y eso es lo que dibujo en la tira. Hobbes trata más sobre la naturaleza subjetiva de la realidad que sobre muñecos que cobran vida. "

"Al principio, los padres de Calvin fueron criticados por los lectores por ser poco cariñosos e innecesariamente sarcásticos.(El padre de Calvin ha señalado que lo que realmente quería era un perro). Creo que era poco frecuente que una tira se centrara en los aspectos exasperantes de los niños sin dejar mucho lugar al sentimentalismo. Normalmente sólo vemos a los padres de Calvin cuando reaccionan ante él, por tanto como personajes secundarios. He tratado de hacerlos más reales, con un razonable sentido del humor sobre lo que supone tener un hijo como Calvin. Creo que lo hacen mejor de lo que lo haría yo."

“Cuando encuentro un tema, lo observo a través de los ojos de Calvin. La personalidad de Calvin abre todo un abanico de posibles reacciones ante cualquier tema, así que me pongo en su lugar para saber lo que él haría.” Puedes leer más en la Guía del Comic.

Calvin y HobbesSocialTwist Tell-a-Friend

2 Deja un comentario:

Maria dijo...

que casualidad...mi niño encanta Calvin y Hobbs y nunca pensé en ver si estan traducidos en español...gracias otra vez!

Lara dijo...

gracias a ti, María, por pasarte y comentar!!