13 abril 2008

Un jardín en mi cama



A veces uno sueña con una cama. No ocurre muchas veces, pero puede suceder. Y eso es lo que le ocurrió a Kim Carney. De vuelta de un viaje vio desde el auto a un lado de la carretera entre un montón de trastos, una vieja cama de barrotes de hierro un poco desvencijada. Aparcó el auto y estuvo un buen rato hablando con el dueño de todos esos trastos. Los tenía en venta pero había que restaurarlos. Kim cogió su block de dibujo e hizo ese precioso boceto con bolígrafo rojo que véis aquí arriba.



Inmediatamente después, decidió comprar la cama y convertirla en un florido jardín. Habría luciérnagas en el cielorraso y en las paredes, una manta hecha con trocitos de telas floreadas de distintos colores, y una almohada cubierta con una funda también de flores; el armazón de hierro lo cubriría con una enredadera. Junto a la cama habría una mesilla y sobre la mesilla un jarrón de cristal con una hermosa planta y un libro recubierto de hierba. Sobre el suelo dejaría crecer una alfombra de hierba y pondría unas rocas a modo de escalera.
Si queréis saber qué más cosas hace y le gustan a Kim, clicad aquí. Le gustan las flores, las mariposas, las rocas, la naturaleza.

Un jardín en mi camaSocialTwist Tell-a-Friend

2 Deja un comentario:

Kim Carney dijo...

I am so honored that you "got" my vision of the flower quilt (bed)! Thank you so very much!

¡Soy así que honrado que usted "consiguió" mi visión del edredón de la flor! ¡Gracias tan mucho!

S.O.S. dijo...

Thank YOU Kim! I love your visions and your work. Y gracias por permitirme publicarlo para mis niños con cabeza!