21 octubre 2008

Gafas



Objetos para proteger los ojos de la luz existen desde el año 1.200 A.C. Los Inuit del Ártico crearon unas gafas de nieve a partir de hueso de marfil de morsa, haciéndole pequeñas hendiduras para mirar a través de ellas. En las altas culturas antiguas, incluso en época de los romanos, no había gafas. Marcus Tullius Cicero le escribe a su amigo Atticus-Cicero, uno de los más grandes autores y políticos de Roma, fallecido 43 antes de J.C. - que ahora, a la vejez, ya no puede él leer y que sus esclavos tienen que leerle todo. Plinius relataba que Nero miraba las luchas de los gladiadores a través de una esmeralda. Estas piedras preciosas de color, sirven más bien para que el ojo tenga una vista más agradable, y no para mejorar la vista. Mucho antes en la antigua China, en cambio, se usaban vidrios como gafas para ayudar mediante las fuerzas imaginarias del "Yoh Shui" a la persona que veía mal.
A partir del siglo XV, muchos pintores pintan en sus cuadros religiosos personajes de la Biblia con gafas. No queda claro si el doctor de la Iglesia Sofronius Eusebius Hieronymus, que vivió de 340 - 420 después de J. C., fue el verdadero inventor de las gafas o no. En una multitud de imágenes aparece siempre con leones, una calavera y con gafas. Desde entonces que es el patrón de los ópticos.
En los restos de las tumbas egipcias aparecieron restos de espejos metálicos que probablemente servían para desviar los rayos del sol. Las lentes positivas, por su parte, fueron usadas como lupas desde tiempos muy remotos. Los hallazgos arqueológicos demuestran que fueron utilizadas para hacer las pequeñas inscripciones que aparecieron en objetos hallados en las esfinges de la Tumba de Minos, en Egipto. En Pompeya se halló una lente de 5 cm de diámetro y se sabe que 3000 años a. C. en Mesopotamia se hacían lentes plano-convexas y biconvexas (algunas se conservan en museos como el de Berlín). Lo mismo ocurría en Creta donde se utilizaban como objetos sagrados para encender el fuego.

La relación entre la industria del vidrio y la óptica es importantísima. En el siglo XV antes de Cristo, durante el reinado de Tumes III, aparecen los primeros vasos de vidrio y esmaltes artísticos de este material.

En el siglo VI a.C. Confucio (China entre el 551 y el 479 a.C.) habla de un zapatero que usaba "vidrios" en los ojos. Esto hace suponer el uso de este material como decorativo o medicina y Empédocles de Agrigento (Sicilia hacia el año 495 a.C.) menciona por primera vez el "campo visual".

En el siglo V a.C. los griegos, romanos, árabes... conocían las propiedades de los espejos, cauterizaban las heridas con lentes positivas y para encender usaban unas esferas de vidrio llenas de agua llamadas "cristales encendedores". Quizá la primera lente que hubo en el mundo fue la que construyó Aristófanes en el año 424 a.C. con un globo de vidrio soplado, lleno de agua. Sin embargo, su propósito no era la de amplificar imágenes, sino la de concentrar la luz solar.

Los matemáticos griegos se preocuparon también por la óptica en sus aspectos geométricos. En los escritos del gran geómetra alejandrino Euclides (siglo IV-siglo III), "Optica" y "Catróptica", aparecen observaciones geométricas tan importantes como la propagación rectilínea de la luz, que él consideraba como un tentáculo lanzado desde el ojo hasta el objeto.

Arquímedes (287 -212), según cuenta la tradición, defendió su ciudad natal, Siracusa, empleando espejos "ustorios", que son espejos cóncavos de gran tamaño, para concentrar los rayos del sol en los barcos enemigos y quemar las naves de los romanos. Pero hace unos 4 años científicos británicos realizaron un experimento para comprobar si era posible y descubrieron que para que un barco se incendiara se necesitaba un espejo de 420 metros cuadrados, espejo que era totalmente imposible construir en su época.
Séneca (3 a 65 d.C.) fue el primero en mencionar la capacidad amplificadora de las lentes convergentes al describir cómo se veían las cosas a través de un globo de vidrio lleno de agua y describe los colores que se ven a través de un prisma transparente.
Aetius de Amida (siglo VI), educado en la Universidad de Alejandría, menciona la miopía en sus escritos científicos designándola como "vista corta" y haciendo la observación de que algunos miopes tienen los ojos saltones.

En la Edad Media sólo los árabes hicieron estudios sobre la óptica. Destacó sobre todo el físico iraquí, que ya mencionamos, Al-Haitham, (965-1039) conocido en occidente como Alhazen, considerado el padre de óptica moderna. Fue uno de los físicos más eminentes y sus aportaciones al sistema óptico y a los métodos científicos fueron enormes. Hizo importantes adelantos en la óptica de lentes y de espejos, realizó numerosos estudios (sombras, eclipses, naturaleza de la luz) y experimentos, y descubrió las leyes de la refracción (la refracción es el cambio de dirección que experimenta una onda de luz al pasar de un medio material a otro. Sólo se produce si la onda incide oblicuamente.) Realizó también las primeras experiencias de la dispersión de la luz en sus colores. Fabricó lentes, construyó equipos parabólicos como los que ahora se usan en los modernos telescopios y estudió las propiedades del enfoque que producen. Estuvo a punto de descubrir la teoría del aumento de las lentes que fuera desarrollada en Italia tres siglos más tarde. Estudió la propiedad que tienen los vidrios de caras curvas de aumentar las dimensiones de los objetos y experimentó con garrafas de vidrio llenas de agua la refracción de los rayos en un medio transparente. Fue el primero en describir exactamente las partes del ojo y dar una explicación científica del proceso de la visión. Contradiciendo la teoría de Tolomeo y de Euclides de que el ojo emite los rayos visuales a los objetos, él consideraba que son los rayos luminosos los que van de los objetos al ojo. Sus experimentos se aproximaron mucho al descubrimiento de las propiedades ópticas de las lentes. Fue el primero en analizar correctamente los principios de la cámara oscura que consiste en un cuarto o cajón oscuro que tiene en una de sus paredes un pequeño orificio de manera que en la pared opuesta se forma una imagen invertida de los objetos exteriores. Este aparato es el antecesor de la moderna cámara fotográfica. Además anticipó un descubrimiento: que la luz viaja con una velocidad finita. Escribió más de 200 libros, pero se conservan muy pocos, entre ellos un tratado monumental del sistema óptico, ''Opticae", que sobrevivió gracias a su traducción al latín en el siglo XIII. Este tratado no logró superarse hasta el siglo XVII y tuvo una gran influencia sobre Roger Bacon (siglo XIII), sobre Witelo (Vitellio) y sobre todos los escritores occidentales medievales. Influyó también en Leonardo Da Vinci y en Johann Kepler.
En la Edad Media tenían pasión por la luz y por los colores vivos que según ellos tenían un significad místico. Hacia el año 1000 d.C. y siguiendo las teorías de Alhazen los frailes de la Edad Media desarrollaron las llamadas "piedras para leer" (alrededor de 1000 después de J.C.)probablemente en cristal de roca, o en las llamadas piedras semipreciosas como el berilo, tallada en forma de una media esfera de modo que aumentaba la letra. En aquella época, tan sólo los sopladores de vidrio de Venecia sabían hacer cristal blanco. Del taller de los famosos sopladores de vidrio de Venecia Murano proceden, pues, los primeros cristales tallados, concebidos primero para un ojo sólo. A finales del siglo XIII, tuvieron allí la idea de ponerles un borde de madera o de concha a dos de esos cristales tallados y de unirlos con remaches, de manera que formaran una unidad. Entre 1285 y 1300: le pusieron un borde de madera, hierro, cuero, plomo, cobre, o concha a dos de esos cristales tallados y los unieron con remaches de manera para que formaran una unidad. Se les agregó un mango para mayor comodidad y se les llamó "lentes de remache". La armadura se colocaba sobre la nariz al estilo "pince-nez" o quevedos. Existen dudas sobre si fue Alexandro della Spina, un monje dominico de Pisa, o su amigo Salvino de Armati, en Florencia el primero que lo hizo. En esta época la lupa era usada por relojeros, joyeros y mercaderes de tejidos.
En la Edad Media, el tener unas gafas significaba saber mucho y tener muchos estudios.
Roger Bacon (entre 1210 -1292) fraile franciscano inglés, estudió a fondo la obra de la escuela árabe. En el año 1266 Bacon talló los primeros lentes con la forma de lenteja que ahora conocemos (de ahí su nombre). En su libro "Opus maius", Bacon describe claramente las propiedades de una lente para amplificar la letra escrita y escribe: "Esta ciencia es indispensable para el estudio de la teología y del mundo... Es la ciencia de la visión y un ciego, se sabe, no puede conocer nada de este mundo." Algunos consideran que Bacon fue el inventor de los anteojos. Comprobó que las personas que ven mal pueden volver a ver las letras si utilizan vidrios tallados.

Ya en el Renacimiento, Leonardo da Vinci, conociendo la tradición de Arquímedes, diseñó por lo menos siete máquinas para tallar espejos de gran tamaño y radio de curvatura, pero probablemente nunca construyó ninguna. Fue la primera persona que habló de la posibilidad de usar lentes de contacto para corregir problemas visuales. Tradicionalmente, se atribuye a Leonardo da Vinci la primera descripción de un dispositivo que podría asimilarse a una lente de contacto (Codex D, Folio 3, verso).

En 1451, el erudito alemán Nicolás de Cusa (1401-1464) propuso el empleo de lentes cóncavas, más delgadas en el centro que en los bordes, a fin de ver de lejos. Estas lentes se destinaron a los ojos miopes. Con la invención de la imprenta en el siglo XV, se incrementó la demanda de gafas, y hacia 1629 era lo bastante grande como para que en Inglaterra se concediesen derechos a una corporación de fabricantes de gafas.

Lo mismo que todas las demás ciencias la óptica evolucionó lenta y progresivamente hasta llegar a ser lo que es hoy en día. Los autores de la antigüedad clásica no estaban de acuerdo sobre si los rayos pasan del objeto al ojo o del ojo al objeto. Demócrito, Aristóteles, Epicúreo y Lucrecio eran partidarios de la primera teoría, mientras que Euclides, Empédocles y Tolomeo lo eran de la segunda. La idea de la emisión de rayos visuales fue indudablemente útil y avanzada para su tiempo, ya que permitió elaborar una teoría acertada de la formación de las imágenes en los espejos. Sin embargo, a partir de Newton, la Física se hizo mecanicista. Todo se basaba según él en modelos mecánicos, basados en materia y movimiento. La cuestión de si la luz está formada por partículas o es un cierto tipo de movimiento ondulatorio fue una de las discusiones más interesantes de la historia de la ciencia. Entre los defensores de la teoría corpuscular se encuentra Newton. Con ella pudo explicar las leyes de la reflexión y de la refracción. Defensores destacados de la teoría ondulatoria fueron Christian Huygens, Robert Hooke y Thomas Young.

La tendencia de la Física actual en cierta medida, es una vuelta a la elaboración científica de los filósofos de la época del esplendor griego (Platón y Aristóteles). La idea que actualmente se tiene sobre la naturaleza de la luz se resume en dos modelos:
- el que considera a la luz como una partícula material (modelo corpuscular).
- el que considera a la luz como una onda de propagación (modelo ondulatorio).
Estos modelos se han considerado antagónicos pero, sin embargo, en la actualidad se ha llegado a una situación que en ciertos aspectos engloba ambas concepciones.

Durante los siglos XVI y XVII se dio una revolución artística y científica. Los científicos empezaron estudiar la naturaleza a través de los experimentos. La óptica salió favorecida. Las gafas empiezan a considerarse como un elemento de moda, signo de opulencia, intelectualidad y sabiduría. En esta época, surgen las monturas con varillas, se añade un puente a las gafas para que descansen mejor sobre la nariz y se empieza a diversificar el uso de nuevos materiales. Se inventaron muchos instrumentos que permitían una mayor experimentación cuantitativa, entre ellos el telescopio y el microscopio.

Las lentes bifocales que se atribuyen a Benjamín Franklin (1706- 1760) estaban formadas por dos mitades de lentes: la de visión lejana y la de visión próxima montadas en un mismo aro. Cuenta la historia que cada vez que tenía que abrir un libro Franklin, debía de cambiar de lentes, lo que lo desesperaba. Mandó cortar sus lentes en dos y luego unirlos, para que así, cada vez que tuviera que leer, sólo tuviera que bajar la vista.

Este siglo nos trae las gafas con varillas, primero cortas que sujetan a presión sobre los temporales y a finales del siglo, las varillas ya son más largas y se sujetan detrás de las orejas.

En los años 20 del siglo pasado se puso de moda el uso de gafas solares. Los fabricantes de vidrio sacaron al mercado por primera vez muestrarios con una colección de lentes coloreadas. En 1929, Sam Foster, fundador de la empresa Foster Grant vendió el primer par de gafas de sol Foster Grant en el Boardwalk de Atlantic City, NJ. Su mayor desarrollo se debe a la inversión militar. Durante la década de los 30 a la empresa Baush&Lomb se le encargaron gafas para proteger los ojos de los pilotos. Más tarde, durante la segunda guerra mundial, fue Ray Ban la encargada.

Johnson & Johnson en1965 lanza al mercado las primeras lentes de contacto blandos desechables y de reemplazo frecuente con la marca ACUVUE y en la década de los 80 aparecieron las lentes de uso prolongado.

Según el libro Gafas, que acaba de publicar la editorial Pepin, hasta medio siglo después de que se inventaran las primeras gafas no se descubrió que se sostenían mejor con patillas laterales. Según este manual antes de pasar a las patillas laterales se usaron “gafas de sombrero” (sujetas a los gorros), “gafas de frente” (con una barra curvada que se disponía verticalmente sobre la cabeza y se sujetaba al pelo o peluca), “gafas de cinta” (se ataban a la cabeza con correa o cinturón). La versión china consistía en “unas que llevaban un peso atado a unos cordones de gran longitud, que se colocaban por detrás de las orejas”. La clase alta debía recurrir a los manocles (una lente que se sostenía con la mano), porque “llevar gafas en público se consideraba de mala educación”. Para ponerse “impertinentes” en el siglo XVIII sólo había que echar mano del diseño de George Adams (así llamaron a dos lentes redondas con un mango rígido instalado en un lado).

Si las gafas constituyeron hasta cierto punto un símbolo de categoría en aquellas épocas en que todavía eran raras y costosas, en el siglo XIX, cuando ya se habían vuelto relativamente baratas y corrientes, su uso pasó a considerarse particularmente inelegante, en especial entre las mujeres. Las gafas se llevaban en privado, y sólo se utilizaban en público cuando era absolutamente necesario. Hoy en día, las gafas siempre son ligeras, pero una de sus antiguas desventajas era su peso excesivo. Las gafas talladas en hueso, concha o marfil se apoyaban con tanta firmeza en las orejas y el puente de la nariz, que la correc­ción de la visión iba acompañada a menudo por fuertes jaquecas. Y esta carga se veía considerablemente incrementada por los cristales, pues incluso las monturas más ligeras debían soportar unas pesadas lentes. Sólo con la aparición de las lentes y monturas de plástico, en este siglo, las gafas pudieron usarse durante todo el día sin necesidad de retiradas periódicamente para dar un descanso a las orejas y la nariz.

En la actualidad, casi el 70% de la población tiene alguna ametropía.

Fuentes
http://inicia.portalmotos.com
http://teleformacion.edu.aytolacoruna.es
http://mata-ratas.blogspot.com
http://www.tinet.org
http://www.elsiglodetorreon.com.mx
http://www.augen.de
http://elperiodico.com/blogs

GafasSocialTwist Tell-a-Friend

1 Deja un comentario:

JR dijo...

Hola buenas tardes, mi nombre es Rosa y quiero invitarle a un directorio de blogs hispanos no hace falta ningún requisito especial.

La dirección es http://aquinosevota.blogspot.com

y si esta interesado puede dejar un mensaje en la siguiente direccion de correo indicando su dirección y la categoria:

aquinosevota@gmail.com