17 octubre 2008

No es moco de pavo


Hace unos años yo tuve dos patos. Uno era negro y el otro era blanco. Venían de Valencia y los compré casi recién nacidos en una feria de artesanías en Madrid. Gracias a que tengo en casa una bonita azotea los pude criar allí a las mil maravillas. Los patitos son muy miedosos así es que nunca se escapaban ni entraban a la casa. Eso sí. A las seis de la mañana en punto comenzaban a cantar cuac cuac y había que salir corriendo a darles la lechuga antes de que se despertaran los vecinos indignados (no es muy corriente escuchar cuacs cuacs de patos en la ciudad). De pequeños se quedaban en su caja y se alimentaban de pan y leche y pienso especial para patos. Pero a los pocos meses ya necesitaban seis lechugas enteras cada uno y mucha agua. También se comían las plantas. La primera vez que los bañamos en la bañera de la casa tuvimos que hacer un esfuerzo enorme para que no se murieran de miedo en el trayecto de la azotea al baño, ¡cuac cuac! gritaban, y luego les compramos una piscina de plástico para que nadaran. Os puedo asegurar que criar patos es muy fácil aunque haya que limpiar con manguera la azotea como mínimo cada dos horas... Ensucian mucho pero son tiernos y cariñosos y se dejan achuchar. Mis patos estaban bien alimentados y eran muy suavitos. Uno se llamaba Domingo (por el cantante de ópera Plácido Domingo) y el otro Carreras (por el cantante de ópera Carreras). Así es que no os miento si os digo que yo entiendo de patos, pero nada de pavos y que me viene de perillas la página de la Asociación Cultural El Pavo Arcoiris porque allí tienen un glosario completo sobre pavos que se puede consultar y en el que se puede participar. También organizan concursos de cuentos y otras cosas, pavistas todas. Especial para amantes de pavos.

No es moco de pavoSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: