09 octubre 2009

La Facu


En otra entrada os hablaba de un libro muy bonito Una universidad para los niños... Si navegáis por la red encontraréis mucho material didáctico para los peques, pero muy semejante en su estructura, estilo y contenidos a los que los niños reciben en la escuela, solo que con links, viñetas juegos, pero muy semejantes, como digo, a lo que encontramos en los libros de texto. ¿Qué pasaría si nos fuéramos de vacaciones por un tiempo, padres, maestros y niños a una escuela algo distinta, por ejemplo a una Universidad, y nos olvidamos de la tediosas horas de estudio en el aula? ¿Por qué no montar nuestra propia Universidad Virtual? Bueno, eso es lo que he estado haciendo hasta ahora, sin darme cuenta.

Tengo la tendencia de no infravalorar la capacidad de nuestros hijos. No lo puedo evitar. Es verdad que algunos necesitan un empujoncito para sumergirse en el mundo del conocimiento de verdad. No ése que nos dan en pildoritas aburridas y premasticadas. Realmente a veces creo que estudiar en la escuela es una letanía.., y a veces me desespera...

Los grandes hombres y mujeres, empezaban a leer a los buenos escritores desde pequeños. La mayoría no esperaba hasta cumplir los 25 años para coger un buen libro. ¿Qué pasa ahora que los niños solo leen bestsellers, libros de moda... o se dan un atracón de nintendogs, videojuegos, consolas, series de tv, juegos online de matar al pajarito (o al monstruo de turno)? ¿Qué falla en nuestra educación?

Falla que los niños no tienen contacto directo con la naturaleza, no experimentan, no son educados por profesores que ejercen (o hayan ejercido) de lo que enseñan.

Esta entrada puede convertirse en un ensayo, así que por hoy basta. Ya iremos profundizando en el tema.

La FacuSocialTwist Tell-a-Friend

2 Deja un comentario:

Lucía, Carola, Luis y Marta dijo...

Gracias por compartir con otros tu confianza en los niños... solo hay que darles espacio para que puedan volar. Hace dos años sacamos a nuestras hijas del colegio y pasamos un año entero viajando, como nómadas sin rumbo fijo... el cambio fue sorprendente, comenzaron a florecer, a nutrirse de tantas cosas diferentes...tuvieron la posibilidad de ser personas, de enfrentarse a cada día nuevo, a días reales, no hechos a la "medida de los niños"... démosles espacio para crear y crecer.

Lara dijo...

Gracias por vuestro comentario, Lucía, Carola, Luis y Marta: brillante idea la de iros con los niños a vivir la vida fuera de todo contexto formal. No cabe ninguna duda que es en contacto directo con la realidad cotidiana tal y como ésta se presenta que los niños sorben sus conocimientos y llenan sus corazoncitos. Este verano la llevamos a mi hija a visitar París y Londres y juntas conmigo y mi sobrina pudimos disfrutar las tres en vivo y en directo de una parcela de esa realidad que dentro del contexto escolar siempre se escapa. Mi hija se llenó de contenido. Así es como crecen por dentro, y si les damos esa oportunidad, nos lo agradecen ¡Un abrazo!

ANUNCIOS