27 octubre 2008

Mr. Edison, todo un invento


Todo empezó en Ohio, Norteamérica en 1847 con una colección de guijarros, hierbas y flores secas y un montón de tarros de cristal con una etiqueta que pone "veneno" para que nadie los toque.
Thomas Alba Edison no proviene de una familia muy rica, Su padre tiene una serrería. Tampoco va a colegios importantes sino que aprende a leer, escribir y a contar con su madre, y en sus ratos libres busca pequeños trabajos para llenar su hucha. A Tom le gusta particularmente el ferrocarril, así que se pone a vender refrescos de estación en estación (en aquellos tiempos los niños podían dedicarse a esta clase de oficios). "¿Qué hay de nuevo?" le preguntan a Tom los clientes, porque Tom toma buena nota de lo que le informan los telegrafistas de las ciudades y pueblos que recorre. Pero no solo eso. Decide crear su propia imprenta para plasmar esas noticias en hoja sueltas y las vende. ¡Es pues el editor de periódicos más joven del planeta! Pregona las noticias blandiendo en la mano su Grand Trunk Railroad Herald. No satisfecho con esto, dentro del ferrocarril y junto a la imprenta monta un pequeño laboratorio. Un día un trozo de fósforo cae el suelo y el vagón se incendia. El conductor detiene el ferrocarril y echa a Tom y a su colección de tipos de imprenta y retortas a las vías. Tom intenta continuar su trabajo en otro tren, pero por saltar del ferrocarril en plena marcha el conductor le da dos bofetadas que le rompen los tímpanos y le dejan sordo para toda la vida...
A los quince años Tom se hace telegrafista gracias a que el padre de un niño al que salva de ser atropellado por un ferrocarril le enseña su oficio. Se incia en un lugar de Canadá, Port-Huron, y aprovecha cada minuto libre para leer libros de ciencia y hacer experimentos sobre corrientes eléctricas e imanes que es lo que está de moda estudiar. Hay otros científicos estudiando el mismo tema: el francés Ampere y los norteamericanos Henry y Morse que logran mejorar en mucho el telégrafo. También Tom consigue un telégrafo "duplex" que puede transmitir dos mensajes a la vez, y en sentido inverso. Pero en el interín pierde su empleo. Tom es despedido de todas partes debido a su experimentos. Más que pobre llega a Nueva York donde un amigo le consigue un "albergue": dormir en el granero de la compañía telegráfica.
Un buen día, la compañía sufre un desperfecto y los telégrafos no funcionan. Tom consigue arreglar fácilmente el desperfecto y es contratado in situ. Pronto se le ocurre otra idea: inventar un aparato para que los mensajes queden registrados. El dueño de la compañía le paga por el aparato 40.000 dólares...
Para 1870 Tom ya es ingeniero en varias compañías y es rico. Monta un espléndido laboratorio en el que nadie puede dormir y entre todos consiguen crear 600 nuevos inventos. Un día Tom se casa y trae a su padre, ya viudo, a vivir a su casa. En 1876 monta un inmenso laboratorio en el Menlo-Park de Nueva Jersey. Allí se pone a trabajar sobre un aparato inventado por Graham Bell para curar a su mujer sordomuda y que amplifica los sonidos por medio de una gran trompeta. Es el antepasado del teléfono, que solo funciona a cortas distancias. Edison inventa entonces el microteléfono que tiene el auricular separado del micrófono y con esto consigue que se escuche el sonido desde Filadelfia. Al poco tiempo inventa también el fonógrafo. El presidente de Estados Unidos, el emperador de Alemania y hasta el Dalai Lama del Tibet le piden uno. Están todos embobados con la novedosísima máquina.
Edison no deja de trabajar. Ahora le toca el turno a la luz eléctrica. Por entonces había solo luz a gas. Tom consigue que la corriente eléctrica caliente un hilo metálico, primero al rojo vivo, luego al blanco ¡y he aquí la primera lámpara incandescente! En la noche vieja de 1878 Edison ofrece una fiesta con 3000 invitados que acuden de todas partes para ofrecerles el espectáculo de cientos de lámparas eléctricas colgadas de los árboles iluminadas mientras Edison en un rincón le daba a la manivela de su dínamo. ¡Qué maravilla! Edison tenía por entonces 32 años... Más adelante aplica la luz eléctrica a los tranvías, perfecciona la fotografía y la proyecta en una pantalla.
Edison murió a los 84 años el 18 de octubre de 1931 y así pudo deleitarse con los usos y avances de sus inventos. Pero hasta el fin de sus días no dejó de trabajar. La noche de sus funerales los norteamericanos cortaron la corriente eléctrica por un minuto para conmemorarle.



La bombilla. En abril de 1879, Edison abordó las investigaciones sobre la luz eléctrica. La competencia era muy enconada y varios laboratorios habían patentado ya sus lámparas. El problema consistía en encontrar un material capaz de mantener una bombilla encendida largo tiempo. Después de probar diversos elementos con resultados negativos, Edison encontró por fin el filamento de bambú carbonizado. Inmediatamente adquirió grandes cantidades de bambú y, haciendo gala de su pragmatismo, instaló un taller para fabricar él mismo las bombillas. Luego, para demostrar que el alumbrado eléctrico era más económico que el de gas, empezó a vender sus lámparas a cuarenta centavos, aunque a él fabricarlas le costase más de un dólar; su objetivo era hacer que aumentase la demanda para poder producirlas en grandes cantidades y rebajar los costes por unidad. En poco tiempo consiguió que cada bombilla le costase treinta y siete centavos: el negocio empezó a marchar como la seda. En la imagen, a la izquierda, dibujo de la célebre patente nº 223.898. A la derecha, una de las primeras bombillas producidas, utilitzada en una demostración en el laboratorio de Menlo Park, durante las navidades de 1879.

Fuentes
http://www.biografiasyvidas.com/monografia/edison/fotos6.htm
http://old-photos.blogspot.com/2007/08/thomas-edison.html

Mr. Edison, todo un inventoSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: