17 abril 2008

Especies en extinción. ¿Por qué no podemos dormir bien?

La tierra ha sufrido ya cinco grandes extinciones y se encamina hacia la sexta.

Cambios en la órbita terrestre causan extinciones naturales periódicas de mamíferos.
Estudios de científicos sobre fósiles de roedores españoles demuestran que se dan desapariciones naturales periódicas de mamíferos. Los ciclos de aparición y desaparición de los mamíferos coinciden con los de cambios del eje terrestre y de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Ambos procesos dan lugar a la expansión de capas de hielo, un enfriamiento global y cambios en los patrones de lluvia. Se ha calculado que durante los períodos de extinción normal, la pérdida de una especie se da cada cuatro años.

Pero esta vez las cosas son diferentes.
En la actualidad se extinguen unas 30.000 especies al año. Este volumen de desapariciones sería comparable a las producidas en una de las cinco grandes crisis biológicas de la historia del Planeta. En este caso no sería por un cambio climático global o un retroceso del nivel del mar por causas naturales, o por la caída de un asteroide, o la erupción de un volcán, sino por la acción de nuestra propia especie. Dice Richard Leakey, un reconocido paleontólogo, en su libro "La Sexta Extinción": " El Homo sapiens está maduro para ser el destructor más colosal de la historia".

Imagen: Rudbeckia

ADVERTENCIA
AREA CONTAMINADA CON DDT


5 grandes extinciones tuvieron lugar hasta el momento. Durante los últimos 600 millones de años se han producido 20 episodios de extinción masiva. Pero cinco de ellos estuvieron a punto de hacer desaparecer la vida en la Tierra. Aún no se sabe con certeza cuáles han sido las causas.

1. Primera extincion: hace 435 millones de años (paleozoico-era primaria). Una larga glaciación casi acaba con la vida marina, algunos peces sobreviven y los invertebrados pagan un duro tributo.

2. Segunda extinción: hace 367 millones de años (devónico). Desaparecen un gran número de especies de peces y el 70 % de los invertebrados marinos.

3. Tercera extinción: hace 245 millones de años (en la frontera de la era primaria y secundaria). Fue la más dramatica de todas ya que perecieron el 90 % de todas las especies marinas y terrestres. Los conocidos trilobites desparecieron para siempre con esta extinción en masa.

4. Cuarta extinción: hace 210 millones de años (triásico). Desaparecen el 75 % de los invertebrados marinos y se extinguen los reptiles mamiferianos, dando paso a los dinosaurios.

5. Quinta extinción: 65 millones de años (cretácico). Desaparecen los dinosaurios y los amonites además de otro buen número de especies. Los mamíferos se extienden por los espacios terrestres y los peces se adueñan de los mares.

No se conoce el número de especies que existen en el mundo. Se cree que hay de 5 a 50 millones, incluso algunos llegan a calcular hasta cien millones, y la mayor concentración de especies se da en los trópicos, en una franja relativamente pequeña del planeta. Se cree que solo en los trópicos puede llegar a haber unos 30.000 tipos de insectos.


¿Qué hace el hombre para llevar a las demás especies a la extinción? Los seres humanos ponen en peligro la existencia de otras especies de varias formas: con la caza, con la introducción de especies foráneas, con la deforestación de los bosques y la fragmentación de hábitats. Cuando el espacio habitable de los animales se reduce, se reduce la capacidad de la Tierra para sostener la herencia biológica de las especies.

El 38% de especies de aves europeas podría desaparecer por el calentamiento del planeta, si la temperatura de la Tierra aumentase todavía un 1,2°C más, y el 72% desaparecería en el norte de Australia si el recalentamiento de la Tierra supera los 2°C", según advierte la organización del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF/Adena en España). Desde finales del siglo XIX, con la Revolución Industrial, la temperatura global del planeta aumentó al menos un 0,8°C, debido a las emisiones de gases de efecto invernadero que desprende la combustión de fósiles, como el carbón, el gas o el petróleo, ya sea por la actividad de producción masiva en las fábricas o por el aumento del parque automovilístico en todas las grandes ciudades. Hasta ahora estaba bien documentada la desaparición de muchos anfibios. Ahora es el turno de las aves. "Los pájaros sufren por el cambio climático en todas las regiones del globo. Los científicos constataron una disminución de hasta el 90% de algunas poblaciones de pájaros y una incapacidad total y sin precedentes para reproducirse". En las islas Galápagos, en el océano Pacífico, la población de pingüinos se redujo a la mitad desde principios de los años 70 del siglo XX debido a las dificultades de reproducción por la escasez de comida. WWF estima que esta carencia de alimentos es atribuible a los efectos devastadores del fenómeno El Niño.
En 2004, decenas de miles de aves marinas que anidan en el litoral norteño de Gran Bretaña no lograron reproducirse por "falta de comida y debido a los cambios a gran escala del ecosistema del mar del Norte", cuya temperatura aumentó, según el mismo informe.


Se pierden 200.000 kilómetros cuadrados de bosque al año.
Los bosques tropicales quedarán reducidos a un 10% a principios del siglo próximo y a una pequeña mancha en el año 2.050. Pero incluso donde no se tala el bosque queda fragmentado en islotes ecológicamente frágiles. Las especies se extinguen con más facilidad en territorios pequeños que en los grandes ya que las poblaciones pequeñas son más propensas a sufrir cualquier enfermedad o cambio medioambiental y pueden sucumbir antes. Sin embargo la pérdida de hábitats no es exclusiva de los bosques tropicales. En todo el mundo los ecosistemas naturales se han degradado y muchos de ellos están en peligro y existen comunidades completas al filo de la extinción.
En el año 1.600 los seres humanos eran 500 millones, en el 2.050 habrá 10.000 millones. En la actualidad se consume casi la mitad de la energía disponible para sostener a todas las especies.
Solo en la India hay más de 300 especies de animales en peligro de extinción y 247 plantas. El viceministro indio atribuyó este fenómeno a la pérdida del hábitat natural, a la "presión del ser humano" y a la "incorporación de sustancias tóxicas en la cadena alimentaria", sobre todo a través de las técnicas de la agricultura intensiva. En el mundo, 188 especies se suman a las 16.118 que estaban amenazadas en 2007. La Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) confeccionó una Lista Roja de especies amenazadas: hay 41.415 especies en la Lista Roja, de las que 16.306 están amenazadas de extinción. Esto significa que uno de cada cuatro mamíferos, una de cada ocho aves, un tercio de los anfibios y el 70% de las plantas evaluadas, están en situación de riesgo. La lista de las especies extinguidas conocidas se eleva este año hasta las 785, y otras 65 se encuentran recluidas en zoológicos o en cultivos. El ritmo actual de extinción es por lo menos entre 100 y 1.000 veces mayor que las tasas naturales históricas. Este año, el informe llama la atención sobre el declive de los grandes simios, "nuestros parientes más cercanos". Dos de ellos, el gorila de llanura y el orangután de Sumatra. También los corales han entrado por primera vez en la Lista Roja. Una decena de especies se encuentra en peligro por efectos combinados del cambio climático o pesca insostenible. Como lo está el baiji o delfín del río Yang Tzé, que se puede considerar extinguido.
En nuestra área geográfica, cuatro especies se encuentran en peligro crítico. Tres son especies marinas, dos presentes en el Atlántico y las Islas Macaronésicas, y otra del golfo argelino de Gabes. Los países en los que se están produciendo mayor número de extinciones son Australia, Brasil, China y México.
Es más que posible que se hayan extinguido miles de especies que ni siquiera hemos llegado a conocer.

Las causas de estas extinciones por tanto son:

1. Alteración y destrucción de ecosistemas. La destrucción de la selva tropical es la mayor amenaza a la biodiversidad ya que su riqueza de especies es enorme. Otros ecosistemas muy delicados y con gran diversidad son los arrecifes de coral, humedales, pantanos, marismas, etc. Son lugares de gran productividad biológica, usados por las aves acuáticas para la cría y la alimentación y el descanso en sus emigraciones. Durante siglos el hombre ha desecado los pantanos para convertirlos en tierras de labor y ha usado las marismas costeras para construir sus puertos y ciudades, por lo que su extensión ha disminuido drásticamente en todo el mundo.

2. Prácticas agrícolas modernas que exigen convertir ecosistemas diversos en tierras de cultivo. Los pesticidas mal utilizados envenenan a muchos organismos además de los que forman las plagas, y los monocultivos reducen enormemente la diversidad.

3. La caza de alimañas y depredadores hasta su exterminio para proteger al ganado. En ocasiones ha servido para conservar cazaderos y lugares protegidos que son valiosos parques naturales en la actualidad. Pero en la actualidad se trata del comercio de especies exóticas, el coleccionismo, la captura de especies con supuestas propiedades curativas (especialmente apreciadas en la farmacopea china), el turismo masivo, etc.

4. Introducción de especies nuevas. Por muy distintas razones el hombre voluntaria o involuntariamente introduce especies animales y vegetales en sitios en los que hasta entonces no existían. En Hawaii, por ejemplo, se calcula que han desaparecido el 90% de las especies de aves originales de la isla como consecuencia de la presión humana y la introducción de animales como las ratas y otros que son eficaces depredadores de aves no habituadas a ese tipo de amenazas. En Nueva Zelanda la mitad de las aves están extintas o en peligro de extinción.

5. Contaminación de aguas y de la atmósfera. La contaminación local tiene efectos pequeños en la destrucción de especies, pero las formas de contaminación más generales, como el calentamiento global pueden tener efectos muy dañinos. El deterioro que están sufriendo muchos corales se debe a que pierden su coloración al morir el alga simbiótica que los forma, lo cual se atribuye al calentamiento de las aguas. Los corales, debilitados por la contaminación de las aguas, cuando pierden el alga crecen muy lentamente y con facilidad mueren.

Fuentes
http://www.tecnun.es/
http://www.elmundo.es/elmundo/2007/09/12/ciencia/1189607319.html
http://www.rpp.com.pe/detalle_121822.html

Especies en extinción. ¿Por qué no podemos dormir bien?SocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: