16 noviembre 2009

Cuando los profes saben menos que los alumnos...


Hasta ahora, el día a día de una clase se desarrollaba de forma sencilla. Un profesor, de cara a sus alumnos y sentado tras su mesa, explicaba la misma lección a todos y cada uno de ellos de forma expositiva. Un mismo temario, una misma idea. Él relata, ellos escuchan, comprenden y aprenden.
FUENTE | La Razón digit@l 16/11/2009

Este sistema funciona en las escuelas desde hace más de 150 años gracias a la Ley Moyano, una norma que pretendió acabar con el alarmante analfabetismo del país para dar a los hijos de la industrialización unos conocimientos básicos. El objetivo era uniformar conocimientos ante una sociedad que crecía desmesuradamente.

Hoy las aulas ya no son lo que eran y el conocimiento de los alumnos tampoco. Los docentes no se encuentran con chavales que apenas saben leer, sino con hábiles aprendices de «hacker», adictos a la virtualidad de Facebook o al inmediatismo del aquí y ahora de Twitter. Una situación que desborda a unos profesores que beben de otras influencias y que ahora asumen sus temarios a través de la digitalización.

«No se trata de hacer un cambio tecnológico, sino metodológico. El problema reside en que el 94 por ciento del profesorado sigue dando clase de forma expositiva», explica Enric Juan, desde la editorial Santillana. «Hemos llegado a una generación de alumnos que saben más que los profesores, unos docentes que se ven apurados por la digitalización», relata. Según cuenta, en Suecia se ha dado el caso de «retirar» los ordenadores «por no asumir los cambios metodológicos». Todas las críticas apuntan al currículum actual y la urgencia de cambiar las competencias y la forma de dar clase. «La digitalización se ha hecho de forma pasiva, sin cuestionar como está el resto de Europa y con un coste económico que ha recaído directamente sobre las familias», apunta Enric Roca, coordinador de Edu21 y profesor de Pedagogía de la UAB.

Al otro lado de la balanza está Jean Ives Charlier, directivo de Promethean, una empresa que aplica la tecnología en el aula en más de 100 países y que cuenta con un foro en Internet donde los docentes pueden intercambiar más de 15.000 lecciones. «Los docentes han de estar altamente preparados, son la clave del sistema. La tecnología es importante, pero sólo representa una ínfima parte del sistema porque no tiene el valor humano».

Según explica, un estudio de la institución estadounidense Mazzaro demostró que la digitalización de los centros reduce el fracaso escolar en un 20 por ciento. ¿El futuro? «Lecciones personalizadas. Habrá elementos comunes pero se potenciarán las cualidades personales».

Autor: Noelia Ramírez

Cuando los profes saben menos que los alumnos...SocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: