18 octubre 2009

Entrevista a Mika



Mika habla de su nuevo álbum 'The Boy Who Knew Too Much' ('El chico que sabía demasiado'), y del impacto que ha tenido en el mundo musical.

Pregunta.- Su nuevo disco es una secuela en toda regla del anterior: tanto a nivel musical como visual remite directamente al primero. ¿Es algo intencionado?

Respuesta.- Completamente. Con mi primer disco creé una especie de burbuja que ha dado sentido a mi trabajo, y no quería salirme de ella. Sólo soy bueno en lo que hago porque lo hago a mi manera, y seguro que si intentase buscar otro camino el resultado sería un desastre. Lo que sí quise fue desarrollar más las ideas que ya había explorado, llevarlas a un nivel superior, pero sin traicionarme.

P.- ¿Es 'The Boy Who Knew Too Much', que asegura que está inspirado en su adolescencia, cien por cien autobiográfico?

R.- Todo lo que hago es absolutamente autobiográfico. Cualquiera de mis canciones me las ha inspirado una experiencia personal o de alguien cercano a mí, y me gusta que sea así. Hay quienes piensan que mi música es escapista, pero se equivocan. Yo no intento huir de la realidad, sino maquillarla a base de música pop lo más poderosa posible.

P.- ¿Fue usted uno de esos adolescentes que sabía demasiado, como sugiere el título del álbum?

R.- Sí. Yo siempre me sentí como un "outsider" y un cobarde, y me dedicaba sobre todo a observar. Era el típico niño que sabe mucho pero hace poco (ríe). Como no me atrevía a decir casi nunca lo que pensaba, empecé a plasmarlo todo en canciones.

P.- ¿Ha cambiado con los años y el éxito?

"Sobre un escenario nunca me siento perdido o confundido, es mi sitio de recreo preferido"
R.- Me gustaría contestar que sí, pero estaría mintiendo. Cuando entro en una habitación llena de gente, a menos que esté acompañado por un grupito de conocidos, siempre acabo en una esquina, solo, sin atreverme a hablar, y me dedico a beber. Por eso salgo de tantas fiestas borracho.

P.- ¿Deja el exhibicionismo para los escenarios?

R.- Sí, el escenario es para mí como el ring para un boxeador. La primera vez que me subí a uno, a los 12 años, supe que ese era un lugar perfecto, enseguida pillé su dinámica. Sobre un escenario nunca me siento perdido o confundido, es mi sitio de recreo preferido, desde donde puedo hacer frente a cualquiera sin acobardarme.

P.- ¿Bailaba en calzoncillos en su habitación de pequeñito, tal y como hace en el videoclip de 'We Are Golden'?

R.- Sí, y no sólo cuando era pequeño. Apagaba la luz en mi habitación, encendía la del pasillo y bailaba frente a la puerta del dormitorio o frente a un espejo, jugando con las sombras que proyectaba en ellos... Entonces me sentía como una superestrella. Y te aseguro que ni siquiera en el más multitudinario de mis conciertos he llegado a sentir un subidón parecido al que experimentaba en mi cuarto yo solo.

P.- Son muchos lo que opinan que su nuevo single suena a un cruce entre Belinda Carlisle, Queen y Bon Jovi. ¿Le parece una descripción acertada?

R.- Me resulta perezosa. Yo pienso que el mío es un tema arrebatador, desafiante, porque hay muchos sonidos que asimilar en él. Es algo que me propuse conscientemente: intentar crear una canción que parezca hercúlea pero que en el fondo resulte frágil, un sentimiento muy propio de la edad adolescente. Me resulta terrible que haya quien la asocie a cualquiera de Bon Jovi, ahora que lo pienso. Aunque ellos han firmado piezas muy poderosas de "power pop", quizá sea por eso. Puede que tengamos en común el hecho de que no nos asuste crear temas enormes; visto así, me molesta menos (ríe).

P.- Son muchas las canciones de su nuevo disco en las que utiliza las palabras "boy" ("chico") y "girl" ("chica"). ¿Se dio cuenta una vez eligió el repertorio?

"Hay artistas que venden su vida al público en lugar de alimentar sus letras con ella; yo lo hago al revés"
R.- Caí en ello cuando ya estaba el disco terminado. Pero tiene todo el sentido del mundo. En un álbum en el cual reflejo mi adolescencia, tenía que plasmar la crisis de identidad que sufrí, y no podía dejar de reflexionar sobre el concepto de género y la manera en que uno se enfrenta a su sexualidad cuando es un adolescente. En una de las primeras entrevistas que concedí para promocionar este disco, el periodista del Observer Music Monthly (suplemento musical del diario 'The Guardian') sacó a relucir que me niego a hablar de mi vida privada en las entrevistas pero que, sin embargo, muchas de mis nuevas canciones tratan de la identidad sexual, y no acababa de entender el por qué de mi actitud. Yo creo que está muy claro: en una entrevista no me apetece hablar de ese tipo de cosas, mientras que en mis canciones me encanta hacerlo. Hay artistas que venden su vida al público en lugar de alimentar sus letras con ella; yo lo hago al revés.

P.- Aunque es consciente de que no todo el mundo comprende y acepta su manera de actuar...

R.- A mucha gente le puso de los nervios cuando publiqué mi primer disco que me negase a etiquetarme sexualmente. Pero creo que si esas personas se toman la molestia de escuchar mi nuevo álbum empezarán a entenderme y verán dónde doy toda esa información que tanto les interesa.

P.- Una de sus señas de identidad en lo musical es el uso indiscriminado del falsete, que provoca pasiones y rechazos igual de encendidos. ¿Le gusta crear opiniones encontradas con su trabajo?

R.- Absolutamente. Prefiero que me odien antes de que me ignoren.

P.- Es evidente que son muchas las personas a las que cautivó con su debut, dadas las ventas de 'Life in Cartoon Motion'. Sólo Lady Gaga ha triunfado con semejante rotundidad con un primer disco desde entonces.

R.- (Interrumpe) ¡Pero todavía no ha vendido tanto como yo! (Ríe).

p.- ¿Cree que ambos han tenido un impacto similar por su manera de concebir la música y sus actuaciones como parte de un universo elaborado y plasmado con mimo?

R.- Sin duda. Cuando empezaba, me sentía un poco solo en ese sentido; ahora Lady Gaga me hace compañía. Los dos apostamos sin rubor por la música pop y nos divertimos con ella. ¿Y sabes qué? Nuestra falta de pretensiones y nuestro desinterés por resultar "cool" es lo que nos ha terminado convirtiendo en artistas que molan.

Entrevista a MikaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: