22 marzo 2009

La bonita familia de las lenguas


Una familia de lenguas es un grupo de lenguas emparentadas históricamente y que parecen derivar de una lengua más antigua que diera lugar a diferentes lenguas, normalmente ininteligibles entre sí. Todos sus miembros derivan de un ancestro común.

La mayoría de lenguas no están aisladas, sino que forman grupos o familias para las que puede reconstruirse un origen común. El estudio sistemático de muchas familias ha permitido reconstruir las diversas protolenguas o lenguas ancestrales que habrían dado lugar a la familia y a las similaridades entre las lenguas de una misma familia.

El ancestro común a la mayoría de familias no es conocido o solo conocido de forma directa en pocas ocasiones ya que el registro histórico de la mayoría de las lenguas es muy corto. Es posible recuperar muchas de las características del ancestro común de lenguas relacionadas aplicando el llamado método comparativo –un procedimiento de reconstrucción desarrollado en el s. XIX por el lingüista August Schleicher. Las familias de lenguas pueden ser subdivididas en unidades menores, normalmente denominadas “ramas” (la historia de una familia de lenguas se representa frecuentemente como un árbol).

El ancestro común de una familia (o una rama) se conoce como "protolengua". Por ejemplo, la protolengua reconstruida de la bien conocida familia indoeuropea es llamada protoindoeuropeo (de la que no se conservan restos escritos ya que fue usada antes de la invención de la escritura). A veces una protolengua puede ser identificada con un lenguaje conocido. Así, los dialectos provinciales del latín ("latín vulgar") fueron origen de las lenguas romances modernas (castellano, francés, italiano, portugués, gallego, etc.). Es decir, la lengua "protorromance" es más o menos idéntica al latín vulgar o usado por el pueblo pero no idéntica al latín culto de los escritores clásicos.

Los dialectos del antiguo nórdico son la protolengua del noruego, el sueco, el danés y el islandés.

Las lenguas que no pueden ser clasificadas con seguridad en ninguna familia son llamadas lenguas aisladas.

Más allá del nivel de familia, se encuentran algunas similaridades aisladas que permiten pensar que muchas de las familias de lenguas podrían agruparse en macrofamilias o superfamilias.

Por su parte, una lengua aislada es una lengua natural para la que no se ha probado ningún parentesco con otra lengua viva o muerta. Presumiblemente, una lengua aislada es aquella que no pertenece a ninguna familia de lenguas propiamente dicha (es decir, es la única de su familia). El ainu, el euskera, el buruchasqui o burushaski y el sumerio son ejemplos de lenguas clasificadas frecuentemente como aisladas.

Fuente: es.wikipedia.org
Imagen: extremisimo.com

La bonita familia de las lenguasSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: