21 abril 2008

Los Suquamish

La historia que os voy a contar es larga, triste pero apasionante. Ya todos sabemos que allá por el 1492 Cristóbal Colón zarpó de Puerto de Palos con sus tres carabelas rumbo a la India a por especias, pero que en lugar de ello descubrió un nuevo continente, a mitad de camino. A partir de ahí todos los otros grandes imperios de esa época enviaron también sus naves a América: España, Portugal, Gran Bretaña, Francia... Algunos llegaron al sur otros más al norte. Los británicos llegaron al norte. Todo el continente estaba habitado, pero los colonizadores decidieron instalarse en esas tierras como legítimos propietarios. Para ello hicieron muchos viajes y pasaron calamidades. No siempre consiguieron entablar buenas relaciones con los aborígenes, a pesar de lo cual los colonizadores españoles no pocas veces se casaban con mujeres indias; de los británicos en cambio se conocen muy pocos casos. Hubo terribles matanzas y persecuciones. Los colonizadores además trajeron de Europa virus de enfermedades que nunca habían existido en América y tribus enteras sucumbieron. También introdujeron nuevas especies animales como el caballo. En todos o casi todos los casos se procuró "civilizar" y cristianizar a los nativos. Por aquél entonces en Europa la Iglesia tenía gran influencia en los jefes de estado, en los monarcas. Y una de sus premisas fue la de considerar a los aborígenes como seres humanos y por tanto como cristianos. A pesar de ello a veces los europeos emplearon a los indios como esclavos, y construyeron fuertes y más adelante ciudades. Ahora ya no buscaban especias sino oro. Finalmente trajeron africanos, gente de color que no eran consideradas seres humanos, para ocupar el lugar del esclavo indio. Esa situación de segregación de los negros africanos en los Estados Unidos, se prolongó hasta muy entrado el siglo XX, aunque en el interin hubo una guerra civil entre los que deseaban continuar con el sistema de esclavos (los americanos del sur) y los que no (los americanos del norte). Ganaron los que no.

En toda América, y también en América del Norte, los colonizadores fueron lentamente desplazando a los aborígenes de sus tierras, a veces exterminándolos, para convertirlas en tierra de cultivo, explotar ganado, y fundar sus ciudades. Primero hacían incursiones para conocer el terreno y luego traían a sus familias. Normalmente los aborígenes del norte vivían en tiendas de campaña o casas de madera, y vivían de la caza y de la pesca. Había muchas tribus distintas dispersas por todo el enorme territorio. La más importante de las conquistas en América del Norte, fue la de la tierras del lejano Oeste americano o Far West. Muchas de las películas sobre vaqueros o cowboys se basan en la conquista del Oeste.

Una de las tribus era la de los Suquamish, que habitaban en el estado de Washington a orillas del río llamado Puget Sound. Hablaban un dialecto del Lushootseed. Una vez el Territorio de Washington fue establecido en 1853, el gobierno de los Estados Unidos comenzó la tarea de firmar tratados con las tribus del área para adquirir sus tierras. Los Suquamish cedieron la mayor parte de su terreno a los Estados Unidos cuando firmaron el Acuerdo de Point Elliott el 22 de enero de 1855. Empero, se les dejó retener una parte, la Reserva India Port Madison, cerca de la aldea de invierno en el Paso de Ágata.

Aunque los pueblos del Puget Sound generalmente no estaban organizados sino como aldeas individuales, los Suquamish tenían un lugar central en Puget Sound, la "casa del anciano". Dos miembros de los Suquamish terminaron siendo reconocidos en toda la región como grandes líderes. Uno de ellos fue Sealth, que era un buen orador y un pacifista. Aunque ambos Kitsap y Sealth eran a menudo llamados "Jefe", ésta es una atribución dada por los angloparlantes; tal denominación "Jefe" no era usada por los indios del Puget Sound. La casa del anciano o D'Suq'Wub parece que fue levantada a finales del siglo XVIII o principios de XIX, pero podría haber sido construida con anterioridad. Tendría una longitud de entre 180 y 300 metros. Los estudios indican que esas tierras fueron habitadas al menos durante 2000 años antes de la conquista. La casa alargada fue quemada por el gobierno estadounidense en 1870, tras la muerte de Sealth. Su destrucción pretendía animar a los Suquamish a que se esparcieran a lo largo de la reserva y se dedicasen a la agricultura y ganadería. el gobierno federal dividió la reserva en parcelas que fueron asignadas a familias Suquamish individuales.

Las "reservas" eran sitios en los que los indios permanecían concentrados y en los que el gobierno federal los exhortaba a parecerse más a los anglo-americanos presionándolos para que abandonasen su cultura, desacreditando sus prácticas medicinales tradicionales, obligándoles a abandonar sus danzas rituales y los matrimonios plurales (la bigamia). Los indios dependían del racionamiento de comida que les concedía el gobierno federal. El castigo por incumplir con la "anglo-americanización", como por ejemplo quejarse de que los niños tuvieran que ir a colegios estatales con el uniforme reglamentario anglo-americano, significaba que perdías tu ración de carne. En estos colegios a los niños indios se les obligaba a trabajar duro para olvidar las tradiciones de sus padres. De manera que cuando volvían a casa de la escuela o a la escuela de sus casas, se sentían siempre como extraños.

A pesar de todo, los indios se resistían contra esa asimilación obligatoria a la cultura del hombre blanco, ya sea a través de la religión, manteniendo sus costumbres de pesca, o litigando para que se anulasen los acuerdos firmados para que entregasen sus tierras. En algunos casos los indios adoptaron técnicas de pesca y también de comercio de los blancos. Incluso algunos abrieron casinos muy exitosos.

En 1904 el Departamento de Guerra de Estados Unidos adquirió terrenos en el Paso de Ágata, incluyendo el lugar de la Casa del Anciano, para construir fortificaciones con el fin de proteger unos nuevos astilleros navales y la aldea tuvo que ser trasladada; la tribu perdió gran parte de su acceso al agua. Las fortificaciones nunca fueron construidas, y las tierras compradas por los militares fueron vendidas a un empresario privado, y divididas para casas de vacaciones. En 1950, el Departamento de Parques y Recreación de Washington compró una parcela en la zona que la Casa del Anciano había ocupado una vez y lo convirtió en un parque estatal. Fue finalmente devuelto a la tribu Suquamish el 2 de agosto de 2004.

Los SuquamishSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: