15 octubre 2009

De hobbys y de hobbits



Los hobbits son una raza ficticia de seres con aspecto humano que pertenece al legendarium del escritor británico J. R. R. Tolkien: están emparentados con los hombres y se caracterizan por su baja estatura, la abundante vellosidad que les crece en el empeine de los pies, las orejas algo puntiagudas y una figura normalmente rolliza. Suelen tener también una figura rolliza, con la cara redonda y barriga, a causa de su afición a la comida, la bebida y una vida más bien sedentaria. Su historia se relata en el prólogo de El señor e los anillos: antes de llegar a la Comarca, que es donde viven, a mediados de la Tercera Edad del Sol, los hobbits vivían en los valles del río Anduin y se dividían en tres ramas: Albos, Fuertes y Pelosos. Enamorados de su nueva tierra, dieron cada vez menos importancia a los asuntos del exterior y vivieron en paz hasta que durante la Guerra del Anillo el mago Saruman invadió la Comarca. Tolkien se inspiró en los snergs, "seres algo más altos que una mesa corriente, pero anchos de espaldas y de gran fuerza", del libro infantil de E. A. Wyke-Smith, El maravilloso país de los snergs. Los hobbits son fuertes y hábiles con las manos, y se dedicaban especialmente a la agricultura, debido a la abundancia y fertilidad de la Comarca. Se caracterizan además por su naturaleza amigable y pacífica, y detestan las guerras.

Cuando los hobbits vivían en los valles del Anduin, ya había tres ramas conviviendo, cada una con distintas características:

- Albos: eran el grupo menos numeroso y se caracterizaban por tener la piel y los cabellos claros, por su mayor altura y por su delgadez. Les gustaban mucho los árboles y los bosques, lo que hacía que prefirieran la caza a la agricultura y que se llevaran bien con los Elfos. Eran hábiles con el lenguaje y se les daba bien el canto. A finales de la Tercera Edad del Sol, familias como los Tuk, los Brandigamo y los Bolger, tenían sangre alba.

- Pelosos: eran el grupo más numeroso y se caracterizaban por tener la piel más oscura y un cuerpo más pequeño y delgado. Les gustaban las tierras altas y las colinas, por lo que siempre vivieron en cuevas y túneles, siendo buenos amigos de los Enanos.

- Fuertes: se caracterizaban por ser, como su nombre indica, los más fuertes y de constitución corporal más sólida. Tenían los pies y las manos más grandes y eran los únicos que tenían algún rastro de barba, aunque no solía pasar de un poco de pelo en la barbilla. Les gustaban las llanuras y las orillas de los ríos.

Las tres ramas se separaron cuando entraron en Eriador y más tarde acabaron por reunirse de nuevo en la Comarca, mezclándose y haciendo menos visibles éstas diferencias, aunque todavía se podían apreciar en algunos de ellos a finales de la Tercera Edad.



Reunidos de nuevo, los hobbits se enamoraron de su nueva tierra y dieron cada vez menos importancia a los asuntos de fuera de sus fronteras, saliendo escasamente de ellas. Seis años después la Gran Peste devastó la Comarca y, aunque con grandes pérdidas, los hobbits lograron sobrevivir. En el año 1974 T. E., algunos hobbits arqueros lucharon en la Batalla de Fornost para evitar la derrota de Arthedain y, tras la caída del reino, los jefes de las distintas familias hobbit eligieron a un gobernante, al que llamaron Thain, como representante del rey hasta que éste regresara.

Los hobbits vivieron en paz durante más de un milenio, protegidos por los Dúnedain del Norte. En 2747 T. E., cuando un grupo de orcos comandados por el rey Golfimbul intentaron invadir la Comarca por la Cuaderna Norte, un grupo de hobbits dirigidos por Bandobras Tuk los expulsaron en la Batalla de los Campos Verdes.[1] Más tarde, durante la Guerra del Anillo, acontecida a finales de la Tercera Edad, el mago Saruman invadió la Comarca e inició su industrialización, llevando a una miseria general a los hobbits y destruyendo su tierra. Poco después, Frodo Bolsón, Samsagaz Gamyi, Meriadoc Brandigamo y Peregrin Tuk condujeron a la batalla a una tropa de hobbits y lograron liberar la Comarca con la victoria en la llamada Batalla de Delagua, restaurando de nuevo la paz. Los hobbits arreglaron todos los daños de la Comarca y el año 3020 T. E. fue el más próspero para ellos.

En el año 2003, se encontraron en la isla de Flores (Indonesia) los restos de unas criaturas de unos diez mil años de antigüedad, con una talla de aproximadamente un metro de altura y con un cerebro del tamaño del de un chimpancé. Sus descubridores pronto les apodaron Hobbits, en referencia a los creados por Tolkien, aunque su nombre científico es Homo floresiensis.



El descubrimiento creó una división en dos bandos entre los científicos encargados de estudiar los restos, situando a un lado a aquellos que creían que éstos pertenecían a un Homo sapiens, o bien con microcefalia o bien sano y debiéndose su estatura al aislamiento insular, y a otro a aquellos que creían que se trataba de una especia de Homo nueva.

Sin embargo, los estudios realizados a mediados del año 2007, probaron que el Homo floresiensis no era en realidad un Homo sapiens, ya que tanto sus hombros como sus muñecas estaban más relacionadas con las del Homo erectus, acabando así con la teoría de las criaturas similares a los Hobbits.

En cuanto a los hobbys, se trata de una afición o también pasatiempo; es una actividad cuyo valor reside en el entretenimiento de aquel que lo ejecuta, que normalmente no tiene una finalidad productiva ni económica concreta y se realiza en forma habitual, más que por ninguna otra cosa, por vocación.

Generalmente el término "amateur" se aplica a todo aquello que se realiza sin un carácter de ejercicio profesional, por afición personal. Así, por ejemplo, un deportista amateur es aquel que, en contraste con uno profesional, practica un deporte por afición, es decir, sin una motivación económica.

El otro significado de la palabra deriva de la lengua francesa, a su vez derivada de la raíz de la palabra en latín, la cual significa "amar a" o "el amador de". En este sentido un amateur puede ser tan hábil como un profesional, sin embargo su motivación es el amor o la pasión por una cierta actividad su fin no es el de ganar dinero haciéndolo.

Un hobby puede ser coleccionar sellos, hacer juguetes, bordar, pintar, hacer algún deporte, leer, restaurar muebles, cocinar, escribir poemas... (seguro que s ti se te ocurren otros más).

Puedes decargarte El señor de los anillos de aquí, o de nuestra zona de descargas.

Fuentes:
es.wikipedia.org (hobbits)
es.wikipedia.org (hobby)

De hobbys y de hobbitsSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: