22 enero 2008

Efecto mosaico

1
Foto: Jessica Doria (Flickr)


2
Foto: Xerxes Dada (Flickr)


Hay dos formas clásicas de obtener el efecto mosaico cuando lo hacemos con papel.
El primero, el del florero, ya lo conocemos: recortamos cuadrados pequeños con tijeras y los pegamos sobre una cartulina dejando un espacio entre ellos. El color del fondo hace las veces de "cemento" (nos imaginamos que los trozos de papel son realmente trozos de vidrio o de cerámica, por ejemplo, que disponemos sobre una base de yeso cuando todavía está blando). Hay que pensar muy bien qué color de fondo elegimos porque no lo cubriremos del todo...
En el segundo ejemplo, en cambio, lo que hacemos es rasgar trocitos de papel con la mano. No utilizamos tijeras. Si usamos papel de revistas, lo más probable es que al trocear el papel nos quede un borde blanco. Pegamos los trocitos de papel uno encima del otro sin dejar espacio, es decir, cubriendo por completo el fondo. En este caso, no tiene importancia el color de cartulina que escojamos para hacer el mosaico. También se puede trocear el papel y hacer con los trozos pequeños bollos y pegarlos muy juntos.
En cualquiera de los dos casos podemos hacer un dibujo previo a lápiz (suave, que se pueda borrar o que no se note demasiado) y luego rellenarlo, o pegar los papeles que hemos recortado o troceado sin más.
En cuanto al pegamento, podemos usar cola blanca de pico, o untando un pincel, o pegamento de barra. De tanto en tanto conviene lavarse las manos. Enseguida se nos ponen pringosas.

Efecto mosaicoSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: