18 julio 2008

El mar no es un basurero

Por fuera el Medtierráneo es un mar azul y calmo. Por dentro, es el mar más sucio del mundo. En el fondo, tortugas, focas o cetáceos, conviven, entre otras cosas, con las más de 6,5 millones de toneladas anuales de basura: papel, neumáticos, latas, madera, cigarros, juguetes de playa, jeringuillas, envoltorios de comida o redes de pesca y sobre todo mucho plástico. El 80% de lo que se vierte al mar es plástico. Basta bucear un poco para encontrarse con toda esta basura. En el Mediterráneo vive el 9% de las especies marinas del mundo y una buena parte de ellas se encuentran en grave peligro de extinción por culpa sobre todo, de los plásticos. Los vertidos de plástico también afectan a las aves marinas.
La suciedad se acumula en el fondo y también en las costas, en particular en los puertos, sobre todo de Francia, Italia, España y Grecia.
La contaminación por vertido de basura no es lo único por lo que el mar Mediterráneo es el más sucio del mundo. Otro factor es el vertido de hidrocarburos.
Las especies más sensibles desaparecen, pero muchas de las más resistentes acaban en nuestros platos, contaminadas. Estas especies llegan a estar 12 veces más contaminadas que las viven en los oceános.
El Mediterráneo también se enfrenta a la sobrepesca, a la pérdida de espacios costeros por la construcción de edificios, y al cambio climático.

El mar no es un basureroSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: