22 noviembre 2008

Charles Dickens, una biografía

Charles John Huffan Dickens nació el 7 de febrero de 1812, en el distrito de Landport, en la ciudad de Portsmouth, hijo de John Dickens (1786–1851), oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth y de su esposa Elizabeth Dickens, de soltera Barrow (1789–1863).
Inclinado al despilfarro, el padre de Charles siempre tenía deudas. Su madre era de clase media. Charles no recibió educación alguna hasta los 9 años cuando acude a una escuela en Rome Lane. Más adelante estudia en la escuela de William Gile, un graduado en Oxford, iniciándose en la lectura. Pasa mucho tiempo fuera de casa leyendo vorazmente todo lo que cae en sus manos, en particular novelas picarescas y de aventuras, entre ellas Don Quijote de la Mancha, de Cervantes, y Robinson Crusoe. En 1823, se reune con su familia, de nuevo en Londres, en el número 16 de Bayham Street, Camden Town, que era entonces uno de los suburbios más pobres de Londres. Pero su vida cambia profundamente cuando su padre es denunciado por impago de sus deudas y es encarcelado en la prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se traslada a vivir con su padre a la carcel, posibilidad establecida entonces por la ley que permitía a la familia del moroso compartir su celda. Charles es acogido en una casa de Little College Street, regentada por la Señora Roylance y acude los domingos a visitar a su padre en la prisión.
A los doce años, edad considerada suficiente en aquella época como para comenzar a trabajar, Charles hace jornadas diarias de diez horas en la Warren's boot-blacking factory, una fábrica de betún para calzado, cerca de la actual estación ferroviaria Charing Cross de Londres. Después de algunos meses su familia pudo abandonar la prisión de Marshalsea pero su situación económica no mejoró hasta pasado un tiempo, cuando al morir la abuela materna de Charles, su padre recibe una herencia de 250 libras. A pesar de ello su madre no retiró a Charles de forma inmediata de la Warren's boot-blacking factory, propiedad de unos parientes de ella.
En mayo de 1827, Dickens empieza a trabajar como pasante en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore y después de un tiempo como taquígrafo judicial y en 1828 comienza a colaborar como reportero en el "Doctor´s Commons" y posteriormente ingresa en calidad de cronista parlamentario en el "True Sun".
En 1834 lo contrata el Morning Chronicle como periodista político, para informar sobre debates parlamentarios viajando a través del país, y cubriendo las campañas electorales. En 1836 sus artículos en forma de esbozos literarios que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833, se publicaron formando el primer volumen de Sketches by Boz y que dio paso en marzo de ese mismo año a la publicación de las primeras entregas de "Los papeles póstumos del club Pickwick".
El 2 de abril de 1836 contrajo matrimonio con Catherine Thompson Hogarth (1816–1879), con la cual tuvo diez hijos, y estableció su residencia en Bloomsbury. Sus hijos fueron Charles Culliford Boz Dickens (1837-1896), Mary Dickens (1838-1896), Kate Macready Dickens (1839-1929), Walter Landor Dickens (1841-1863), Francis Jeffrey Dickens (1844-1886), Alfred D'Orsay Tennyson Dickens (1845-1912), Sydney Smith Haldimand Dickens (1847-1872), Henry Fielding Dickens (1849-1933), Dora Annie Dickens (1850-1851) y Edward Bulwer Lytton Dickens (1852-1902).
En 1856, su popularidad le permitió comprar Gad's Hill Place una gran casa ubicada en Higham, Kent, en la que se desarrollan algunas escenas de la primera parte del Enrique IV de Shakespeare.
Su siguiente obra fue Oliver Twist (1837–1838) un relato auténticamente autobiográfico y que se publicó por entregas durante dos meses. A esta obra siguieron Nicholas Nickleby (1838–1840) y El almacén de antigüedades (1840–1841) donde narra las desdichas de la pequeña Nelly, con pasajes inspirados en el reciente fallecimiento de su cuñada Mary Hogarth, de diecisiete años a quien Dickens adoraba. La obra tuvo un gran éxito en Inglaterra y América.
Gracias a las obras que iba publicando, Dickens ganó un gran prestigio. En 1841 fue nombrado hijo adoptivo por la ciudad de Edimburgo y viajó a Estados Unidos, donde fue rechazado por la sociedad de este país debido a las conferencias que impartía y a la novela, Notas de América, contraria a la esclavitud. Pero su gran best seller fue David Copperfield, libro casi autobiográfico, del cual llegó a vender hasta 100.000 ejemplares en poco tiempo. Fue también el primer escritor en utilizar la palabra detective en sus novelas.
Alrededor de 1850 la salud de Dickens había empeorado; este cambio fue agravado por la muerte de su padre, de una hija y de su hermana Fanny. Dickens se separó de su esposa en 1858.
El 9 de junio de 1870, tras una intensa actividad como escritor y conferenciante, y tras algunos accidentes y desventuras, muere a causa de una apoplejía. Contrario a su deseo de ser cremado en la Catedral Rochester, fue cremado en la Esquina de los Poetas de la Abadía de Westmnister. Su epitafio reza «Él fue un simpatizante del pobre, del miserable, y del oprimido; y con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más grandes escritores ingleses». Dickens estipuló que ningún monumento sería erecto en su honor.
La mayoría de las obras maestras de Dickens fueron escritas como entregas mensuales o semanales en periódicos como el Master Humphrey's Clock y el Household Words, para posteriormente ser reimpresas en forma de libro. Entre sus más famosos trabajos están Grandes esperanzas, David Copperfield, Oliver Twist, Historia de dos ciudades, Casa desolada, Nicholas Nickleby, Los papeles póstumos del club Pickwick, y Cuento de Navidad. Las novelas de Dickens eran, entre otras cosas, trabajos de crítica social. Él era un fiero crítico de la pobreza y de la estratificación social de la sociedad victoriana. A través de sus trabajos, Dickens mantenía una empatía por el hombre común y un escepticismo por la familia burguesa. En un tiempo en el que Gran Bretaña era el mayor poder político y económico del mundo, Dickens sacó a relucir la vida de los pobres olvidados en el corazón del imperio. A través de su periodismo hizo campaña sobre cuestiones específicas —como la higiene y las workhouses— pero su ficción era probablemente lo más poderoso para cambiar la opinión pública sobre las desigualdades de clase. Para Dickens esto era un índice de un Cristianismo humanitario que lo llevaba a creer que el bien al final siempre vence, incluso de formas inesperadas.
Su popularidad menguó un poco tras su muerte pero Charles Dickens es todavía uno de los más conocidos y más leídos de los escritores británicos. Al menos 180 películas y adaptaciones para la televisión basadas en los trabajos de Dickens ayudan a confirmar su éxito. Muchos de sus trabajos fueron adaptados para el escenario durante su vida y ya en 1913 se realiza una película muda de Los papeles póstumos del Club Pickwick.
Dickens se mantiene hoy como un brillante, innovador y algunas veces defectuoso y controvertido novelista cuyas historias y personajes se han convertido no sólo en arquetipos literarios sino también en parte de la imaginación pública.

Fuente
http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Dickens

Charles Dickens, una biografíaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: