20 diciembre 2008

El misterio del Juego de la Oca

El Jugeo de la Oca podría ser una creación de los griegos durante el asedio a Troya. Esta teoría se basa en el disco de Phaistos, procedente del 2000 a.C., que podría ser un tablero del juego.
Otros piensan que nació en la Florencia de los Médici y que luego se extendió por las cortes de Europa.
La última teoría afirma que lo crearon los Templarios en el siglo XI inspirándose en el Camino de Santiago, también relacionado con los buenos constructores en la época de Alfonso I el Batallador.



En 1908 se descubrió en Creta (Grecia) el llamado Disco de Phaistos que procede del periodo minoico medio III de Creta (1580-1700 a.C.). Es un disco de arcilla de unos 16 cm de diámetro y 2,1 cm de grosor. Ambos lados tienen dibujados una espiral dividida en 30 y 31 casillas en las que aparecen distintos dibujos entre los que se encuentran 8 pájaros que podrían ser ocas. Hay otros personajes: hombres, mujeres y niños de cuerpo, cabezas desnudas y con cascos, peces, otras aves, flores, espigas, recipientes, armas, barcos... Éste podría ser muy bien el origen del Juego de la Oca. Sin embargo ya mucho más adelante se atribuye la invención del juego a los Templarios, monjes y soldados guardianes de los Lugares Santos de Jerusalem y de los caminos que llevaban hasta Jerusalem extendiéndose al camino de Santiago, en manos de los musulmanes por aquel entonces. Se cree que durante sus ratos de ocio, los Templarios jugaban con el Nautilus, un tablero con 63 casillas, tantas como el número de casillas que tiene el actual Juego de la Oca. Pero dado que el juego con dados o piezas de ajedrez les estaba prohibido, es posible que éste no fuera un juego sino un tablero con criptogramas (mensajes cifrados, o sea, secretos) que servía de guía para recorrer el camino de Santiago, de ida y de vuelta.
En cualquier caso la invención del juego de la Oca, es anterior al siglo XI, pero alcanzó una verdadera ecloción durante el reinado de Felipe II. El mecenas italiano Francisco de Médicis, regaló a Felipe II un tablero y los dados del juego, y los ociosos cortesanos y cortesanas, pronto empezaron a matar el tiempo con este divertido juego. Madrid era por entonces la capital del Imperio donde “no se ponía el Sol” y todos los gobernantes del mundo se guiaban por las decisiones y las modas que imperaban en Madrid, lo que conllevaba una rápida aceptación y difusión de gustos y modas incluida la de jugar al Juego de la Oca.
Por un tiempo el Juego de la Oca, sustituyó prácticamente al ajedrez en las cortes europeas, y llegó a ser un preciado regalo intercambiado entre los nobles.

http://es.wikipedia.org/wiki/Juego_de_la_Oca
http://www.juegodelaoca.com/

El misterio del Juego de la OcaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario:

ANUNCIOS