12 febrero 2008

El planeta: lo que da vueltas en mi cabeza

Tengo que reconocer que si alguien me preguntase hoy que dónde tengo la cabeza, tendría que responder quizás que, sobre todo, "en lo que le está ocurriendo a nuestro planeta". También tengo que reconocer que si este tema me preocupa tantísimo es porque no quiero ni pensar en lo que puede ocurrir con la vida de los que ahora sois más pequeños si el problema del calentamiento global y el del efecto invernadero, y el oscurecimiento de la atmósfera, no se solucionan de aquí a una década... Porque ése es el tiempo aproximado que queda para tomar medidas para que los efectos de estos procesos sean reversibles, según la mayor parte de los científicos.
Las evidencias del cambio climático más impactantes son el derretimiento de los glaciares en el Ártico y Groenlandia, donde ya no se emplean trineos tirados por perros para la caza sino barcas, y el de los hielos del Himalaya que alimentan el más grande y sagrado río de la India, el Ganges. Otro cambio es la subida del nivel de las aguas que están inundando muchas zonas bajas, como las Islas Maldivas. También la desaparición de muchas especies animales y vegetales es producto del cambio climático, (también producto de los vertidos contaminantes y la deforestación), tanto en la superficie terrestre como en los mares, así como el agujero en la capa de ozono que protege a la Tierra de las radiaciones ultravioleta, muy dañinas para el hombre, descubierto en la Antártida hace unos veinte años, y en general las condiciones climáticas extremas: sequías, tornados, huracanes, ciclones y tifones como el que tuvo lugar en Nueva Orléans en los Estados Unidos en 2005 cuando se suceden con mucha mayor frecuencia y virulencia de la esperada, y en lugares donde nunca los hubo. Otro de los síntomas es que zonas en las que no germinaban ciertas especies, como ciertas especies de vid en Inglaterra, ahora se han vuelto más cálidas y aptas para estos tipos de cultivos, y las olas de calor en ciudades como París, no especialmente calurosas, durante el verano.
La causa principal de la debacle parece que son las altas emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero que se producen entre otras cosas, por la quema de combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo, gases que tienen la peculiaridad de concentrar en sus moléculas las radiaciones solares y devolver el calor a la Tierra provocando que suban las temperaturas medias. Emitimos estos gases cuando usamos el coche, cuando empleamos máquinas para fabricar cosas, cuando usamos aparatos eléctricos...
Se sabe que cambios climáticos y oscilaciones en las temperaturas medias más drásticos o menos drásticos, han tenido lugar en todas las épocas. Hubo períodos de grandes glaciaciones y de sequías intensas. Periodos más fríos y periodos más calurosos. Pero lo que llama ahora la atención es la velocidad a la que se producen estos cambios y no podemos dejar de relacionarlos con el hecho de que se están acabando los recursos naturales, como el petróleo, se han desforestado grandes extensiones por la tala masiva de árboles y las prácticas agrícolas intensivas, y la escasez de agua potable en muchas regiones del planeta, todo esto debido a su vez al consumo emorme de energía y productos de todo tipo sobre todo en los países ricos durante las últimas décadas.
Pero las soluciones no son fáciles, y así sabemos que también la producción de biocombustibles conlleva un gasto muy grande de combustibles fósiles (carbón y petróleo), amén de pesticidas, fertlizantes y maquinaria agrícola, y la deforestación de zonas extensísimas para la plantación de maíz, soja, caña de azúcar y palma africana, en detrimento de otros tipos de cultivos, como por ejemplo en la Selva Amazónica, considerada el pulmón del planeta, y un aumento considerable de la demanda de agua, entre otros problemas que afectan sobre todo a los países más pobres.
Hay aun científicos que niegan que las prácticas del hombre tengan nada que ver con los cambios climáticos que estamos experimentando, que estos se deben a procesos naturales, cíclicos y normales, y que mucho de todo lo que se dice sobre el tema no es más que un asunto político entre países ricos y menos ricos, o quizás entre países ricos entre sí. Sin embargo los estudios y las evidencias y los continuos mensajes que nos llegan acerca de las "buenas prácticas ecológicas" nos hacen más bien pensar que todos tenemos algo que ver, más allá de que haya en juego intereses de otro tipo que no llegamos del todo a comprender.
En cuanto a lo que cada uno de nosotros puede hacer para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero podéis visitar esta página de la BBC. En esta otra página de la BBC tenéis una guía animada sobre cómo se produce el efecto invernadero.

El planeta: lo que da vueltas en mi cabezaSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: