26 diciembre 2007

Yogur, yoghurt


Foto: Revista Natural

El yogur o yoghurt, como el queso, es leche que fermenta, que cambia de estado por acción de ciertos microorganismos, lo mismo que los pepinillos en salmuera. Al principio este proceso se daba porque se daba, por naturaleza, y fue seguramente descubierto por casualidad. Hoy en día, el hombre fabrica él mismo distintos tipos de yogures empleando distintos tipos de microorganismos y procesos distintos, y la variedad es inmensa. A los microorganismos los bautizan por ejemplo, con el nombre de los científicos que los aíslan. Por ejemplo al Lactobacillus subespecies rhamnosus lo han bautizado con las siglas LGG en honor a dos médicos, Goldin y Gorbach.
En el yogur corriente las bacterias que actúan son: los lactobacilus, los estreptococos y las bifidobacterias. En el clásico yogur con sabor amargo la bacteria que actúa es el Lactobacilus bulgaricus que debe su nombre al bacteriólogo Metschnikow.

Parece ser que, entre otras cosas, el yogur favorece las defensas del organismo, es decir, actúa favorablemente sobre nuestro sistema inmunológico fortaleciéndolo. Pero esto es así siempre y cuando se trate del yogur que se guarda en la nevera y no de ése que puede almacenarse en la despensa. Éstos nos son en realidad yogures-yogures, ni yoghurts, porque en ellos ya no actúan los microorganismos. En un yogur como corresponde, aunque no nos guste, los microorganismos deben estar vivos.

Una receta
Bebida de yogur de plátano y naranja
3/4 de yogur
1 plátano cortado en rodajas
1 taza de de zumo de naranja recién exprimido
1 cucharada grande de miel líquida
3 bolas de helado de vainilla

Pasarlo todo por la batidora. Servir enseguida.

Yogur, yoghurtSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: