06 diciembre 2007

Amarillo amarillo: el girasol

En la mitología griega Helios es el dios del sol, y Apolo, aquél que representa su calor, su potencia y esplendor. Es el dios de la belleza, de la música, de las artes plásticas, de la poesía, y de la purificación, porque conoce el arte de sanar los cuerpos. Es un dios oracular, hermoso y temible del que muchas ninfas se enamoran, a veces con final feliz y otras no.

Uno de los muchos mitos griegos narra por ejemplo que, Clicia, o Clitia, ninfa de los océanos, fue amada de Apolo. Pero el amor de Apolo por Clicia dura poco y pronto la abandona. Clicia huye entonces desconsolada al desierto donde se pasa los días afligida esperando cada nuevo amanecer sin poder apartar sus ojos del sol, cuyo fuego, en la mitología griega, Apolo representa. Cuando ya ve cerca su muerte, apiadándose de Clicia, los dioses la convierten finalmente en un bello heliotropo, es decir, en la planta conocida como girasol, que siempre gira su tallo y su corola en dirección al sol.

Este dios poderoso, Apolo, que hace germinar las plantas y madurar sus frutos, también es responsable de la existencia del laurel, del jacinto y del ciprés, aparte del girasol, a expensas siempre de sus amantes, seguramente entre otras muchas... especies vegetales...

En cualquier caso, lo característico del girasol aparte de su tendencia a girar sobre sí mismo en dirección al sol, es su color típicamente amarillo, que se parece mucho al de este blog.

Hablaremos más sobre el amarillo en otro momento.

Amarillo amarillo: el girasolSocialTwist Tell-a-Friend

0 Deja un comentario: