25 diciembre 2008

El mago y la cocinera


... Y hablando de tazas de té...
"Susana fue transformada por un mago en una taza, una taza de té con un dibujo de flores azules. ¿Por qué precisamente una taza?
¿No habría sido más conveniente un gato o un avellano? Claro que sí. Pero el caso es que el mago sabía encantar todo -niñas, ramos de flores, bicicletas- aunque trocándolo siempre en tazas, platos, fuentes, ensaladeras... Se había especializado en vajillas. Raras veces conseguía transformar cosas o personas tan solo en cuchillos o tenedores. ..."
(Puedes seguir leyendo el cuento en Cuando el mundo era joven todavía, de Jürg Schubiger, Editorial Anaya).

El mago y la cocineraSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: