28 marzo 2008

Cerebros y cerebros (2): los neurotransmisores

Como dijimos en la entrada anterior, la función de todo lo que ocurre en el cerebro tiene que ver con la transmisión de información o señales. Ésta puede producirse por descargas eléctricas o por el intercambio de sustancias llamadas neurotransmisores entre las neuronas y sus ramificaciones.

Los neurotransmisores son las sustancias químicas que se encargan de la transmisión de las señales desde una neurona a otra. La transmisión de neurotrasnmisores de una neurona (o célula nerviosa) a otra se produce en el punto de encuentro entre las neuronas o sus ramificaciones que denominamos sinapsis.

Los neurotransmisores son producidos en las glándulas, como la glándula pituitaria y adrenal, que son células organizadas como órganos y cuya función es secretar dichas sustancias.

Los neurotransmisores más importantes o conocidos son: la acetilcolina, la noreprinefrina, la dopamina, el GABA y el glutamato, la serotonina y la epinefrina.

La acetilcolina fue el primer neurotransmisor en ser descubierto, en 1921, por el biólogo y premio Nóbel alemán Otto Loewi. La acetilcolina es la responsable de mucha de la estimulación de los músculos. También actúa en neuronas sensoriales y en el sistema nervioso autónomo, y participa en la programación del sueño REM.
El sistema nervioso autónomo es el responsable de las respuestas involuntarias de nuestro organismo. La etapa de sueño REM es aquélla en la que el sueño es más profundo.

En 1946, otro biólogo alemán, von Euler, descubrió la norepinefrina (antes llamada noradrenalina). La norepinefrina actúa provocando una “alerta máxima” de nuestro sistema nervioso. Participa sobre todo del sistema nervioso simpático (incrementa la tasa cardíaca y la presión sanguínea). Nuestras glándulas adrenales la liberan al torrente sanguíneo, junto con su pariente la epinefrina. Es también importante para la formación de la memoria. El sistema nervioso simpático forma parte del sistema nervioso autónomo (dilata las pupilas y los bronquios, acelera los latidos del corazón, etc.)

La dopamina es un neurotransmisor inhibitorio, lo que significa que impide a la neurona disparar señales. La dopamina está fuertemente asociada con los mecanismos de recompensa (sensación de algo positivo) en el cerebro.

El GABA (ácido gamma aminobutírico), otro tipo de neurotransmisor inhibitorio, actúa como un freno para los neurotransmisores excitatorios que provocan la ansiedad.

El glutamato es un pariente excitatorio del GABA. Es el neurotransmisor más común en el sistema nervioso central, y es especialmente importante para la memoria.

La serotonina está íntimamente relacionada con la emoción y el estado de ánimo y también juega un papel en la percepción.

En 1973, Solomon Snyder y Candace Pert del John´s Hopkins descubrieron la endorfina o “morfina endógena”. Está implicada en la reducción del dolor y en la aparición de la sensación del placer. Es también el neurotransmisor que ayuda a los osos y otros animales a hibernar.

Como vemos, los neurotransmisores son excitatorios o inhibitorios de la acción neuronal. Si son excitatorios hacen que la neurona transmita unas determinadas señales. Si son inhibitorios, impiden que la neurona los libere. En cualquier caso el que la neurona libere o deje de liberar ciertos nuerotransmisores, para el conjunto del cerebro o del sistema nervioso, ambas cosas continúan siendo una fuente de información.

Ya veremos dónde y cómo se produce el intercambio de nuerotransmisores o señales.

Cerebros y cerebros (2): los neurotransmisoresSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: