24 octubre 2008

Little Nemo


Winsor McCay

Winsor McCay nacido quizás en Canadá o en Spring Lake, Michigan, Estados Unidos un 26 de setiembre de entre los años 1867 y 1871... fue uno de los más importantes dibujantes de la historia del comic y el pionero de la animación, antes aun que Walt Disney sobre el que influyó. Fue autor el clásico libro Little Nemo in Slumberland.
Comenzó su carrera de dibujante en una especie de circo o feria en Detroit y en 1889 se trasladó a Chicago donde entró como aprendiz en la National Printing and Engraving Company. Allí realizó carteles y folletos empleando las nuevas técnicas litográficas. De Chicago se fue a Cincinnati donde se casó y tuvo dos hijos mientras trabajaba para un museo local. Más adelnate comenzó a trabajar para distintos periódicos y un semanario humorístico. Su primera tira de prensa, Tales of the Jungle Imps of Felix Fiddle (que puede traducirse por Relatos de los diablillos de la jungla), apareció de enero a noviembre de 1903 en el Cincinnati Enquirer. La calidad de su trabajo llamó la atención de James Gordon Bennett, de la New York Herald Co., a instancias del cual Mc Cay se trasladó a Nueva York y comenzó a colaborar en las publicaciones de Bennett, el New York Herald y el Evening Telegram. Una de sus más exitosas tiras cómicas fue Little Sammy Sneeze (1904 - 1906), historia en la que los estornudos del pequeño Sammy producen inimaginables catástrofes.
Pero la obra maestra de McCay, Little Nemo in Slumberland, inició su publicación en la edición dominical del New York Herald el 15 de octubre de 1905, y continuó apareciendo semanalmente en el mismo periódico hasta el 23 de abril de 1911. El 30 de abril de 1911, Little Nemo pasó a publicarse en el New York American y otros periódicos propiedad de William Randolph Hearst, con el nuevo título de In the Land of Wonderful Dreams.
Little Nemo in Slumberland está considerada una de las obras clásicas del cómic de todos los tiempos. Cada página de la serie corresponde a un sueño del niño Nemo —"nadie", en latín—, y tiene una estructura recurrente: en todas las páginas, en una pequeña viñeta del ángulo inferior derecho, Nemo despierta; la página siguiente, sin embargo, retoma el sueño donde había quedado la noche anterior, lo que confiere a la serie una estructura folletinesca que permite introducir numerosos personajes secundarios y mostrar un mundo de los sueños (Slumberland) de una gran riqueza narrativa, y terminan cuando se despierta siempre en la última viñeta de la página, a veces entre llantos, cayendo de la cama, o debiendo ser atendido por sus padres.
Little Nemo fue uno de los primeros cómics en aprovechar el enorme potencial del color. McCay realiza una exploración exhaustiva de las posibilidades del medio, empleando multiplicidad de encuadres, y jugando con el formato de la página de forma espectacular y sorprendente. Su obra pone en escena arquitecturas fantásticas, elementos decorativos inspirados en el art nouveau, así como faunas y floras imaginarias, en un inacabable derroche de imaginación. Prefigurando el surrealismo y al arte del absurdo, Winsor se sirve de animales parlantes, humanos y cosas que cambian de tamaño a voluntad, el infinito como límite, la arquitectura conjugada como verbo en declinaciones gráficas que van del barroco italiano al eclecticismo, pasando por el Art Nouveau y el Art Déco. Winsor no sólo inventó la composición de página sino que además inventó el travelling en historieta (dos viñetas con fondos que se continúan), hizo a los personajes interactuar con los títulos, experimentó todo lo que quiso hasta dejar la historieta tal y como la conocemos ahora. También inventó el "continuara" en las historietas.
El éxito de la tira hizo que se realizasen adaptaciones teatrales en Broadway, y un cortometraje de animación, titulado simplemente Little Nemo (1909).
Además de la adaptación cinematográfica de Little Nemo, McCay desarrolló, a partir de la segunda década del siglo, una importante carrera como animador, en la que destacan cortometrajes como How a Mosquito Operates (1912), Gertie el dinosaurio (1914), El naufragio del Lusitania (1918) y la inconclusa The Flying House(1921). Contrariamente a lo que muchos piensan, es Winsor McCay el padre de los dibujos animados y no el afamado Walt Disney quien siempre reconoció la escuela de McCay al igual que Hergé y Sendak, otros personajes que bebieron de la influencia de Winsor.
Little Nemo fue traducido a muchos idiomas. Aquí vemos una viñeta en italiano.


Little NemoSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: