12 abril 2008

Tratado del piojo


Foto: mike feagans

Los piojos (Pediculus humanus capitis) de la orden Phthiraptera, expertos ponedores de asquerosos huevos duros (que enseguida te das cuenta de que NO son caspa justamente porque son duros), de los que en 6 días nacen preciosas liendres que crecen en menos de otros siete días convirtiéndose en "ninfas" para convertirse muy pronto en nuevos adultos ponedores de huevos, son esos insectos horribles que suelen preferir como hábitat nuestras cabezas. Confieso que yo creía que escogían cabezas sucias, y que bien tarde me vine a enterar de que les gusta cualquier cabeza, limpia, limpísima, sucia o escandalosamente sucísima. Les da exactamente igual si te lavas el pelo dos veces al día o si no te lo lavas en 40 años. Les da igual si eres pelirrojo, rubio, moreno, si tu cabello es rizado o lacio, si llevas gomina, laca, moño, trenzas... Se pegan a tu sombrero o a tu gorro o a tu diadema o a tu móvil o a tu bufanda o a tu peine y de allí pasan a la cabeza del que ose usarlos de prestado o te dé un fuerte abrazo. Y luego no hay modo de quitártelos de encima.


Foto: Alejandro Inler

Te dicen que te laves con vinagre de manzana, con limón, mayonesa, aceite de oliva, que te envuelvas el cabello en una bolsa de plástico toda una noche, o mejor con una toalla, tras echarte mil cincuenta lociones y champús de mil quinientas marcas que te venden en las farmacias; que luego te peines con liendrera de plástico o metálica, y luego laves el peine (y toda tu ropa, la de vestir, la de cama, los sillones, las alfombras, los cojines, las sillas con tapizado, las cortinas y todo lo que tengas a mano) en agua hirviendo a 70º, de manera que todo encoja con lo cual lo mejor es que lo tires; luego te anuncian con bombo y platillo que en Estados Unidos acaban de sacar al mercado un secador de pelo con efecto mágico antipiojo o una nueva loción esta vez sí revolucionaria. Lo cierto es que NADA funciona. Ésa es mi experiencia. Nada funciona contra la pediculosis como no estés todos los días varias horas seguidas lavándole el pelo a tu hija-hijo y peinándolo del revés y del derecho hasta que caéis ambos agotados. Mejor hubiera sido meteros los dos en la lavadora. Los niños y niñas cogéis los piojos en la escuela y nos los traéis a casa y nos infectamos todos. Los piojos se agarran a nuestros pelos con sus poderosas garras y de ahí nada ni nadie los saca. Te pica detrás de las orejas, en la nuca y en el cuello, te pica toda la cabeza y tú te rascas y te rascas, y nada. Al piojo le es indiferente lo mucho que te molesta ni que te pases el día entero en la ducha y en el baño.
Yo me pregunto dónde, cuándo y cómo empieza el ciclo de los piojos en las escuelas. Quién es el primero en traerlos al aula, y por qué los ha cogido. ¡Que alguien me responda!

Tratado del piojoSocialTwist Tell-a-Friend

2 Deja un comentario:

Paula dijo...

Muy buena pregunta. Lo que puedo decir es que si es cierto que tener piojos no es un signo de mala higiene, pues hay que admitir que si hay familias que viven en tales condiciones de higiene en su hogar que sus niños siempre tienen piojos, ya que los padres no los tratan. Y estos niños oviamente contagian otros niños en el colegio.

Más información aquí para los padres con remedios para eliminar
piojos
.

Lara dijo...

Muchas gracias paula por el enlace. Espero la próxima vez seguir estos consejos y que resulten eficaces!